AmCham Colombia, Cámara de Comercio Colombo Americana

Alquería, Luker y Starbucks apoyan programa de sustitución de cultivos



La meta del Gobierno Nacional para mayo es tener 50.000 hectáreas libres de coca.

Un año después de que el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) llegaran a un acuerdo para dar un primer paso hacia la paz, el sector privado apuesta por crear caminos que ofrezcan alternativas en el campo a las familias cocaleras.

Alquería, Grupo Nutresa, a través de la Compañía Nacional de Chocolates, Starbucks y Casa Luker, son algunas de las empresas que hoy están apoyando a los productores, como compradores y asesores, con productos como café, cacao y leche.

El alto consejero para el Posconflicto, Derechos humanos y Seguridad, Rafael Pardo, explicó que “el sector privado está vinculado en la compra de productos que son parte de procesos de sustitución, ya que no se trata de lanzar a los que eran productores de coca a que cultiven algo, sin tener una cadena productiva y de comercialización que llegue al consumidor final. Para eso todos los proyectos están enmarcados en una línea de alianzas productivas”.

“Ayudamos a que haya menos desplazamiento por pobreza, porque la gente que tuvo que dejar de sembrar coca, puede empezar a producir leche y a esas regiones entran $20.000 millones al año”, explicó. De acuerdo con Pardo, hasta la fecha, en el proceso de sustitución hay alrededor de 30.000 familias vinculadas, que la Organización de Naciones Unidas (ONU) está verificando y 16.000 que ya fueron verificadas en el programa de erradicación voluntaria.

Respecto a la etapa de siembra, el alto consejero afirmó que ya hay un proyecto con la Federación Nacional de Cacaoteros (Fedecacao), que incluye 15 viveros y que en las próximas dos semanas habrá 30 más.

La meta del Gobierno Nacional hasta mayo de este año es tener 50.000 hectáreas libres de coca, y por eso, las alternativas del sector privado están más vigentes que nunca.

Según Juan Carlos Arroyave, gerente de desarrollo agrícola de Casa Luker, su programa está relacionado con el apoyo técnico, la compra y la comercialización del cacao que se produce en zonas como Tumaco, Putumayo, el Bajo Cauca antioqueño, Arauca y Urabá.

 “Hay una oportunidad muy grande porque el país empieza a ser reconocido en el mercado internacional como productor de cacao fino de aroma y en las zonas de posconflicto es de muy buena calidad”, dice

El directivo destaca que esta iniciativa ya obedece a la forma de actuar de Luker, pues el programa empezó hace ocho años y mantiene como propósito apoyar a los agricultores para que el cacao sea su vehículo de transformación.

Rafael Pardo, también dijo que, en cuanto al café, en el norte de Antioquia existe un convenio con Fedecafé y Starbucks en compra y en asistencia técnica para las familias que hayan tumbado la coca.

Según información de Presidencia, 500 familias en Briceño, Antioquia, se están beneficiando con la iniciativa, luego de que Starbucks se comprometiera a comprar la totalidad de su producción. El proyecto impactará 2.500 hectáreas este año.

Aunque cacao, leche y café cubren la mayor parte de los proyectos, el director de la Agencia para la Sustitución de Cultivos Ilícitos, Eduardo Díaz, dijo que también hay zonas en las que se está trabajando con producción de limón, piña, maíz, frijol y maracuyá.

Además de las compañías del sector privado, Díaz también resaltó el trabajo de gremios y entidades como Fedecacao, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), la Asociación Hortifruticola de Colombia (Asohofrucol) y la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica).

“Esta es una tarea que no puede recaer solo en el Gobierno y los campesinos. La participación del sector privado y otras entidades es definitiva para recuperar los territorios y sustituir cultivos con proyectos realmente sostenibles para el campo”, concluyó Díaz.

Asociatividad de Alpina cobra vigencia en la paz

Aunque el modelo de asociatividad de producción de leche de Alpina no fue pensado para el posconflicto, Nelson Guerrero, director de Asuntos Corporativos de la compañía, explicó que la ganadería de leche en Colombia está en manos de los pequeños campesinos, por lo que la empresa dispuso de centros de acopio para que ellos reúnan su producción y sea comercializada. El programa beneficia a 3.000 ganaderos en Cauca, Nariño y Cundinamarca e incluye capacitaciones, clases de informática y asesoría en bancarización.

Leer más aquí

Fuente: La República