Admisibilidad para productos agrícolas sigue siendo uno de los retos para que Colombia le saque más jugo al TLC con EE. UU.




Para aprovechar mejor los beneficios del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y EE. UU., las autoridades regulatorias, empresarios y Gobiernos de ambos países deben trabajar conjuntamente para acelerar el ingreso de nuevos productos al mercado estadounidense, particularmente del sector agroindustrial que se destaca por su gran potencial y ni en pandemia ha frenado su crecimiento.    

Bogotá, 3 de septiembre de 2021 (AmCham Colombia).- Colombia debe aumentar sus esfuerzos en lograr la admisibilidad de nuevos productos agroindustriales en el mercado de Estados Unidos para aprovechar el potencial que tienen segmentos como el avícola y obtener mayores beneficios del Tratado de Libre Comercio con ese país. Así lo dieron a conocer empresarios y autoridades de ambos países durante un conversatorio organizado por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia. 

De acuerdo con el embajador de Colombia en Estados Unidos, Juan Carlos Pinzón, en materia de exportaciones y accesibilidad al mercado estadounidense, uno de los retos son las dificultades y barreras. “Nuestro TLC con EE. UU. abre muchas oportunidades, pero, al mismo tiempo, cuando se recorre el camino a través de las agencias y las instituciones norteamericanas, hay unos retos difíciles y son procesos muy lentos; esa siempre será la frustración que se tiene”. 

A pesar de eso, señaló Pinzón, se ha venido abriendo camino para productos como la uchuva, el aguacate Hass, más recientemente el pimentón y actualmente se está haciendo un esfuerzo grande para el acceso al mango, al pollo y la carne bovina. “Son temas en los que estamos y, por supuesto, esperamos producir resultados porque al final es abriendo más acceso, más mercados, más oportunidades que vamos a ver al sector agrario colombiano participando”, enfatizó el funcionario. 

El embajador Pinzón agregó que también existe la necesidad de elevar la productividad del país a través devías terciarias, un mercado laboral competitivo para los campesinos, modelos asociativos que aumenten los volúmenes y la capacidad de competencia, la asistencia técnica necesaria y la atracción de inversión.  

Al respecto, el viceministro de Asuntos Agropecuarios del Ministerio de Agricultura, Juan Gonzalo Botero, aseguró que, precisamente, uno de los grandes esfuerzos del actual Gobierno ha sido la obtención de nuevas admisibilidades y que, desde esta cartera, se sigue trabajando en el acceso a nuevos mercados.  

“Es de destacar la admisibilidad del aguacate Hass a China, Japón y Corea; la carne bovina a Arabia Saudita y a Macao; el limón Tahití y la semilla de cannabis a Perú; la pitaya a Argentina; la piña a Uruguay; el café en grano a Ecuador; y el pimentón a Estados Unidos que fue una reciente apertura y tiene una gran atracción para inversión extranjera”, resaltó el viceministro Botero.  

Vea el conversatorio completo de AmCham Colombia con el apoyo de Cargill aquí:

Sector avícola le apuesta a conquistar el mercado norteamericano 

Frente a esto, Ramon Sosa, director de Asuntos Corporativos de Cargill, calificó como una gran oportunidadpara Colombiasu reciente reconocimiento como país libre de la enfermedad avícola Newcastle, otorgado por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). 

“Esta certificación de Colombia es un hito extraordinario que le abre grandes posibilidades al país y representa un ‘pasaporte’ para nuestro sector avícola hacia los mercados externos, pero necesitamos las ‘visas’ para esos pollitos y la primera que estamos pidiendo es la de Estados Unidos; ese es ahora el gran desafío”, expresó Sosa.   

Sobre este punto, el viceministro de Comercio Exterior del Ministerio de Comercio, Andrés Cárdenas, destacó el protagonismo del agro colombiano como un sector no minero energético que ha mantenido un crecimiento sostenido desde 2015. “Vemos que su comportamiento siempre se muestra con los mejores niveles y no ha sido la excepción en época de pandemia, por lo que no solo hay crecimiento sino también resiliencia y, sin duda, es un camino para la reactivación”.   

Cárdenas también instó a los empresarios a seguir contribuyendo al aumento de la participación de Colombia en el mercado estadounidense. “Definitivamente, para que las entidades públicas podamos entender bien cuál es el direccionamiento que necesitan nuestros empresarios, la mejor brújula es las actividades y alianzas que estos puedan desarrollar. Mi invitación es a que, así como ha ocurrido en el sector avícola, todos los sectores sean muy activos en establecer esos lazos binacionales”, puntualizó.  

Resiliencia, clave en el comercio agrícola bilateral 

Por su parte, el embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip Goldberg, resaltó que EE. UU. y Colombia tienen una sólida y duradera relación económica que fue fortalecida con la implementación del TLC entre ambos países. “Esta relación es especialmente importante para el comercio agrícola bilateral que demostró su increíble resiliencia durante la pandemia y más recientemente durante el paro nacional, alcanzando los $5.7 mil millones de dólares en 2020, con un crecimiento anual de 3%”. 

El embajador Goldberg enfatizó que el acuerdo de promoción comercial ha beneficiado a la industria de los dos países. “Hoy, Colombia es el tercer mercado más importante para las exportaciones de maíz y de torta de soya de Estados Unidos. Este incremento en las exportaciones de materias primas ha contribuido enormemente a mejorar la competitividad productiva y potencial exportación de algunos sectores productores de proteína animal colombiana”.