Micro inequidades: ¿ha vivido alguna?




Las empresas deben adoptar iniciativas globales para capacitar y empoderar a los colaboradores para la promoción de una cultura organizacional que refleje la paridad y diversidad de género y edad en general.

Por Viviane Cury, Vicepresidente de RR.HH. de Kimberly-Clark América Latina

Bogotá 28 de junio 2020-. Cuando tratamos del tema de la pandemia, todos nos hemos enfrentado a diferentes desafíos. A veces, puede ser difícil administrar las tareas del hogar y el cuidado de la familia mientras se resuelven los problemas en el trabajo. Además de sentirnos estresados, debemos recordar lo importante que es tener relaciones respetuosas y sanas. En un momento en lo cual hemos estado interactuando con nuestros compañeros solo en un entorno digital, cuando las personas pueden sentirse incapaces de compartir situaciones inapropiadas por las que pueden estar atravesando, las empresas y los líderes deben prestar aún más atención para identificar y abordar las micro inequidades.

Para quienes no estén familiarizados con este término, las micro inequidades se refieren a aquellas pequeñas conductas que minimizan, ignoran, excluyen o descartan a una persona en base a prejuicios inconscientes o prejuicios contra características de identidad como etnia, género, edad u otras. Las personas a menudo pueden verlas como simples comentarios o incluso bromas inofensivas, pero en realidad son formas sutiles de violencia. La Profesora del MIT, Mary Rowe, creó este término en los años 70 y demostró que estas respuestas involuntarias pueden conducir a una sensación silenciosa de exclusión y tener un efecto acumulativo de disminución en el desempeño general de la fuerza laboral.

Comparto de la visión de que la Inclusión y la Diversidad deben estar presentes en todo lo que hacemos. Las empresas deben adoptar iniciativas globales para capacitar y empoderar a los colaboradores para la promoción de una cultura organizacional que refleje la paridad y diversidad de género y edad en general. Por ejemplo, algunos de nuestros programas internos como #EllaPuede en Latinoamérica, que ha sido creado para apoyar el desarrollo profesional de las mujeres, o Mentoría Reversa –que conecta a colaboradores de Chile y Perú que se encuentran en diferentes momentos de sus carreras para el intercambio de conocimientos acerca de herramientas, técnicas y consejos de gestión- fomentan una mayor comprensión sobre todos estos temas y son ejemplos exitosos de nuestro propósito.

De esta forma, se han logrado grandes avances combatiendo este tipo de comportamientos sin descuidar cada comentario o gesto que pueda lastimar a alguien por más pequeño que sea. Mi equipo y yo hemos encontrado una manera de ayudar a nuestros colaboradores en América Latina a abordar este tema en nuestra Semana de la Inclusión Global, llevada a cabo este mes. Durante este evento en línea, no solo contamos con interacciones virtuales y charlas enfocadas en generar conciencia sobre esto, sino que también enseñamos cómo las personas deben reaccionar ante estas situaciones en sus rutinas diarias.

Estas dinámicas han sido tan enriquecedoras que quiero compartir algunas reflexiones y consejos para también apoyarle a abordar y enfrentar las micro inequidades con valentía:

•          Tenga cuidado – Incluso el gesto más pequeño puede ser hiriente. Trate siempre a los demás con dignidad y respete sus opiniones, creencias y puntos de vista – esté usted de acuerdo con ellos o no.

•          Sea abierto – Informe a sus compañeros que ellos pueden acercarse a usted siempre que diga o haga algo inapropiado. Demuéstreles que está dispuesto a aprender y cambiar.

•          Platique sobre el tema – Promueva un entorno de confianza en lo cual las personas se sientan seguras para compartir sus experiencias y señalar cuando se sientan incómodas con una situación.

•          Hable acerca de la cuestión – Y si siente que ha sido víctima de una micro inequidad, no tenga miedo de expresar esto con franqueza. Busque a alguien con quien hablar y abrirse, sea con sus líderes o compañeros de trabajo.

La palabra principal aquí es apoyo. Escuche las ideas de los demás y no se olvide de sus valores. Si se ha sentido herido, nunca olvide que no está solo y que esto puede afectar a todos. Esta es una jornada de autoconocimiento y retroalimentación constante en la cual todos debemos embarcarnos, y si lo hacemos juntos, lo haremos funcionar en todas partes – en línea o presencialmente.

Ahora le pregunto: ¿ha experimentado alguna vez una micro inequidad? En caso positivo, ¿cómo ha manejado la situación?