AmCham Colombia urge priorizar medidas anti-inflación para evitar una crisis económica




La presidenta de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, María Claudia Lacouture, advirtió que si no se actúa rápido, los efectos en la economía y el empleo serán impredecibles. Llamó a un trabajo coordinado entre Gobierno y sector privado.

Bogotá, 17 de enero de 2023 (AmCham Colombia).- La Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, pidió al Gobierno Nacional priorizar las medidas que combatan la alta inflación que experimenta el país, por encima de las reformas anunciadas para ser tramitadas en el Legislativo, advirtiendo que si no se adoptan acciones rápidas y contundentes, la crisis tendrá efectos alto impacto y consecuencias impredecibles.

María Claudia Lacouture, presidenta de AmCham Colombia, afirmó que “el costo de los alimentos y los servicios públicos representan una buena parte de los gastos de las familias que no han logrado estabilizar ahorros desde la pandemia, con el agravante de que las medidas restrictivas del Banco de la República, además de encarecer el dinero, desestimulan la formalidad bancaria y empodera el gota a gota”.

Agregó que “la inflación merece más atención que todas las reformas anunciadas y las que están sobre la mesa, requiere de una acción rápida, que permita poner en marcha una estrategia en múltiples niveles y no esperar a que la economía y los precios se contraigan simplemente porque la gente deja de comprar ya que no le alcanza el dinero”.

En ese sentido, “desde AmCham Colombia hacemos un llamado a generar una articulación del Gobierno con el Congreso y el sector privado para tener un acuerdo que contribuya a que los precios se mantengan bajo control sin que se afecte el empleo o el crecimiento económico”.

De acuerdo con la información del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), la inflación en 2022 en Colombia fue del 13,12% frente a un 5,62% de 2021, siendo los alimentos y bebidas no alcohólicas las que más impulsaron el crecimiento del IPC.

Si bien los altos precios tienen un importante componente internacional derivado de la guerra entre Rusia y Ucrania, así como los altos costos de insumos importados para la industria nacional, esta condición se agudiza con la devaluación del peso, el pronóstico de sequías en los próximos meses y las consecuencias de los derrumbes ocasionados por las altas lluvias de las últimas semanas que encarecen el transporte y dificultad la distribución de alimentos y otros productos.

En los próximos días la Junta Directiva del Banco de la República se reunirá para analizar y según los analistas se esperaría una nueva alza en las tasas de interés. Al respecto, Lacouture señaló que “elevar las tasas de interés en una economía tan informal ha generado más carga que solución y las medidas adoptadas el año pasado de reducir a cero, durante seis meses, los aranceles de 165 bienes importados relacionados con la producción agrícola, ni se han sentido. Si la inflación solo se bajara con un decreto, vivir en este mundo sería muy barato”.