Programa BanCO2 de Bancolombia beneficiará a 10 mil familias




Un centenar de empresas pagan a 2.000 familias colombianas por no talar árboles, cuidar el agua y los bosques.

El programa de Bancolombia,  al que están vinculadas cerca de un centenar de empresas que les pagan a 2 mil familias, surgió en el mercado de los años noventa. Los campesinos que reciben esta ayuda económica se dedican a cuidar los nacimientos de agua, evitar la erosión de la tierra, no talar árboles y no contaminar los suelos ni el aire.

En la época de los noventa, Cornare, como autoridad ambiental, midió el potencial de captura de carbono y censó las familias campesinas que acostumbraban a talar bosques para cocinar. Al mismo tiempo, conoció empresas dispuestas u obligadas a pagar para compensar la huella de carbono que la actividad humana genera en el planeta.

Así llegó la nueva etapa de BanCO2, bajo la premisa que los dineros por compensación económica no fueran a los mercados internacionales ni a las corporaciones autónomas, sino directamente a los territorios y a las familias que protegen los ecosistemas. “BanCO2 es la alternativa para un país que busca la paz”, afirma Franco Piza, director corporativo de sostenibilidad de la entidad financiera.

Actualmente, los recursos recibidos que pagan las empresas van a la Fiduciaria Bancolombia, que las entrega sin costo directamente a las familias socias de esta iniciativa. Deloitte verifica los movimientos financieros y Bancolombia acompaña a los hogares para que accedan a microcréditos, desarrollen proyectos productivos y se incorporen en cadenas de valor inclusivas. “Muchas familias están recibiendo un dinero que puede ser un salario mínimo o menos, pero que les cambia la vida, pues en el campo no tienen las posibilidades que ofrece la ciudad. La gente resuelve problemas muy complejos con muy poco”, destaca Piza.

Por su parte, la corporación autónoma, Cornare, monitorea la permanencia de la biodiversidad y promueve que las empresas, de manera voluntaria, compensen el impacto generado por su actividad a través de la plataforma disponible en www.banco2.com

En efecto, no se trata solo de los recursos que reciben los campesinos, sino de la conciencia que adquieren de proteger el medioambiente. Defender los bosques, el agua y la biodiversidad está generando una alternativa de subsistencia para las familias campesinas que se veían obligadas a talar para vivir.

Fuente: Semana