Guardianes al servicio de la propiedad intelectual




Cavelier Abogados recibió dos reconocimientos a su gestión de calidad en asesoría legal para la protección de ideas.

Recientemente, la firma Cavelier Abogados recibió la certificación que entrega Icontec y la Cámara de Comercio de Bogotá a empresas que lideren proyectos de innovación  y además, fue galardonada por una organización internacional que reconoce a los mejores en su especialidad: asesoría legal en propiedad intelectual.

El primer reconocimiento llegó de sorpresa, pues los socios de la firma estaban trabajando en procesos de innovación como iniciativa organizacional hace cerca de seis años. Parte de este proyecto, consistía en iniciar algunos ajustes en su equipo de trabajo para fomentar prácticas e ideas enfocadas a la innovación, que involucraran a toda la fuerza laboral.

Paralelo a esta transición, conocieron sobre los programas que Icontec y la Cámara de comercio de Bogotá ofrecían para certificarse en esta materia, y se dieron cuenta que la firma se ajustaba a los requisitos que exigían para lograr los estándares.

“En el momento que surgen estos programas, ya teníamos este proceso adelantado y retomamos los proyectos de capacitación y de formación en innovación. La idea era direccionar todo hacia métodos donde la compañía asumió compromiso. Lo logramos y es la primera vez en Colombia que una firma de abogados se certifica en este campo”, explica Adriana Zapata, socia directora de Cavelier Abogados.

Lo que el reconocimiento certifica, es que la sociedad cuenta con un método propio de sistemas de innovación y que esas iniciativas y estructuras están plenamente acompañadas del compromiso institucional.

Cavelier logró de una manera acertada, mezclar sus políticas y líneas de trabajo sobre la propiedad intelectual  con nuevos procesos e ideas. “Nosotros teníamos el concepto claro, porque innovar es vital para el proceso empresarial que se maneja en la firma. Como asesores legales estamos obligados a evolucionar todo el tiempo, porque la prestación de servicios jurídicos ha cambiado y requiere de nuevas formas para atender a nuestros clientes”, destaca Zapata.

Procesos de ajuste

Para lograr esta certificación la firma tuvo que pasar por varios procesos importantes que les permitieran adoptar unos mecanismos de generación de ideas, donde daban rienda suelta a la innovación.

Cada uno de los departamentos de la empresa tuvo que seguir unos lineamientos y entrenamientos especiales para lograr consolidar los objetivos. Hoy continúan en el proceso que les ha permitido aclimatarse en esta cultura y mantenerla, con el fin de alcanzar una meta para el año 2020: generar el 20% de los ingresos a partir de la innovación.

“Uno de los procesos de innovación que tenemos es el proyecto cero papel. Empezamos con un piloto en el área de patentes y luego con el objetivo claro, lo fuimos aplicando en cada una de las áreas, con todo lo que esto implica en el desarrollo  de tecnología y de almacenamiento especializados”, explica Zapata.

Fuente: Portafolio