Con Equinox, Chevrolet se pone los guantes



Con su nueva apuesta, la marca espera conquistar el segmento SUV en Colombia, apuntándole a la seguridad mediante novedosos sistemas.

Todo se alineó para que Chevrolet se convirtiera en uno de los protagonistas de la semana. En cuestión de días, la marca del corbatín se las arregló para transformar por completo su estructura organizacional en la región, con presidente colombiano al volante, y lanzar el pasado jueves la nueva Equinox, un vehículo que de ahora en adelante se convierte en buque insignia del fabricante en el sector de SUV medianos, uno de los más competitivos del país. 

De acuerdo con cifras recientes, el de los híbridos de sedan y camioneta es el segundo segmento con mayor crecimiento en Colombia (4,22 % en el último año), logrando vender 15.552 unidades entre enero y agosto de 2017; una amplia diferencia frente a las 14.922 SUV comercializadas en el mismo periodo del año pasado. No obstante, la nueva apuesta de Chevrolet en este mercado tiene un arduo camino por recorrer.

Se podría decir que se trata del lanzamiento más ambicioso de Chevrolet hasta la fecha. Con tres  versiones que están llegando a las vitrinas nacionales, y de acuerdo con los voceros de la marca, se trata de “uno de los vehículos mejor equipados en la historia de GM”. Declaración que no se refiere al desempeño, que satisface, sino a la tecnología y a los sistemas avanzados de prevención de accidentes del vehículo, pues tras cinco años de estudio de mercados, los del corbatín decidieron hacer un lanzamiento específico para aquellos conductores que tienen y se preocupan por su pareja e hijos.

La prueba más diciente de ello es la alerta de colisión frontal y el asistente de frenado automático, que en velocidades de entre 8 y 20 km/h detiene el carro en seco tras una breve alarma, con un pequeño reflejo led rojo en el parabrisas y vibración en el asiento. Si el auto va entre los 20 y los 80 km/h, el sistema aplica los frenos de forma moderada hasta bajar a los 15 km/h.

Otros de los sistemas que la convierten en una propuesta interesante en materia de seguridad son el asistente de permanencia de carril con alerta de punto ciego, el tráfico cruzado, el asistente de control de descenso, la luz intelibeam, que adapta la intensidad de los faros delanteros a la situación y el control de estabilidad. Eso sí, todo hay que decirlo, la mayoría de estas ayudas solo vienen incluidas en la versión Premier, la más equipada, mientras que la LT y la LS (la intermedia y la de entrada, respectivamente), las van dejando de lado.

Con todo, se trata de un auto estéticamente atractivo, ambicioso y muy interesante, con un interior que no exagera en botones, y varios sistemas hechos para transmitir comodidad, como la apertura por cercanía, sin llave, y la apertura del baúl pasando el pie por debajo del guardafangos trasero, además de otros clásicos como los sistemas MyLink y ChevyStar, que ayudan a sentir confianza en el auto. Después de todo, se trata de una camioneta familiar. Así las cosas, los precios de lanzamiento son de $94.990.000 para LS, $100.990.000 en LT y $112.990.000 para Premier.

Fuente: El Espectador