Comercio electrónico uno de los principales dinamizadores de las economías locales y regionales




El comportamiento del consumidor cambió durante el aislamiento obligatorio a causa del covid-19. Ahora, el e-commerce es un sector que se encuentra en alza y mueve cifras considerables en la economía del país y la región.

Bogotá, noviembre de 2020 – El 2020 ha sido el año del comercio electrónico, las ventas globales online aumentaron un 81% en mayo del presente año, en comparación al mismo mes del año inmediatamente anterior, así lo informó ACI Worldwide, la compañía de sistemas de pago que desarrolla una amplia línea de software centrada en facilitar los pagos electrónicos. 

El comportamiento del consumidor cambió durante el aislamiento obligatorio a causa del covid-19. Ahora, el e-commerce es un sector que se encuentra en alza y mueve cifras considerables en la economía del país y la región. “Nos encontramos frente a un mercado en expansión que exige un servicio premium, que será aprovechado por los países y las empresas que tengan las mejores condiciones de competitividad y de logística para hacerlo”, expresó Diego Vargas Triana, gerente general de la Zona Franca de Bogotá.

A pesar de que la industria haya aumentado en transacciones e ingresos, las empresas colombianas deben mejorar sus habilidades digitales, desarrollar talento especializado y acelerar sus planes de transformación digital, el gerente destacó: “Se deben generar las condiciones para aumentar la confianza del consumidor digital, con regulaciones específicas de protección a las transacciones online y una mayor eficiencia de la infraestructura y los procesos logísticos para la entrega oportuna de los productos”. 

Agregó: “Es prioritario remover las barreras institucionales para el desarrollo del comercio digital, con la emisión de regulaciones de vanguardia en materia aduanera, tributaria y cambiaria, especialmente en lo que refiere a la simplificación de la modalidad de tráfico postal, la disminución de los umbrales tributarios de minimis y las soluciones para la canalización de divisas recaudadas por plataformas electrónicas o de pago”.

De cara a este escenario, la estrategia comercial de los países de la región actualmente está concentrada en la identificación de productos con potencial exportador, bajo la modalidad de comercio online. De acuerdo a datos que fueron presentados en los foros que organizó recientemente la Zona Franca de Bogotá con expertos en e-commerce, los productos que tradicionalmente se han exportado a China como: cuero curtido, café, maderas, glincerol, fungicidas y banana, la coyuntura ha llevado a que se dinamicen otra serie de productos como las flores, el chocolate, la confitería, y la moda en prendas de vestir, las cuales demuestran aumento en sus indicadores. 

En cuanto a Estados Unidos, se han identificado 108 partidas arancelarias, con ventajas comparativas, dentro de las cuales están los productos de la industria química, metales comunes, herramientas, piedra, cerámicas, vidrio, partidas con un nivel tecnológico medio y juguetería que comienzan a ser intensamente promovidos.

Zonas francas, el mejor hub logístico para el desarrollo del comercio electrónico transfronterizo

En relación con las zonas francas colombianas, estas juegan un papel estratégico para la competitividad del país y particularmente para las empresas que desean desarrollar su modelo de ventas en línea, “las zonas francas son puntos de integración y facilitación de las cadenas de valor y encadenamientos productivos, incluida la producción para venta en e-commerce. También son plataformas de comercio exterior para la distribución física internacional de mercancías y dentro de ello, el mejor HUB logístico, ideal para el desarrollo del comercio electrónico transfronterizo (redistribución – e-commerce), por ser áreas geográficas de neutralidad tributaria y aduanera”, añade Vargas. 

En efecto, cualquier empresario que desarrolle su negocio como usuario de una zona franca podrá mejorar su competitividad por los incentivos que reconoce la ley, como:

  • Tener un proceso aduanero simplificado.
  • Una tarifa única y reducida del impuesto sobre la renta del 20%.
  • La posibilidad de adquirir la materia prima necesaria para el desarrollo del objeto social exentas de IVA.
  • La no causación de los tributos aduaneros (IVA y arancel).
  • Recibir los beneficios derivados de producir y comercializar sus productos desde un clúster empresarial con alto desarrollo tecnológico y logístico. 

Lo anterior implica eficiencias por economías de escala, presencia institucional pública y privada, cooperación empresarial, encadenamientos productivos, acceso a plataformas de innovación y tecnología que facilite los negocios. 

Datos de interés sobre comercio electrónico 

  • El 30% de los compradores elegirá una empresa que tenga una entrega al día siguiente. 
  • El 66% elegirá a quienes tengan políticas de devoluciones. 
  • El 70% de los compradores pagará impuestos locales y aduaneros por anticipado.