Porcicultores crean empresa privada con miras a exportar

El gremio de este sector aspira a llegar, en dos o tres años, al mercado asiático, donde hay oportunidades para comercializar cortes como cabeza, vísceras y algunos huesos.

Con el fin de que el Lejano Oriente no sea tan distante para las exportaciones de carne de cerdo, los porcicultores del país crearon una comercializadora internacional. Así lo dio a conocer Carlos Maya, presidente de PorkColombia, antigua Asociación Nacional de Porcicultores, quien dijo que tienen en la mira 15 mercados a corto y largo plazo, pero el que representa más oportunidades a futuro es el asiático.

Destinos como China, Corea del Sur, Vietnam, Hong Kong y Singapur ofrecen oportunidades especiales para los productores nacionales, porque tienen preferencia por cortes que en Colombia no tienen prácticamente ningún valor, como la cabeza, vísceras y algunos huesos. De la producción total, que son unas 364.000 toneladas, hay un 25% que podría tener una exportación con captura de valor específicamente por estos cortes”, manifestó el presidente de PorkColombia.

Precisamente, para lograr consolidar la exportación de carne de cerdo, el sector se preparó creando la comercializadora. “Esto porque necesitamos economías de escala, volumen y logística para competir con los grandes productores de afuera. Para esto se organizó y se unió el sector al crear la comercializadora internacional CI PorkCo, la cual nació hace unos pocos días. Su funcionamiento es el de una empresa privada con ánimo de lucro e independiente, donde participa buena parte de la industria porcina colombiana. Su objetivo es abrir mercados, lograr negocios y capturar valor para los accionistas, que son los porcicultores de Colombia”, puntualizó Maya.

El directivo gremial describió que el país viene incrementando de manera sólida su consumo de carne de cerdo y esa la principal razón por la cual todavía no es un exportador fuerte en el sector porcino.

Según cifras de PorkColombia, el consumo interno pasó de 4,2 kilos per cápita en el 2009 a 9,3 kilos per cápita en el 2017.

“Esto debido al cambio en la percepción del consumidor sobre la carne de cerdo y por la modificación de hábitos de consumo, que pasó de ser solamente para las celebraciones de los colombianos a hacer parte del día a día”, especificó Maya.

La organización considera que en los próximos seis o siete años se volverá a duplicar el consumo, “esto porque hay disminución del consumo de carne de res y porque países de un nivel socioeconómico similar a Colombia tienen consumos entre 15 kg y 20 kg per cápita al año, como Chile, Brasil, Argentina y México”, agregó el presidente de PorkColombia.

En cuanto a las exportaciones para este año, los porcicultores esperan vender sus productos a Ecuador y Perú. En la lista de los 15 destinos que tienen dentro de sus pronósticos se destacan – aparte de los asiáticos– Rusia, Angola, Guatemala, Panamá y Honduras.

“Calculamos que si hay un buen trabajo por parte del Gobierno para que se logre rápidamente la admisibilidad, podemos estar en cuestión de dos a tres años exportando buena parte de nuestros productos a los países asiáticos”, precisó Maya.

Hoy día Colombia posee cinco plantas para exportación y por allí pasa el 37% de la producción nacional. Se calcula que en aproximadamente un año el 55% circule por estos complejos, que son autorizados para la exportación, de acuerdo con el Invima.

En cuanto al potencial regional para ventas internacionales, el presidente de PorkColombia contó que el Valle del Cauca es la zona de mayor viabilidad exportadora, al igual que el Eje Cafetero. Esto por infraestructura, ubicación, cercanía con el puerto de Buenaventura y por costos de producción.

Por otro lado, “Antioquia es el departamento donde más se está desarrollada la porcicultura en el país. Además, en la Altillanura, aunque está lejos de los puertos, hay un proyecto altamente competitivo que también puede proveer para la exportación”.

Sobre la discusión acerca de si los TLC han afectado o no a la industria porcina, Maya consideró que “este sector fue el que más expuesto quedó especialmente con EE. UU. y Canadá. Eso ha llevado a que haya un incremento muy fuerte en las importaciones de algunos cortes de carne de cerdo; sin embargo, el efecto no ha sido tan perjudicial, dado el incremento del consumo y la ampliación del mercado. El producto importado no ha logrado superar el 20% de la oferta nacional, pero un gran reto para los porcicultores locales es competir en un mercado globalizado”.

Según el último reporte del Dane en cuanto a importaciones totales del 2017, las compras externas de carne porcina se incrementaron en cerca de 64,6, frente al 2016. En esta misma línea, el gremio le insistió al Gobierno Nacional para que le ayude a lograr la admisibilidad sanitaria en otros mercados y así poder competir también afuera.

Leer más aquí

Fuente: Portafolio

0
0
0
s2smodern