Empresas de Construcción y Manufacturas que Reinicien Operaciones Deben Tener Protocolos Autorizados por Minsalud: Consejera Presidencial de Competitividad



Clara Parra, consejera presidencial para la Competitividad y la Gestión Público-Privada, en conversatorio con afiliados de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, sostuvo que los costos de implementación de los protocolos de bioseguridad en las compañías deben ser asumidos por las empresas.

Bogotá, 27 de abril de 2020 (AmCham Colombia).- Las empresas del sector de la construcción y manufacturas que quieran reanudar labores a partir del lunes 27 de abril deberán cumplir con los protocolos de bioseguridad expedidos por el Ministerio de Salud mediante resolución .

 

Así lo manifestó la Consejera Presidencial para la Competitividad y la Gestión Público-Privada, Clara Parra, quien en conversatorio con cerca de 100 empresas afiliadas a la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, reiteró que el objetivo del Gobierno en el manejo de la pandemia por el covid-19 ha sido salvaguardar la salud de los colombianos y al mismo tiempo que la economía del país no muera.

 

La Consejera Parra explicó que el Ministerio de Salud expidió el decreto 539 de 2020 y estableció que es la autoridad encargada de determinar y expedir los protocolos generales que cada sector debe cumplir.  (https://dapre.presidencia.gov.co/normativa/normativa/DECRETO%20539%20DEL%2013%20DE%20ABRIL%20DE%202020.pdf)

 

“La idea es trabajar con el sector privado y nadie mejor que las empresas que conocen sus propios procesos y qué protocolos deben tener de acuerdo con las líneas de producción que tienen en cada industria, pero es el Ministerio de Salud con base en los lineamientos que ha determinado a partir de los temas de aislamiento entre personas, la distancia que se debe mantener, el uso de tapabocas, máscaras y otros elementos de protección, así como temas de salud que al final del día dará el visto bueno para que puedan entrar en operación cumpliendo estrictamente los protocolos”, explicó la consejera Parra.

 

En el conversatorio, la funcionaria indicó que estos lineamientos, al ser fijados por decreto y resolución del orden nacional, deben ser acatados por alcaldías y gobernaciones con quienes se desarrollan, de forma permanente, ejercicios de pedagogía para su explicación y aplicación con el fin de facilitar el proceso de reactivación económica y la protección de la salud de los trabajadores.

 

Recordó que desde el comienzo del aislamiento social obligatorio se permitió el funcionamiento de varios sectores como los servicios públicos, telecomunicaciones, procesamiento de alimentos, transporte de carga y domicilios los cuales no podían cerrar o detener completamente su operación. Estos debieron adaptar rápidamente su operación a los lineamientos del Ministerio de Salud para que su labor cumpliera con los protocolos de protección para empleados y clientes.  (Aquí encuentra los documentos técnicos de MinSalud: https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/PET/Paginas/Documentos-tecnicos-covid-19.aspx)

 

Así mismo, indicó que los costos relacionados con la puesta en funcionamiento de los protocolos de bioseguridad deben ser asumidos por los empleadores. “Cada una de las empresas en cumplimiento de los protocolos que autorice el Ministerio de Salud debe asumir esos costos, si debe poner buses especiales para transportar a sus trabajadores, dar tapabocas, overoles, estos deben correr por cuenta de las empresas”, dijo la Consejera Presidencial.  Para evitar abusos en los precios de estos elementos, la Superintendencia de Industria y Comercio hace un monitoreo permanente de los precios y cadena de abastecimiento.

 

La directora de AmCham Colombia, María Claudia Lacouture, manifestó que para que el proceso de reactivación sea exitoso “es importante que las empresas sean disciplinadas en la aplicación de los protocolos, se autoregulen, tengan claras sus matrices de riesgo y trabajen de la mano con el Ministerio de Salud para estar atentos a las directrices en materia sanitaria. También debe fortalecerse la cultura de autocuidado, de mantener la rigurosidad en el lavado de manos frecuente, el distanciamiento en el puesto de trabajo, el uso del tapabocas y comprender que cada persona es responsable tanto de sí misma como de quienes lo rodean”.

 

En materia de comercialización, la Consejera Presidencial expresó que se analiza la forma segura de reabrir el comercio pero aún no se tiene una fecha en ese sentido por lo que recomendó el comercio electrónico y el uso de servicios de domicilio, los cuales ya tienen autorización para trabajar, como mecanismos para llegar al consumidor final.

 

Para permitir el reinicio de operaciones, el Gobierno Nacional viene haciendo monitoreo permanente sobre la evolución de la pandemia y la apertura de nuevos sectores dependerá de cómo avanza la curva epidemiológica y para ello se está incrementando la aplicación de pruebas médicas en todo el país.

 

La Consejera Parra sostuvo que con el Ministerio de Hacienda, Salud y el Departamento Nacional de Planeación tiene el listado de sectores que deberían entrar en operación en una fase posterior dependiendo de cómo avance la curva y el riesgo y en esa medida, por ejemplo, es importante incentivar el uso de modalidades alternativas de transporte como la bicicleta para evitar la saturación de los sistemas sobre los cuales hay atención para evitar que se conviertan en propagadores del virus.

 

En cuanto a otros sectores como el farmacéutico, la alta funcionaria sostuvo que si bien todos los esfuerzos de entidades como el Invima están enfocados en la atención de las necesidades de insumos médicos para atender la pandemia, deben avanzar otros procesos de licenciamiento para medicamentos de enfermedades de alto riesgo para evitar que se dé un desabastecimiento en otros frentes.

 

Finalmente, la Consejera Parra sostuvo que a medida que sea necesario, el Gobierno irá expidiendo las normas necesarias que faciliten la reactivación de la economía y la preservación de la salud de los trabajadores y reiteró el llamado a que en la medida de lo posible, las empresas mantengan las labores de trabajo en casa como una de las medidas de protección personal y sin descuidar las demás recomendaciones del Ministerio de Salud.