La igualdad de género es un buen negocio: ONU Mujeres




La pandemia del COVID-19 afectó más a mujeres que a hombres. María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, explica el por qué y habla de la necesidad de trabajar en el liderazgo económico femenino y en el impulso a más “Mujeres Stem”.

Bogotá, 15 de abril de 2021 (AmCham Colombia).-  Pese a que la pandemia por el coronavirus afectó de manera general la economía y el desarrollo de todos los países, tuvo una particularidad y fue el impacto negativo que afectó en mayor proporción a mujeres que a hombres. Las razones, de acuerdo con María Noel Vaeza, Directora Regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, están relacionadas con las condiciones laborales del género femenino, en su mayoría vinculadas al sector informal y a la falta de garantías por parte del sistema de protección social.

“Empezamos por algo tan sencillo como el acceso limitado a los recursos que tienen las mujeres en comparación con los hombres, resulta difícil que ellas puedan acceder a créditos, y esto inmediatamente les impide avanzar en sus proyectos personales porque sin capital no pueden desarrollar sus empresas o sus ideas”, afirmó Vaeza durante su intervención en la Cumbre Empresarial de Liderazgo Femenino y Transformación Digital, organizada por AmCham Colombia con apoyo de Google Colombia.

Para abordar el tema, María Noel propone hablar de tres puntos específicos y transversales: el impacto general que tuvo la pandemia del COVID-19 en las mujeres debido a la realidad que viven en América Latina, la necesidad de promover la inclusión financiera femenina y la formación de más Mujeres Stem (acrónimo en inglés de science, technology, engineering y mathematics).

  1. Las mujeres y la pandemia:

El impacto económico por el coronavirus afectó la tasa de participación laboral de las mujeres en un 46% en el 2020, lo que refleja un retroceso de diez años, con un desempleo que llega al 12%, mucho más del doble de los hombres.

Las mujeres perdieron 10 puntos en el acceso a la protección social durante el 2020, esto quiere decir que no han podido acceder a todos los sistemas de protección social que tienen los países para recibir una protección económica durante la crisis.

“Un tema muy importante es el teletrabajo. En la región, solo el 21% de las personas pueden trabajar desde sus casas, y el 40% de las mujeres no tienen acceso a internet ni a plataformas tecnológicas. Estas brechas digitales hacen que el teletrabajo no pueda expandirse. Nuestro llamado desde ONU Mujeres es a la creación de una canasta básica digital porque no es posible no tener acceso a la tecnología tan necesaria en el presente”, puntualiza Vaeza.

  1. Liderazgo económico:

“Si las mujeres que representamos la mitad de la población no alcanzamos nuestro pleno potencial económico, nuestra región no va a poder salir adelante. No es posible que las mujeres ganen 80 céntimos por cada dólar que ganan los hombres. No nos olvidemos que los CEO de las empresas que más cotizan en la bolsa solo un 6% están lideradas por mujeres, y solo un 21% de los cargos directivos en las empresas de la región están ocupados por mujeres”, señala.

Para ello, desde la Organización han promovido una iniciativa que se llama Inversionistas con Enfoque de Género para aumentar ese 7% en capital privado que se invierten en empresas dirigidas por mujeres. Teniendo en cuenta que las empresas que tienen mujeres en los altos mandos, dan 26% más utilidades y valen 40% más en el mercado.

  1. Más Mujeres Stem:

En materia de tecnologías, en un futuro el 75% de los empleos en el mundo estarán enfocados en este sector, una proyección que se vio acelerada al presente a causa de la pandemia, pero ¿dónde están las mujeres? Se estima que solo el 12% están en el aprendizaje automatizado y solo 2% de las StartUp de mujeres reciben financiamiento. Lo que habla del gran desafío existente en la materia.