Tendencias en gestión de cobranza ante la crisis actual



Las prácticas líderes actuales a nivel mundial han permitido profundizar y analizar las tendencias del modelo operativo del futuro inmediato ante las crisis que azotan y comprometen la rentabilidad de las compañías.

La globalización cada día nos obliga a sistematizar de manera integrada los procesos relacionados con la gestión de cobranzas, a través de una segmentación más detallada, con base en variables, cálculos de riesgos, y todo con la finalidad de estructurar herramientas analíticas oportunas.

La economía es el pilar fundamental del desarrollo de cualquier compañía, y la crisis actual ha establecido un incremento en los índices de morosidad y cartera vencida, en todos los niveles de institución; lo cual obliga a redefinir los componentes de los modelos operativos de cobranza. Se hace necesario comprender que, para alcanzar una gestión eficiente de cobranza, se debe iniciar con la buena administración de créditos, conocimiento y manejo del cliente y uso eficiente de los canales de comunicación, todo esto con el único objetivo de aumentar el nivel de recuperación, nivelar las cuentas y minimizar las pérdidas con éxito.

Obtener el pago de las acreencias de los clientes, hace que la gestión de cobranza sea uno de los procesos de mayor importancia para una empresa, los cuales deben contener información real, actualizada sobre el estado de cuentas por cobrar, más allá de tratarse de una empresa pública o privada, cada compañía es autónoma en el establecimiento de procesos de cobro.

Las fortalezas del éxito de una buena gestión de cobranza jurídica, radican entre algunas de ellas, en actuar bajo el marco de ley, ser estrictos en el cumplimiento al deber de confidencialidad respecto a la información de los clientes, establecer procesos de atención al cliente, abordar con la información exacta y transparente de la deuda, verificación de la experiencia en la actividad, manejo y estudios de referencias y antecedentes, comportamientos en el sector, estudios de la capacidad de física y financiera, determinación de criterios de análisis y alternativas de solución, entre otras.

La responsabilidad de una entidad especializada en gestión de cobro y recuperación de cartera implica ofrecer más allá de un esfuerzo comprometido, la buena práctica profesional y especializada de las fortalezas, que permitan dar como resultado la redención de los recursos, alcanzar objetivos de saneamiento y cumplir las expectativas del cliente de sentir la confianza en procesos que permitan estabilizar y plantear objetivos concretos de superación financiera.

Nuestra firma se caracteriza y diferencia en el sector, gracias a la estandarización, atención personalizada formal y diplomática, especialización y conocimiento en la materia, referencias completamente verificables en la gestión y resultados, alta experiencia y cubrimiento nacional e internacional, alternativas de soluciones confiables y buenas prácticas administrativas. Estamos dispuestos a gestionar y dar solución a sus consultas, ya que nos identifica el poder servir y cumplir con las expectativas de nuestros clientes.