AmCham Colombia, Cámara de Comercio Colombo Americana

Eficiencia y estabilidad jurídica, los principales retos de Colombia en la atracción de Inversión Extranjera



Los expertos, participantes en el panel, lanzaron un mensaje contundente para que el Gobierno y las empresas encuentren un balance entre el manejo de la coyuntura sanitaria y la atracción de Inversión Extranjera Directa al país que, sin duda, sufre actualmente una gran competencia.


Bogotá, 2 de julio de 2020 (AmCham Colombia). – En el panel “Oportunidades, barreras y desafíos de la inversión Extranjera Directa en la economía colombiana” que tuvo lugar en medio del gran foro organizado por AmCham Colombia y Canal 1, y moderado por el presidente del Canal 1, Ramiro Avendaño, Ana Dolores Román, gerente de Pfizer, enunció tres retos importantes que se deben hacer frente en las empresas para construir y mantener la sostenibilidad y competitividad, entre ellos, reglas de juego claras y estables a través de un diálogo entre el sector público y privado que brinden predictibilidad y celeridad, aspectos básicos en la atracción de capitales.

En segundo lugar, el marco regulatorio de los diferentes sectores en Colombia en el que se ha avanzado, pero que aún requiere cambios. Por último, reforzar la corresponsabilidad ciudadana y el autocuidado, es imperativo encontrar un balance entre la pandemia y las otras necesidades de salud pública, en aras de propender por la sostenibilidad de la salud.

En el tema de inversión, Román, destacó que las multinacionales tienen que ver qué terreno se está pisando y esto nace de tener la claridad regulatoria, tener la predictibilidad jurídica, saber que existen oportunidades de seguir aportando al país y a la sociedad en la generación de empleo y promover garantías de propiedad intelectual.

Por su parte, Enrique Carrizosa, presidente de la junta directiva de IC Investments, enfatizó que, según datos de la compañía, este año se invertirá solo la mitad de los recursos que recibió la región el año pasado, y los sectores más afectados serán transporte, commodities y turismo. La desglobalización y el proteccionismo de los países se ha profundizado en mayor medida debido a la pandemia.

“Es importante proteger sectores en momentos de emergencia, pero se debe estar atentos a las consecuencias negativas si las medidas temporales se convierten en definitivas. Tenemos que recordar que en Colombia avanzamos mucho en las últimas dos décadas en integrarnos a la economía regional e internacional y me preocupa que dentro del nuevo entusiasmo por el proteccionismo nos devolvamos 30 años. No nos equivoquemos, el proteccionismo no es la vía del desarrollo”, afirmó Carrizosa.
Al tiempo, destacó que, según una encuesta realizada a diversos empresarios, los tres componentes más importantes en materia de una decisión de inversión extranjera son: un ambiente estable político, macroeconómico y legal-regulatorio. En este momento existe una competencia más fuerte para la atracción de inversión y Colombia no se puede quedar atrás.

“Colombia tiene las herramientas para competir y atraer inversión extranjera, cuenta con el mercado, talento humano, recursos naturales y una geografía privilegiada. El país necesita garantizar una institucionalidad fuerte, estable y basada en un estado de derecho; las demoras en los trámites son los principales desafíos a los que le debe hacer frente”, aseguró el presidente de IC Investments.

Jorge Hernando Pedraza, secretario general de la CAN, señaló que “estos tiempos obligan a los sistemas de gobierno, a la sociedad y, por supuesto, a la economía a hacer reflexiones y unos cambios de ruta. Es el momento del fortalecimiento y de la consolidación de la regionalización por sobre eventos de globalización. Por eso la alianza entre Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú cumple una tarea trascendental dentro de lo que es el escenario de la coyuntura y la estrategia post-covid”.
Asimismo, Pedraza añadió que el país requiere de una estabilidad de Estado; innovación; tener gran capacidad instalada, así como dejar una actitud de obstruccionismo, pesimismo y envidia; trabajar por encima de las diferencias y vincular a todos los entes de la sociedad para que el desarrollo de Colombia sea real y contribuya a la atracción de inyecciones de capital.