Grupo ZFB listo para la reactivación económica de la capital



A partir del 11 de mayo el Grupo ZFB,  reactivó la construcción de su Data Center Zetta DC., ubicado en la  Zona Franca de Bogotá.

Bogotá, mayo del 2020 – De acuerdo a la reactivación económica impuesta por el Gobierno Nacional en el decreto 593 de 2020, el Grupo ZFB a través de su empresa,  Desarrolladora de Zonas Francas, recibió autorización de la Alcaldía de Bogotá para reiniciar la obra de construcción del complejo de Data Center Zetta DC ubicado en la Zona Franca de Bogotá, el cual debió detenerse el pasado 19 de marzo debido a la coyuntura actual del país.

La construcción del complejo que estaba previsto entregar en noviembre del 2020 y que cuenta con una inversión de 40 millones de dólares y consta de dos fases que en total suman  4.560 m2  de área blanca. Debido a la coyuntura, que detuvo la construcción por aproximadamente dos meses, la primera etapa quedó en el trabajo de relleno y la segunda iniciando el trabajo de cimentación.

No obstante, a partir del 11 de mayo se da paso a la reapertura  de la obra de forma gradual. “De acuerdo con el monitoreo realizado por la Alcaldía de Bogotá y la Secretaría Distrital del Hábitat a la obra del Data Center, certificaron que cumplimos con los protocolos que garantizan las condiciones de bioseguridad para los trabajadores para el manejo de la pandemia del Coronavirus y podemos dar inicio a la obra”,  expresó Diego Fernando Calderón, gerente de Construcciones en Zonas  Francas, empresa del  Grupo ZFB. 

Con el objetivo de mitigar el contagio, la obra funcionará de 10 am a 7 pm, horario establecido por la Alcaldía en el decreto, que corresponde a construcciones privadas. Además, de cara a este escenario, Calderón añade, “nosotros estamos haciendo actualmente todo lo que son adecuaciones para cumplir con lo que corresponde a protocolos de bioseguridad que se exigen. Así, a partir de la semana del 11 de mayo comenzaremos gradualmente la reactivación de la construcción bajo estrictos protocolos de prevención y mitigación”.

Para garantizar estos cumplimientos de los tres componentes del protocolo de bioseguridad que consta de medidas de prevención y contención, medidas de socialización y medidas de mitigación, se realizarán los siguientes procedimientos, entre otros:

  • Desde el inicio de la jornada los trabajadores deberán hacer una fila de ingreso tomando distancia de dos metros con la persona siguiente. Allí se les hará un control de temperatura, que se les realizará tres veces más durante la jornada laboral para tener un registro.
  • Se han dispuesto lavamanos con jabones y antibacteriales para que los trabajadores al ingresar a la obra puedan lavar sus manos.
  • A los trabajadores se les entregarán los elementos de bioseguridad necesarios como (tapabocas, guantes y monogafas).
  • Se realizará una desinfección constante en las áreas comunes en la obra.
  • Habrá un lugar en donde los trabajadores podrán cambiarse a la ropa de trabajo y limpiar sus implementos personales.
  • Las herramientas serán de uso exclusivo de cada persona. 
  • Se implementaran cuadrillas de trabajadores para que estén durante toda la jornada en la misma área de trabajo, tendrán los mismos descansos y horas de comer, con el objetivo de que no tengan contacto con todo el personal de la obra. 
  • Se realizarán charlas de socialización para incentivar el distanciamiento y mantener todas las medidas a fin de proteger a los trabajadores durante esta contingencia.

Adicional a estas medidas, la obra cuenta con un espacio adecuado para atender cualquier emergencia y profesionales de salud ocupacional en el trabajo, que se encargaran del bienestar de las personas y el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad. Así, cualquier trabajador que tenga una sintomatología podrá ser aislado completamente, mientras se procede con el protocolo de mitigación, que consiste en comunicarse con las autoridades y de ser necesario remitir a la persona a una entidad de salud.

¿Cómo ha afectado la crisis el sector de la construcción? 

Uno de los engranajes más importantes para la economía colombiana, es sin duda la construcción. No obstante, este sector también se ha visto directamente afectado por la crisis “llevamos aproximadamente 2 meses sin poder trabajar, además ya se habían firmado contrataciones de alquiler de utensilios y maquinaria hace meses, que se deben pagar así la obra esté en pausa”, agregó Diego Fernando Calderón.

Por otro lado, al ser la mayoría de los insumos de la obra importados y con la volatilidad en la tasa del dólar, los productos como el cobre por ejemplo, tendrán un mayor valor al momento de hacer el cambio a la TRM. “Para mitigar ese impacto, planeamos hacer una buena gestión en las compras y las licitaciones que nos faltan por concretar” destacó Calderón. 

Asimismo, los costos en los implementos de bioseguridad también representan un aumento en el presupuesto de la obra, “nosotros hemos calculado que un salario mínimo, por la compra de todos los elementos de bioseguridad que se deben entregar a cada trabajador, el aumento será de un 12 o 13%”. 

Teniendo en cuenta las normas de bioseguridad y las restricciones de la misma, las cuales fueron estipuladas por la alcaldía, la construcción del Data Center Zetta DC, será reactivada con el propósito de acelerar la obra, y optimizar al máximo  los tiempos de construcción, para responder  oportunamente  a los requerimientos  del mercado.