Cambios fiscales en Estados Unidos ponen en suspenso avances en acuerdo de doble tributación con Colombia

Uno de los retos a los que se enfrentarán las empresas colombianas es el de utilizar el e-commerce como una herramienta para las exportaciones.

El director de la Dian, Santiago Rojas, expresó que varios aspectos de lo negociado hasta el momento entre Colombia y Estados Unidos con respecto al acuerdo de doble tributación (ADT) en 2017 cambiarán con el nuevo sistema de impuestos en Estados Unidos.

Durante un seminario sobre el impacto de la reforma tributaria de Estados Unidos en la relación binacional y las zonas francas, organizado por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, la firma Araújo Ibarra y la Zona Franca de Bogotá, el Director de la Dian indicó a los empresarios que lo avanzado en la negociación del ADT quedó suspendido ante el cambio en las normas tributarias de ese país que cambiaron el sistema de impuestos para las empresas.

“En Colombia estamos a la espera de lo que ocurrirá con el acuerdo de doble tributación, pues lo que se ha negociado con EE.UU. hasta la fecha muy probablemente se va a tener que repensar, teniendo en cuenta el nuevo régimen tributario de ese país”, explicó Santiago Rojas.

Agregó que no se tiene, por el momento, una nueva fecha para reiniciar las conversaciones “porque Estados Unidos debe hacer un replanteamiento interno muy profundo de todo su modelo de negociación basado en su recién aprobado esquema de tributación”.

La directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, María Claudia Lacouture, manifestó por su parte que esto forma parte de la diplomacia comercial que puso en marcha la administración del presidente Donald Trump, quien además ha puesto otros temas sobre la mesa como las salvaguardias, las medidas antidumping y los asuntos de propiedad intelectual para equilibrar la cancha de la industria estadounidense.

“Si bien la reforma tributaria en Estados Unidos representa una competencia para la captación de inversión extranjera, por la baja significativa de impuestos a las empresas, esta reforma -y otros cambios anunciados por Estados Unidos para impulsar la generación de empleo y fortalecer la industria local- nos obligan a replantear la agenda bilateral”, indicó la Directora de AmCham Colombia.

Agregó que las oportunidades están en “las zonas francas de Colombia que tienen un margen interesante para la atracción de inversión en la medida que ofrecen tarifas de renta del 20%. Los beneficios tributarios para las empresas que inviertan en las zonas más afectadas por el conflicto, Zomac, también son atractivas para la inversión extranjera”.

Al respecto, Diego Gaitán, gerente general de Zona Franca Bogotá, explico que “una alianza estratégica entre las Zomac y las zonas francas, podría traernos desarrollo en un aspecto muy importante para Colombia de ahora en adelante: la agroindustria, que ayudará a fortalecer los cimientos del posconflicto y se convertirá en el sector más poderoso para atraer inversión"

En el mismo sentido se manifestó Martín Gustavo Ibarra, de la firma de abogados Araújo Ibarra al señalar que “dado que los impuestos en las zonas francas estarán con la misma tasa del impuesto de Estados Unidos, las empresas colombianas, al tributar en la zona franca e invertir en activos depreciables, podrán ‘eximirse’ del impuesto en Estados Unidos, sin haber pagado más en Colombia”.

Otro de los retos a los que se enfrentarán las empresas colombianas es el de utilizar el e-commerce como una herramienta para las exportaciones ya que actualmente gran parte de las empresas a nivel mundial venden sus productos y ofrecen sus servicios por internet. 

“Al e-commerce no lo podemos parar, al e-commerce lo tenemos que gerenciar y en eso se enfoca la política comercial de EE. UU”, anotó.

Al respecto Gaitán expresó que "al régimen de zonas francas hay que integrarlo al desarrollo del mundo. Por ejemplo, llevar a las exportaciones al E-commerce un instrumento que ya utiliza la mayoría de las empresas".

0
0
0
s2smodern