AmCham Colombia, Cámara de Comercio Colombo Americana

Pillowcase: niños y niñas capaces de responder ante desastres



El programa diseñado por la cruz roja americana prepara a niños entre los 8 y 11 años sobre los desastres naturales.

Este año se cumplen tres años de la primera implementación del proyecto Pillowcase (Funda de Almohada en español) en Latinoamérica. Inspirada en la historia de unos estudiantes universitarios  en Luisiana, quienes tras el devastador paso del Huracán Katrina se vieron obligados cargar con sus pertenencias personales en una funda de almohada, la Cruz Roja Americana diseñó un programa de preparación a desastres interactivo para niños de primaria entre los 8 y los 11 años, con el fin de formar estudiantes con mejor conocimiento acerca de los desastres naturales que los pueden afectar, y capaces de velar por su propia seguridad y la de las personas a su alrededor.

El proyecto Pillowcase parte de la base que los niños son una de las poblaciones con mayor riesgo de ser gravemente afectados por cualquier tipo de desastre. Sin embargo, como organización humanitaria, la Cruz Roja Americana cree firmemente en el poder que tienen los jóvenes, niños y niñas como agentes de cambio dentro de sus propias comunidades. Bajo la consigna “Aprender, Practicar y Compartir”, el proyecto Pillowcase busca empoderarlos por medio de procesos didácticos y divertidos, que les permitan: identificar cómo permanecer seguros durante emergencias; poner en práctica estrategias de afrontamiento que les ayuden a controlar el estrés incluso en situaciones del día a día; utilizar su conocimiento para actuar como promotores de la preparación a desastres en sus hogares y comunidades; discutir el rol que juega la ciencia en la preparación a desastres; y, finalmente, entender y difundir el trabajo que realiza la Cruz Roja en sus comunidades. Así pues, niños y niñas se convierten en agentes multiplicadores al interior de sus familias y entre sus grupos de pares, para transmitir el conocimiento y sus prácticas, creando así comunidades más seguras.

Si bien Pillowcase fue creado en Estados Unidos, este proyecto ha sido implementado exitosamente en varios países alrededor del mundo gracias a su flexibilidad y capacidad de adaptación a los contextos locales. Un ejemplo interesante ha sido el caso de la Cruz Roja Peruana, Sociedad Nacional piloto para poner a prueba los conceptos y las metodologías en Latinoamérica. El proyecto fue implementado en cuatro zonas: Chincha y Pisco en la Región Ica, y Maynas y Nauta en la Región Loreto; donde los equipos de voluntarias y voluntarios de Cruz Roja Peruana desarrollaron diversas actividades dentro del Programa Resiliencia en Las Américas (RITA). En ambas regiones, las filiales de Cruz Roja Peruana trabajaron en conjunto con centros educativos, y de la mano con el Ministerio de Educación, priorizando cuatro tipos de posibles desastres (incendios, inundaciones, terremotos y tsunami), y teniendo en cuenta la importancia de adaptar la metodología y sus herramientas a las dinámicas culturales locales. Así, por medio de este proyecto se pudo beneficiar a 12 instituciones educativas de primaria y 2.000 niñas y niños, quienes tras haber participado en las sesiones sobre la prevención y la preparación a desastres, recibieron una funda de almohada para ser llenada con artículos indispensables para la preparación ante desastres: ropa, zapatos, linternas, baterías, agua, cepillo dental, y otros elementos que puedan necesitar en caso de tener que dejar sus hogares tras un desastre o emergencia.     

Hoy en día, en Colombia, eventos como los sucedidos durante este año ponen de relieve la realidad del país y la importancia de atender los diversos riesgos de desastre a los que miles de colombianos se encuentran expuesto. Es por eso que la Cruz Roja Americana está iniciando proceso para la implementación de Pillowcase, con el apoyo de la Cruz Roja Colombiana y diferentes socios privados, y así poder cambiar la realidad de una de las poblaciones más vulnerables, y empoderar a niños y niñas para que se conviertan en agentes de cambio en sus comunidades.