El Covid-19 ha desplazado a las tensiones comerciales como generador de incertidumbre en el mercado internacional



Las proyecciones para el comercio mundial de servicios se enfrentan a una alta incertidumbre, por lo menos en el corto plazo, debido al Coronavirus. Los hechos asociados al Covid-19 se están desarrollando rápidamente y es demasiado pronto para cuantificar con confianza los posibles impactos económicos. 


Bogotá, marzo 2020 -.  Apesar de un crecimiento sostenido en la última década del comercio mundial de servicios, es probable que sus perspectivas a futuro sean afectadas por la epidemia del coronavirus (Covid19), presentándose mayor impacto sobre los sectores de viajes y transporte. Lo anterior, junto a la desaceleración del comercio global de bienes ante las tensiones comerciales, generan una mayor incertidumbre, según la última edición del Global Economy Watch de PwC.

Comercio global de servicios en el corto y largo plazo Las exportaciones de servicios representan alrededor del 23% del total de las exportaciones globales. Asimismo, su tasa de crecimiento está altamente correlacionada con el crecimiento de las exportaciones de mercancías, al existir un vínculo directo entre el nivel de comercio de bienes y una consecuente demanda por los servicios de transporte.


A corto plazo, debido al Covid-19, se espera una desaceleración en el sector más grande de exportaciones de servicios: el sector de viajes. China, en donde surgió el brote epidémico, representa la mayor fuente mundial de turistas internacionales. En 2018, los turistas chinos realizaron 150 millones de viajes de ida y representaron alrededor de una quinta parte del gasto turístico mundial. Dependiendo de cuánto tiempo continúen las restricciones de los viajes y cuán amplia sea la propagación del virus, serán las consecuencias para el sector internacional de viajes y turismo, que ya a hoy son significativas. Al respecto, Gustavo Dreispiel, presidente de PwC Colombia, comentó que:

“En Colombia es complejo determinar el impacto de desaceleración en el sector turismo producto del Covid-19, sin embargo se puede anticipar que se demorarán varios meses en recuperar la dinámica de crecimiento que traía el sector antes de esta crisis. Al mismo tiempo que atender las necesidades prioritarias de salud pública, se requiere una acción coordinada de ayuda para las empresas pequeñas, medianas y grandes, que son el motor de este sector económico”.

En el mediano y largo plazo las perspectivas para el comercio mundial de servicios son más alentadoras. En el último informe de PwC, World in 2050, se proyecta un crecimiento continuo en los niveles de los ingresos reales tanto en el G7 como en el E7, lo que generará una mayor demanda por los servicios. Igualmente, los continuos avances tecnológicos, junto con la difusión de conexiones a internet más rápidas y baratas, seguirán desarrollando servicios nuevos y cada vez más especializados. Por consiguiente, será más fácil comerciar estos a través de las fronteras. En lo referente a los temas regulatorios, la Organización Mundial del Comercio (OMC) también está dando algunos pasos para establecer reglas para la economía digital, el comercio electrónico y los flujos de datos. Esto podría proporcionar un impulso adicional al comercio de los servicios si se concluye con éxito. En general, los continuos desarrollos tecnológicos, el acceso mejorado al internet de alta velocidad y el crecimiento de los ingresos reales en los mercados emergentes son aspectos que generan perspectivas positivas para el comercio global de servicios en el mediano y largo plazo.

Impacto económico del Covid-19 Si bien la mayor parte de los análisis económicos iniciales sobre el impacto potencial del Covid-19 se han centrado, como punto de comparación, en el brote de SARS (síndrome respiratorio agudo grave) del año 2003, en el momento de la epidemia del SARS, la economía de China representaba menos del 10% del PIB global en términos de paridad de poder adquisitivo (PPA). Ahora, China representa casi el 20% de la economía mundial, y aproximadamente el 11% de las exportaciones globales totales (bienes y servicios). El impacto económico del Covid-19 podría ser sustancialmente mayor en relación con el episodio presentado por el SARS. Además, luego de la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio, en el 2001, las empresas dependen cada vez más de las cadenas de suministro que incluyen a China, y también las economías del Sudeste Asiático dependen más de este país, como una fuente de insumos para sus exportaciones, en comparación con otras economías avanzadas del oeste. Las encuestas empresariales comenzarán a dar una indicación del alcance de la desaceleración. Sin embargo, es demasiado pronto para cuantificar con confianza los posibles impactos sociales y empresariales del virus. Desde PwC se continuará monitoreando este riesgo.

Los mayores exportadores de servicios del mundo: EE. UU., Reino Unido y Alemania Los efectos del cambio en el poder económico global de Occidente a Oriente que inició con el sector de bienes manufacturados ahora se están manifestando en el sector de los servicios. La participación del G7 ha disminuido constantemente, del 45%, en el año 2005, al 38% en el 2018. Mientras tanto, la participación del E7 ha aumentado del 9% al 12% en los años mencionados. Sin embargo, Estados Unidos sigue siendo el principal exportador mundial de servicios, con una participación del 14% en el mercado global. Seguido por Reino Unido, Alemania y Francia con participaciones entre el 5% al 6%. China es, ahora, el quinto exportador mundial de servicios, superando a Países Bajos, España e Italia. Las exportaciones de servicios de China han crecido a una tasa promedio del 8% anual desde el año 2010 en términos de dólares. Mientras tanto, India superó a Japón y ocupó el octavo lugar en la clasificación mundial de exportadores de servicios en el año 2018, frente al puesto número 14 que ocupó en el año 2005. A nivel mundial, el sector de más rápido crecimiento desde el 2005 ha sido el de servicios de telecomunicaciones, computación e información, impulsados principalmente por las economías emergentes. La participación de este sector en las exportaciones de servicios globales creció del 7% al 10% en los últimos 15 años. Ello, junto con que se esperan que los usuarios de internet de todo el mundo crezcan del 60% de la población a alrededor de un 90% para el 2030, evidencia que el crecimiento de este sector continuará. En opinión de Gustavo Dreispiel, socio principal de PwC en Colombia:

“La nueva norma que está surgiendo con la crisis del Covid-19 ya está definiendo una nueva manera de trabajar e interactuar entre empresas e individuos. La dependencia de los medios tecnológicos y de comunicación aumentará en forma exponencial, principalmente en aquellas regiones del planeta que estén más relegadas en su uso, por cuestiones de acceso o culturales. La transformación de nuestros talentos estará guiada por este nuevo modelo de operar”.

 Para obtener más información sobre el Global Economy Watch o para leer el informe completo, visite:  https://www.pwc.com/gx/en/issues/economy/global-economy-watch.html