IBM y Apple le están poniendo fin al trabajo remoto



Las dos compañías están está poniendo fin a su política liberal que fomentó el trabajo remoto, obligando a los empleados a volver a las oficinas para facilitar la colaboración.

Se supone que las empresas de tecnología están a la delantera. Por eso sorprende que dos de las más grandes, IBM y Apple, estén retrocediendo, disponiéndose a que la vida de las oficinas en las próximas décadas se parezca mucho a la de 2005. No obstante, las dos marcas, no pierden de vista a las empresas de este sector para construir la economía del futuro, ya que aportan la visión y los medios para ser más productivos y eficientes con herramientas como computadoras personales, teléfonos inteligentes y conexiones de alta velocidad.

IBM está poniendo fin a su política liberal que fomentó el trabajo remoto, obligando a los empleados a volver a las oficinas para facilitar la colaboración. Mientras tanto, Apple se dispone a abrir su nuevo y vasto campus corporativo de 5.000 millones de dólares en Silicon Valley. 

La cultura de Silicon Valley es considerada el pináculo del éxito, dado el crecimiento explosivo del sector tecnológico en los últimos 20 años. Apple, Google, Facebook, Netflix, Tesla, Uber y otros han creado productos y empresas que son la envidia del mundo y lo han hecho en parte quebrando las normas de lo que solía considerarse cultura corporativa. 

Fuera de Silicon Valley, cada vez más empresas se han mudado de los suburbios a zonas urbanas densas por las que se puede caminar. Lo han hecho por una variedad de razones. Se cree que la productividad y la innovación son mayores en las áreas densas. Pero, tal vez más importante sea que es en las áreas densas y urbanas donde las personas jóvenes, talentosas, con educación universitaria -los millennials- cada vez más quieren vivir, y las empresas quieren estar cerca de las fuentes de talento de las que se alimentan. 

Si bien en la década de 2010 los millennials son jóvenes inquilinos solteros en áreas urbanas para peatones, en la década de 2020 esos mismos millennials estarán en una fase diferente de la vida. 
Las oficinas corporativas ubicadas en zonas urbanas o en comunidades con costos de vivienda exorbitantes no se adecuarán tan bien a estos millennials crecidos. Cuando lleguen a la mediana edad, las disposiciones flexibles y el trabajo remoto, los tipos de trabajo que IBM está abandonando, son lo que los trabajadores querrán. 

La vida de oficina en 2025, más que una cuestión de millennials veinteañeros en centros urbanos o en lujosos campus de Silicon Valley, probablemente involucre a millennials de treinta y tantos años que se alejan de las áreas metropolitanas de alto precio y se extienden por los suburbios. 

Enfrentadas con una aguda escasez de mano de obra, las empresas harán todo lo posible por conseguir los servicios de esos trabajadores. Las tecnológicas fueron pioneras en la solución; el viejo modelo de IBM será el patrón para cada vez más empresas. 

 Fuente: Portafolio