Articulación público-privada será fundamental para recuperación del sector turístico



Gobierno y sector privado deben negociar la apertura gradual pero proactiva del turismo y trabajar en estrategias para generar confianza en los viajeros. No se prevé una recuperación de esta industria antes de 2022. 

Bogotá, 20 de agosto de 2020 (AmCham Colombia).- De cara a la reactivación de la industria turística, se requiere de un esfuerzo concertado entre el sector privado y el Gobierno Nacional para llegar a acuerdos que permitan, en primera medida, la apertura del transporte aéreo de forma gradual, pero proactiva; al tiempo que se debe impulsar la confianza de los viajeros, pues su principal intranquilidad poscovid será la seguridad sanitaria.  

Esta fue la principal conclusión del vicepresidente ejecutivo de Viva Wyndham Resorts Hotels, Rafael Blanco; y el chief operating officer de InterContinental Hotels Group (IHG), Jorge Apaez; durante un diálogo virtual convocado por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia. 

“El sector privado colombiano debe reunirse en una mesa de diálogo con los actores clave del Gobierno para que este comprenda la necesidad, en primera medida, de abrir el tráfico aéreo local e internacional de manera segura, gradual y, sobre todo, proactiva”, puntualizó Jorge Apaez, y agregó que, sumado a esto, ambos deben trabajar conjuntamente por brindar una experiencia que se traduzca en confianza para los viajeros, tanto nacionales como extranjeros. 

En este sentido, el vicepresidente de Wyndham Hotels considera que para lograr la apertura segura de los vuelos es fundamental mantener aplanada la curva de contagios, dado que buena parte de los países emisores de viajeros internacionales tienen restricciones a sus ciudadanos para visitar destinos que no tienen el control de la pandemia y, si desde el país no se logra transmitir esa seguridad para viajar, el tráfico de pasajeros internacionales se mantendrá resentido hacia el mismo. 

¿Qué están haciendo otros países para reactivar el turismo? 

“Frente a esto, en República Dominicana estamos trabajando activamente con nuestros principales emisores y socios comerciales en la creación de corredores seguros que, básicamente, consiste en la certificación de destinos ‘covid free’. Para esto, hemos puesto en movimiento al Ministerio de Turismo y a la Cancillería para hacer contacto al más alto nivel político con esos países y lograr llegar a acuerdos puntuales en ese sentido”, explicó el directivo de Wyndham Hotels.  

La importancia de estas certificaciones internacionales radica, según Blanco, en que independientemente de que los protocolos de bioseguridad de cada país estén desarrollados por la industria turística y sean acreditados por las autoridades locales, es clave contar con el aval internacional de Estados Unidos, Europa o Asia, si son países emisores para el destino en particular.  

“En República Dominicana estamos concentrados en atraer visitantes norteamericanos y europeos, por ello, estamos buscando certificaciones de esos dos países. Esa certificación, aparte de los protocolos de la cadena de valor del turismo, que incluye aeropuertos, transporte terrestre, hoteles y la oferta complementaria; tiene que incluir también la certificación del destino”, aseguró Blanco.  

Otra gestión que se ha adelantado desde la cadena de hoteles Wyndham, dirigida al consumidor, es el desarrollo de un seguro covid-19 para garantizarle a los viajeros que, en caso de sufrir un contagio durante su estadía, contarán con la cobertura de los gastos relativos a atención médica para el tratamiento del virus, su estadía extra durante el tiempo que deba permanecer en cuarentena y la repatriación a su lugar de origen. Acciones como esta, señaló Blanco, son fundamentales para transmitir confianza al consumidor final, a los mayoristas y a los operadores. 

Para el Chief Operating Officer de InterContinental Hotels, el cumplimiento de las medidas sanitarias es y seguirá siendo un requisito esencial para generar confianza en los turistas, de modo que los protocolos de bioseguridad no son negociables en este ni en ningún otro sector.  

“En los países latinoamericanos adolecemos en el área de educación. Infortunadamente, por diversas razones, hay una gran desigualdad y el alcance de la información que se difunde acerca de las medidas sanitarias no es suficiente, al mismo tiempo, hemos visto que la respuesta de las autoridades ha sido muy diversa”, afirmó Apaez.  

Entendiendo estas falencias, las cadenas hoteleras y el sector en general deben procurar mantenerse en comunicación con sus clientes e intermediarios con el fin de darles a conocer los nuevos estándares, medidas de seguridad y cambios que surjan; para esto, dada la coyuntura, es clave la tecnología. 

“En IHG hemos enfocado nuestros esfuerzos en capacitar virtualmente a nuestros colaboradores, mantenernos conectados con nuestros principales clientes y realizar tours virtuales a hoteles que, aunque parezca extraño, se inauguraron durante la pandemia. En esta gestión los medios digitales se vuelven un recurso invaluable, por lo que, el conocimiento sobre el uso y aprovechamiento de estas plataformas, por parte de nuestro sector, es indispensable”, sostuvo Apaez. 

Recuperación del sector no sería antes de 2022 

Dada la actual la recesión económica mundial y la inseguridad de los turistas para viajar a los destinos locales y a nivel global, el vicepresidente de Wyndham Hotels prevé que la recuperación del sector turístico tomará de 24 a 36 meses, pero será muy paulatina.  

Al respecto, el chief operating officer de InterContinental Hotels aseguró que, estimaciones de Tourism Economics sobre las expectativas de recuperación del volumen de vuelos reflejan que, aunque será más acelerada a nivel doméstico que internacional, en ambos casos esta recuperación no se verá antes del 2022.