La tensión política y comercial entre Estados Unidos y China y su impacto sobre las empresas



En diálogo con AmCham Colombia, expertos de Control Risk discutieron sobre los riesgos de las tensiones entre Estados Unidos y China y sus impactos para las empresas y aseguraron que los procesos de re-locación de industrias es algo que se materializará en el mediano-largo plazo


Bogotá, 10 de agosto de 2020 (AmCham Colombia).-
Con el apoyo de la firma Control Risks, en el marco de Agosto Estados Unidos – Colombia, hicimos un análisis sobre el impacto en las empresas por la tensión comercial entre EE.UU. y China que ya completa más de dos años.

La relación entre Estados Unidos y China se ha deteriorado de manera significativa desde comienzos de la administración Trump, sin embargo, esta se ha intensificado desde el 2018 con la confrontación comercial a través de la imposición de aranceles y diferentes tipos de sanciones.  En lo político también se han observado escalamientos recientes con la decisión de EE. UU. de cerrar el consulado en Houston y la respectiva retaliación del gobierno chino de cerrar un consulado en una ciudad del sureste de China. Por otro lado, las tensiones se han ido dirigiendo a las preocupaciones de la violación de privacidad por lo que recientemente Estados Unidos ha decidido banear a Tik Tok. Ahora, en Latinoamérica hemos sido testigos de como China ha aumentado su influencia, gracias a su cercanía política con diferentes gobiernos de la región y los niveles crecientes de ayudas y de inversión.

Así contextualizó Raúl Gallego, Director de Riesgo Político para la Región Andina de Control Risks, durante el segundo conversatorio del evento “Agosto Estados Unidos – Colombia”, organizado por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham, en el cual fue moderador y tuvo la presencia de Jonathan Wood, Director de Riesgo Político para Norteamérica y Nicolás Urrutia, Senior Analyst de Control Risk.

Nearshoring

 

Uno de los principales temas que se han hablado recientemente dentro de los países latinoamericanos ha sido el Reshoring (traer la industria que está en el exterior al país) y el Nearshoring (traerlo a países cercanos) de las industrias Norte Americana. Jonathan Wood, director de riesgo Político para Norteamérica aseguro que las tendencias de nearshoring en la región o reshoring dentro de Estados Unidos, se han venido pensando en los últimos tiempos, sin embargo, esto será un periodo de mediano o largo plazo y depende de que las empresas puedan encontrar la mano de obra e infraestructura adecuada en los países latinoamericanos.

“Algunos sectores cómo el de aparatos médicos y farmacéuticos si se están considerando con urgencia, dado los problemas de seguridad nacional expuestos durante pandemia, el reshoring en Estados Unidos o Nearshoring en la región Latinoamericana”, comentó Wood.

Nicolás Urrutia, analista Senior de Control Risk aseguró que Colombia tiene una serie de factores a su favor en los procesos de nearshoring, que incluyen la ubicación de una buena mano de obra calificada, la cercanía a Estados Unidos, la relación histórica existente y en buenos términos de ambos países y aseguró que todavía hay trabajo que hacer para aprovechar las oportunidades.

“Sin embargo, esto (nearshoring) no es exclusivo de Colombia, si no son tendencias de toda la región. Todavía existen puntos en los cuales mejorar en cuanto al ambiente social y regulatorio para poder aprovechar esas oportunidades post-pandemia, por lo que pienso que esto será un proceso de varios años para las compañías” Nicolás Urrutia, Analista Senior de Control Risk.

Tensiones recientes ¿Qué esperar?

 

Con respecto a las noticias que han circulado en los últimos días sobre el aumento en las tensiones comerciales, Jonathan Wood, Director de riesgo Político para Norteamérica, dijo que “una de las cosas más interesantes en la relación EE. UU. – China es cómo se movió tan rápidamente en los últimos seis meses a tener un acuerdo comercial en fase 1, hecho para desescalar algunas de las tensiones comerciales existentes, a una situación en que un desacoplo en las cadenas de suministro en tecnología, los servicios financieros y dispositivos médicos, entre otros, es cada vez más posible”.

 

Haciendo énfasis en lo que determinara el camino de las tensiones, Wood mencionó que dentro de los siguientes 12 meses habrá cosas que serán muy importantes en determinar dinámica actual, en la que se parece estar eliminado la interdependencia de las dos economías.

“La primera es obviamente el resultado de las elecciones, porque un cambio en la administración, que de hecho es el escenario base, generaría una oportunidad de reestablecer las relaciones, generando abandonar el camino actual. El segundo aspecto es cual de los diferentes puntos que han generado tensión en los últimos años, puede volverse más significante en los próximos 12 meses, en donde uno de los factores principales que aceleraron las tensiones en 2020 fue el COVID-19 y como la administración actual culpó a China de la propagación”, dijo Jonathan Wood.

También aseguro que en los próximos meses se tendrá como foco la relación con Taiwán, las preocupaciones de Estados Unidos de espionaje cibernético por parte de China, la industria de semiconductores y las negociaciones de una fase 2 de un acuerdo comercial, entre otros.

Por su lado, Nicolás Urrutia aseguró que en la región se ha observado un aumento en inversiones provenientes de China en el sector de minería, y el riesgo podría estar proveniente del acceso de los países de la región a esos bienes, sin embargo, la posibilidad de tensiones políticas no parece ser muy complejo. En el sector de infraestructura ocurre lo mismo, ya que la tecnología utilizada es bien conocida.

Sin embargo, aseguró que “si existe cierta preocupación en la construcción del metro de Bogotá, por el hecho de todos los aparatos electrónicos y biométricos utilizados en China. El sector de comunicaciones si es un tema más sensible, en el caso especial de las redes 5G Estados Unidos ha mostrado cierta preocupación, sobre la privacidad y seguridad de las redes”.

Con respecto a las elecciones que se aproximan en Estados Unidos, los expertos aseguraron que caso base para Control Risk, es un cambio de administración de Trump por Biden en las elecciones que se aproximan y que el cambio de administración probablemente beneficiará inmediatamente a los Estados Unidos, en la buena voluntad de cómo reiniciar las relaciones con sus socios de una manera tradicional, en especial en el ámbito comercial.

Sin embargo, Wood Aseguró que “la competencia estratégica entre Estados Unidos y China no se acabará pronto y esto es el consenso en Estados Unidos.” Pero que desde Control Risk esperan que con un cambio de administración cambie el énfasis en la aproximación de llevar esta competencia, hacia una aproximación multilateral y menos hostil.