El costo de vida y el cambio climático son las principales preocupaciones de los millenials y Gen Z, revela estudio de Deloitte




Las preocupaciones sobre el costo de vida son las más importantes; casi la mitad de los encuestados dice que vive al día.

  • El salario y el agotamiento laboral son los principales factores que impulsan la rotación laboral; el equilibrio entre el trabajo y la vida es la principal consideración al elegir un nuevo empleo.
  • En el mundo, ambas generaciones están tomando medidas para reducir su impacto personal en el medio ambiente, pero no creen que las empresas y los gobiernos estén haciendo lo suficiente.

13 de junio. Los millennials y Gen Z están profundamente preocupados por el panorama actual del mundo—sobre todo por el costo de vida, el cambio climático, la desigualdad económica, los conflictos geopolíticos y la pandemia del COVID-19—, por lo que, hoy, más que nunca, están decididos a impulsar un cambio social positivo, de acuerdo con la Encuesta Millennial y Gen Z 2022, elaborada por Deloitte.

Asimismo, el reporte revela que ambas generaciones están haciendo frente a los desafíos de la vida diaria, como la ansiedad financiera, la falta de equilibrio entre el trabajo y la vida personal, y los constantemente altos niveles de estrés.

“El informe de este año muestra que muchos millennials y Gen Z están reevaluando aquello que más les importa, mientras lidian con la disrupción continua y la incertidumbre de los últimos años. Esto ha llevado a un ajuste de cuentas en el lugar de trabajo, mismo que ha empoderado a muchos para exigir cambios continuos, incluyendo una compensación más alta, un trabajo más significativo y flexible, más acciones para abordar el cambio climático y un mayor enfoque en el bienestar”, señala Michele Parmelee, Directora Ejecutiva Adjunta y Directora de Personas y Propósito en Deloitte Global.


Existe una necesidad urgente y una oportunidad única para que los líderes empresariales redefinan la experiencia del talento para, de esta manera, satisfacer mejor las necesidades de las personas”, añade Parmelee.

El costo de vida es una preocupación importante
Este año, los millennials y la Generación Z (Gen Z) citaron el costo de vida como su principal preocupación en el ámbito personal, justo por encima del cambio climático. Las preocupaciones sobre el costo de vida pueden ser un síntoma de las circunstancias actuales, debido al aumento de la inflación, pero también manifiestan los problemas que ambas generaciones han estado expresando durante los últimos 11 años que Deloitte ha realizado la encuesta: una falta de seguridad financiera y, en un nivel social más amplio, una profunda preocupación por la desigualdad económica.

Casi la mitad de la Gen Z (47%) y los millennials (55%) en el mundo dice que puede pagar cómodamente sus gastos de manutención cada mes, mientras casi la mitad admite que vive al día. Esto, probablemente, afecta su capacidad de ahorro, lo que explica por qué, aproximadamente, tres de cada 10 encuestados no confían en poder jubilarse con comodidad financiera.

Mientras tanto, alrededor de las tres cuartas partes de los encuestados a nivel global cree que la desigualdad económica está aumentando y solo 28% cree que la situación económica en sus países mejorará el próximo año. Algunos millennials y miembros de la Gen Z están tomando un segundo empleo y redefiniendo sus patrones de trabajo para sobrellevar sus preocupaciones financieras. Adicional a su trabajo principal, los encuestados de la Gen Z y de los millennials han aceptado un empleo remunerado de tiempo parcial o de tiempo completo —a nivel global (43% y 33%, respectivamente).

Además, también están capitalizando los beneficios financieros de un entorno de trabajo remoto, con un porcentaje pequeño pero creciente que se muda a ciudades menos costosas.

La ‘gran renuncia’ pone a los trabajadores en el ‘asiento del conductor’
La lealtad de los colaboradores aumentó con respecto a la encuesta del año pasado, posiblemente porque muchas personas cambiaron de trabajo durante el último año. Sin embargo, cuatro de cada 10 Gen Z y casi una cuarta parte de los millennials a nivel global afirman que les gustaría dejar sus trabajos dentro de los próximos dos años, y aproximadamente un tercio de ellos señala que lo haría, incluso sin tener otra opción de trabajo en puerta.

Los encuestados ven el trabajo flexible como una forma de encontrar un punto de equilibrio en sus vidas: una posibilidad para ahorrar dinero, mientras dedican tiempo a las personas y actividades que más les importan. Tres cuartas partes de los encuestados dicen que preferirían una modalidad de trabajo híbrido o remoto, y a muchos les gustaría un horario de trabajo más flexible.

El propósito de la organización sigue siendo fundamental para la contratación y retención de talento. Casi dos de cada cinco encuestados dijeron que rechazaron una asignación o posición porque no se alineaba con sus valores. Mientras tanto, aquellos que están satisfechos con el impacto social y ambiental de sus empleadores, junto con sus esfuerzos para crear una cultura más diversa e inclusiva, tienen más probabilidades de permanecer con su empleador en el largo plazo.

Hay un énfasis creciente en la acción climática, tanto a nivel individual como organizacional
El cambio climático sigue siendo una de las principales preocupaciones de los millennials y la Gen Z. A nivel global, tres cuartas partes de los encuestados están de acuerdo en que el mundo se encuentra en un punto decisivo para responder a la crisis climática, y aproximadamente dos tercios de ellos ya se han visto afectados, personalmente, por eventos climáticos severos, lo que enfatiza la necesidad de acciones urgentes.

La Gen Z y los millennials están dispuestas a gastar más en productos sostenibles, pero las limitaciones financieras pueden dificultarles la inversión en artículos más caros, (como paneles solares y vehículos eléctricos). Aun así, la mitad de los encuestados dijeron que planean hacer estas compras en el futuro.


Como resultado, la Gen Z y los millennials luchan por una mayor acción, presionando a sus empleadores para que inviertan en acciones ambientales visibles y cotidianas en las que puedan participar de manera directa. La prohibición de los plásticos de un solo uso fue la recomendación número uno, seguida por beneficios y capacitación orientados a la sostenibilidad, lo que, en última instancia, empodera a los empleados para que tomen decisiones más ecológicas en su vida cotidiana.

Los empleadores ponen mayor enfoque en la salud mental, pero los niveles de estrés y agotamiento (burnout) siguen siendo altos
Los niveles de estrés siguen siendo elevados entre los encuestados, en particular, en la Generación Z. A nivel global, casi la mitad de los Gen Z (46%) y, aproximadamente, cuatro de cada 10 millennials (38%) están estresados todo o la mayor parte del tiempo.


Asimismo, casi la mitad de los encuestados se sienten agotados debido a la presión de sus cargas de trabajo; aproximadamente el mismo porcentaje de encuestados dice que muchos de sus colegas han dejado recientemente sus organizaciones debido al agotamiento o burnout.

Lo anterior implica un problema de retención para los empleadores; sin embargo, aproximadamente uno de cada cinco de la Gen Z y los millennials no cree que sus empleadores se tomen en serio esta problemática o tomen medidas para evitarla.

Pese a ello, la encuesta reveló también que la Gen Z y los millennials creen que sus empleadores están más enfocados en el bienestar y la salud mental, a partir del inicio de la pandemia. Sin embargo, menos de la mitad de los encuestados cree que esto tuvo un impacto significativo para los colaboradores.

“Es poco probable que los niveles de estrés y ansiedad disminuyan, ya que las amenazas a nivel global y la continua disrupción causada por la pandemia siguen afectando la vida diaria de la Gen Z y los millennials, así como su visión del mundo en el largo plazo”, comenta Parmelee.

“Los líderes empresariales deben desempeñar un papel destacado para lograr una mejor salud mental en el trabajo y mitigar las causas del estrés y el agotamiento. Disponer de mejores recursos de salud mental, establecer límites para proteger el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, crear entornos libres de estigma y empoderar a su gente para impulsar el cambio son solo algunas de las formas en que las que pueden hacerlo”, agrega.

Para ampliar información los invitamos a hacer clic aquí.