Insolvencia empresarial en Colombia en tiempos del Covid-19



El régimen de insolvencia colombiano, aplicable a las compañías y grupos empresariales, tiene dos objetivos principales: por un lado, regular los procesos que garantizan la protección de todos los acreedores; y, por otro lado, vigilar y hacer posible la recuperación y preservación de las compañías que aún son económicamente viables.

¿Por qué es relevante el régimen de insolvencia colombiano en el contexto del COVID-19?

El régimen de insolvencia colombiano, aplicable a las compañías y grupos empresariales, tiene dos objetivos principales: por un lado, regular los procesos que garantizan la protección de todos los acreedores; y, por otro lado, vigilar y hacer posible la recuperación y preservación de las compañías que aún son económicamente viables.

Las reglas de insolvencia empresarial contemplan alternativas para las empresas que se encuentran afrontando dificultades en el pago de sus obligaciones mientras se adaptan a las circunstancias generadas por el COVID-19.

¿Cuál es el régimen aplicable para procesos de insolvencia en Colombia

El régimen aplicable para procesos de insolvencia en Colombia (reorganización/liquidación) se encuentra consagrado en la Ley 1116 de 2006, modificada por la Ley 1429 de 2010. Adicionalmente, existen disposiciones especiales aplicables a procesos de insolvencia de ciertas entidades jurídicas específicas, tales como el Decreto 1749 de 2011, que regula la insolvencia de grupos empresariales; la Ley 550 de 1999, aplicable a las Entidades Territoriales; y los Decretos 663 de 1993 y 2555 de 2010, aplicables a la insolvencia de instituciones financieras, entre otros


¿Qué es un proceso de reorganización?

Es un proceso judicial llevado a cabo por la Superintendencia de Sociedades (“SS”) con el objetivo de recuperar la viabilidad financiera de una empresa. La SS nombra a un agente de insolvencia (“Promotor”), es decir, un colaborador judicial encargado de ayudar a la empresa insolvente a llegar a un acuerdo con sus acreedores para pagar las deudas pendientes a partir de la fecha de inicio del proceso de reorganización.


¿Cuáles son los requisitos legales para iniciar un proceso de reorganización?

Para poder iniciar un proceso de reorganización:

  1. La compañía debe estar en situación de cesación de pagos, lo que significa que la compañía se encuentra incumpliendo dos o más obligaciones con dos o más acreedores por más de 90 días, o la compañía ha sido demandada en dos o más procesos ejecutivos; ó
  2. La compañía debe encontrarse en una situación de incapacidad de pago inminente, debido a las difíciles condiciones del mercado o a circunstancias internas de la empresa que le impiden su normal funcionamiento.

¿Cuáles son los aspectos más relevantes que se deben tener en cuenta en relación con los procesos de reorganización?

Tanto desde el punto de vista de una compañía que está interesada en iniciar un proceso de reorganización como desde el punto de vista de un acreedor de una compañía en un proceso de reorganización, es fundamental tener en cuenta los siguientes aspectos regulados en la Ley 1116 de 2006, modificada por la Ley 1429 de 2010:

  • Los efectos que tiene un proceso de reorganización en las condiciones de pago y la exigibilidad de las deudas de la compañía que entra en reorganización.
  • Lo que sucede con las medidas cautelares decretadas y/o practicadas en un proceso cuando la contraparte entra en reorganización.
  • Los efectos que tiene el proceso de insolvencia sobre las garantías
  • Las consecuencias de incumplir el acuerdo de reorganización
  • Los mecanismos que la ley prevé para denunciar el incumplimiento de un acuerdo de reorganización.
  • La manera de calificar y graduar los los créditos en un proceso de reorganización y los mecanismos establecidos en la ley para objetar la graduación y calificación de los créditos.
  • La regulación de las obligaciones causadas con posterioridad al inicio del proceso de reorganización
  • Las disposiciones que se relacionan con la continuidad de los contratos que celebró la empresa en reorganización y las causales para terminarlos en el contexto del proceso de reorganización
  • El concepto del periodo de sospecha y sus implicaciones.
  • Las acciones revocatorias para los pagos realizados en el periodo de sospecha.
  • Las facultades que tiene una empresa en reorganización para privilegiar ciertos gastos sobre otros.
  • Las reglas para reformar un acuerdo de reorganización una vez éste ha sido aprobado.

 
¿Tiene Colombia un régimen de insolvencia transfronteriza?

 
Si.  El régimen de insolvencia transfronterizo colombiano está inspirado en la Ley Modelo de la CNUDMI sobre insolvencia transfronteriza, el cual ha sido adoptado en múltiples jurisdicciones.

¿En qué eventos es aplicable el régimen de insolvencia transfronteriza?

            Se aplicará el régimen de insolvencia transfronteriza en los eventos en que:

  • Un tribunal extranjero o un representante extranjero solicite asistencia en Colombia en relación con un proceso de insolvencia extranjero;
  • Sea solicitada la asistencia en un Estado extranjero en relación con un proceso tramitado bajo las normas colombianas de insolvencia;
  • Estén tramitándose simultáneamente y respecto de un mismo deudor un proceso extranjero y un proceso en Colombia;
  • Los acreedores u otras personas interesadas, que estén en un Estado extranjero, soliciten la apertura de un proceso o en participar en un proceso de insolvencia en curso bajo las normas colombianas de insolvencia.