Acuerdo de Escazú afectaría compromisos de Colombia ante OMC: AmCham Colombia



Durante una audiencia pública de la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes, AmCham Colombia propuso no aprobar esta iniciativa porque podría frenar la inversión extranjera e impactar el proceso de reactivación económica. 

Bogotá, 15 de septiembre de 2020 (AmCham Colombia).- La Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, instó al Congreso de la República a no ratificar la adhesión de Colombia al Acuerdo de Escazú por considerar que vincular el país a esta iniciativa representaría graves perjuicios a compromisos ante la Organización Mundial de Comercio, la competitividad del país y la atracción de inversión extranjera.

La posición de AmCham Colombia fue expresada en sendas audiencias públicas en las comisiones segundas de Cámara y Senado, convocadas para conocer la opinión de diversos actores ante este proyecto de ley.

“Este Acuerdo busca garantizar la implementación efectiva de los derechos de acceso a la información, la participación pública en los procesos de toma de decisión y el acceso a la justicia en asuntos ambientales; su ratificación representaría una serie de retos y repercusiones para el Estado colombiano”, dice el documento que AmCham Colombia presento durante su intervención en la audiencia pública de la Comisión Segunda de la Cámara de Representantes que se realizó este lunes. 

Los riesgos para Colombia 

En primer lugar, este Acuerdo tendría un impacto sobre los compromisos internacionales de Colombia en relación con los acuerdos comerciales y los tratados de la Organización Mundial del Comercio (OMC). “Uno de los grandes riesgos es la posibilidad de ser demandados en tribunales internacionales por la violación a acuerdos como el de la OMC o los tratados de libre comercio, ya que el Acuerdo de Escazú incorpora algunas normas que son contrarias a los tratados que ya ha establecido nuestro país”, señala el documento de AmCham Colombia.

Agrega que podría generar incertidumbre jurídica para la inversión extranjera en el país, ya que establece una serie de disposiciones sobre etiquetado, certificaciones, modificaciones a los reglamentos técnicos, estándares de calidad y embalaje, que van en contravía de los compromisos comerciales de Colombia, derivando en controversias ante la OMC por el sentido discriminatorio de estas obligaciones.  

Otro de los riesgos que encuentra AmCham Colombia en el Acuerdo está relacionado con la accesibilidad a la información ambiental, en donde el país podría incurrir en la violación de los derechos de propiedad intelectual ya que, “establece una obligación de disponibilidad de la información ambiental que puede comprometer los planes, inversiones y presupuestos, en detrimento de la libertad de empresas y de los secretos industriales de las mismas en el país”. 

Por otro lado, añade AmCham, la redacción del Acuerdo conduce a la ambigüedad en la interpretación normativa y la ausencia de criterios orientadores para esta interpretación pueden derivar en foros de conveniencia, en donde las controversias que surjan en relación con este tratado, en contra del Estado colombiano, pueden llevarse a una jurisdicción más favorable para garantizar los derechos de acceso del Acuerdo de Escazú. 

Así mismo, al no poder hacer reservas sobre el contenido del Acuerdo, existe una limitación a la toma de decisiones por parte del Gobierno Nacional frente a cuestiones de derecho interno y, además, se expone al país a someterse nuevamente a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), explica AmCham en el documento. 

“Teniendo en cuenta estos argumentos, nuestra petición desde AmCham Colombia es a no ratificar el Acuerdo de Escazú sin haber realizado un estudio de impacto que determine sus repercusiones, tomando en consideración su eventual impacto en la reactivación económica, así como las posiciones de diferentes gobiernos y gremios, en otros países de Latinoamérica, que encuentran en esta iniciativa un freno para el desarrollo económico y la inversión extranjera en el país”, concluye la petición de AmCham Colombia.