“Esta crisis se debe ver como una oportunidad de progreso y no como una condena al estancamiento”: Presidente Duque



Durante la Asamblea Anual de Afiliados de AmCham Colombia, el Primer Mandatario aseguró que la actual crisis económica deja lecciones como la necesidad de avanzar en la diversificación y de aprovechar para abastecer, con los productores locales los grandes mercados. Hizo un reconocimiento a la labor de las empresas de AmCham Colombia

Bogotá, 28 de abril de 2020 (AmCham Colombia).- “Estamos transitando por un mar de tempestades nunca antes vistas, pero tenemos claro que el país hay que reactivarlo. La incertidumbre está y lo que debemos hacer con solvencia, entereza y resiliencia, es recuperar esa vida productiva, protegiendo la vida y la salud. Tenemos que ver esto como una oportunidad de progreso y no como una condena al estancamiento”, señaló el presidente Duque durante su intervención en la Asamblea Anual de Afiliados de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, en la que la asociación también celebró sus 65 años de fundación.

El Jefe del Estado hizo énfasis en que el país no puede dejarse llevar por el falso dilema que trata de poner en situaciones opuestas la defensa de la vida y la salud; y el desarrollo humano, social y económico. “Ahí, seremos siempre persistentes en que, sin salud y sin vida no hay desarrollo socioeconómico; pero sin desarrollo social y económico tampoco tendremos una mejora continua en la salud”.

Parte de los retos, según el presidente Duque, es convivir con el virus con inteligencia colectiva para prevenir más muertes y, sobre todo, para proteger la salud, lo que implica grandes cambios de comportamiento, como tener el mayor distanciamiento posible, seguir avanzando en el teletrabajo y proteger la vida de adultos mayores y niños. Y advirtió que, “este no es momento para sacar ganancia individual, sino para ser fraternos”.

El Primer Mandatario también indicó que, la crisis por el covid 19 deja lecciones a muchas empresas norteamericanas, entre estas la necesidad de avanzar en lo que se ha denominado el “decoupling” frente a la dependencia productiva en muchos países de Asia, no para aislarlos ni rechazarlos, sino para diversificar esa producción.

“América Latina tiene que capitalizar también esa transformación, con mejores términos de intercambio y, adicionalmente, con la idea de poder abastecer y nutrir grandes mercados en Norteamérica con la base productiva que tengamos, generando empleo y buscando incidir en el desarrollo con la mano de obra colombiana”, añadió.

El Presidente de la República también expresó su gratitud con Estados Unidos por la relación fraterna, bipartidista e histórica que ha tenido con Colombia, y dijo que, en conversación con el presidente Donald Trump le expresó su solidaridad por tantos estadounidenses que se han visto afectados en esta coyuntura y, a su vez, reconoció sus esfuerzos para ayudar a nuestro país en medio de la crisis.

“Agradezco al gobierno estadounidense la disposición de facilitar implementos como ventiladores y la importación de robots para el procesamiento de pruebas, que ya están en el país, así como su constante compromiso para que podamos enfrentar los riesgos de la crisis humanitaria que se vive en Venezuela”, señaló.

En cuanto a la situación de las compañías colombianas, el Jefe del Estado señaló que, el Gobierno es consciente de las necesidades de liquidez, facilitación de procesos y de no generar asfixia con muchas cargas, y que esas son las líneas en las que se busca avanzar, para lo cual está trabajando con el equipo económico en habilitar esas nuevas posibilidades para proteger el empleo.

“A todas las empresas afiliadas a AmCham Colombia, mi voz de reconocimiento y gratitud. Vamos a trabajar en equipo para que nuestro país siga adelante y que el éxito de Colombia se traduzca en el progreso de quienes generan empleo y de todos los trabajadores”, destacó Duque.

Al respecto, la directora ejecutiva de la Cámara, María Claudia Lacouture, le reiteró al presidente Duque la resiliencia y el compromiso para seguir luchando por el desarrollo económico del país, de las 970 empresas afiliadas a la Cámara, las cuales aportan cerca de 600 mil empleos formales y el 18.6% del PIB de Colombia.