¿Cómo generar interacción con sus clientes internacionales en la era digital?




Hablar el mismo idioma de sus clientes no es suficiente para comunicarse efectivamente.

Bogotá 02 de marzo 2021-. En términos digitales, los clientes no necesitan más ni menos contenido que antes; lo que necesitan es el contenido correcto, en el formato correcto y en el lugar correcto. 

Para lograrlo, no basta con afirmar que debemos usar los términos adecuados, también es importante considerar otros aspectos clave para posicionar el contenido en donde genere impacto, sea atractivo y práctico:   

  • La semántica correcta 

El lenguaje que use para hablar con sus clientes debe apelar a su razón. Lo que usted diga debe transmitir mensajes y pensamientos que tengan la misma importancia para sus clientes que tienen para usted, aun si no hablan el mismo idioma materno. 

  • El estilo correcto 

El lenguaje que use para hablar con los clientes debe apelar a su corazón. Debe ser culturalmente relevante para conectarse con ellos a nivel emocional y personal. Puede crear un sentimiento de familiaridad y comodidad y hacer que este perdure si usa el tono de voz, la sintaxis cualitativa y la selección de palabras a las que ellos están acostumbrados.  

  • El vocabulario y la terminología correctos 

Cuando se trata de elegir las palabras y términos más relevantes, la semántica y el estilo predominan. 

En cualquier idioma y mercado es esencial hallar el equilibrio entre una redacción estándar que les resulte familiar a los clientes y una redacción singular que permita que usted y su contenido se destaquen entre la mayoría.  

  • Los elementos visuales correctos 

El lenguaje que usa para dirigirse a los clientes no se limita a la parte textual. En gran medida, las experiencias digitales se basan en el contenido visual, y los clientes esperan que ese contenido tenga la eficacia global del contenido localizado.  

  • El ecosistema correcto 

El lenguaje que usa para dirigirse a los clientes cobra fuerza en el entorno más adecuado, es decir, el ecosistema más cómodo y dinámico para los clientes. En un mundo de viajes omnicanal, ese lenguaje debe estar suficientemente adaptado y (ser lo suficientemente) ágil para que conserve la fluidez y al cliente como punto central a lo largo del camino.

Acceda al artículo completo aquí