Los retos del empoderamiento femenino en Colombia




En el marco de la Cumbre de Liderazgo Femenino y Transformación Digital, diversas empresarias coincidieron en que, el país debe definir políticas públicas más inclusivas para aumentar la presencia femenina en la tecnología y todos los campos. 

Bogotá, 14 de abril de 2021 (AmCham Colombia).- Una mayor educación en tecnología y la definición de políticas públicas que sean más inclusivas con las mujeres son parte de los desafíos que tiene hoy Colombia para avanzar hacia el empoderamiento femenino. Así lo concluyeron diversos empresarios durante la Cumbre Empresarial de Liderazgo Femenino y Transformación Digital, organizada por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, con el apoyo de Google Colombia.   

De acuerdo con Ilana Milkes, fundadora de World Tech Makers, uno de los retos es la educación tecnológica, ya que actualmente hay pocas mujeres en el campo de la tecnología. Esto se evidencia en que la mayoría del consumo, por ejemplo de compras de retail, es por parte de mujeres; mientras que un muy pequeño porcentaje de ellas, menos del 10%, está creando tecnología, sin contar que, paradójicamente, la mayoría de las personas egresadas de una formación tradicional, en cuanto a pregrados o maestrías, son mujeres.  

“En paralelo, hay más desempleo en mujeres que en hombres, a pesar de que sabemos que, las competencias, desde que haya dedicación, disciplina y talento, pueden ser las mismas o pueden potenciar los talentos que tenemos todos los seres humanos”, enfatizó Milkes. 

Políticas públicas más inclusivas

Al respecto, Yesenia Valencia, CEO de Smart Films, coincidió en que, dentro de las políticas públicas para incentivar el empoderamiento de la mujer, se deben abrir cuotas de inclusión en aspectos como los puestos de trabajo.  

“Las mujeres estamos muy jóvenes en la tecnología, en la educación porque antes no nos dejaban estudiar, opinar ni votar; de manera que la humanidad, en este momento, tiene una deuda gigante con las mujeres y nos tiene que abrir los espacios. Aunque ya estamos viendo mujeres en la Nasa, por ejemplo, apenas nos estamos empezando a ganar esos espacios, por lo que, necesitamos mucho más talento femenino en este y otros campos”, indicó Valencia. 

La CEO de Smart Films agregó que, la baja participación de las mujeres se debe también a que estas tienen una tara con la tecnología. “En muchas oportunidades las mujeres cedemos cosas, entre esas el derecho a la participación en diversos escenarios, en parte, porque le tenemos miedo a la tecnología. Si nosotros abrimos la posibilidad a una participación equitativa, 50% hombres y 50% mujeres, como política pública, ahí las mujeres van a tener unos espacios gigantes para participar y, así, habrá un ejercicio real de inclusión”.  

Formación femenina proyectada hacia el futuro, clave para cerrar brecha de capital humano  

Para Carolina Durán, secretaria de Desarrollo Económico, hoy es clave que la formación para el trabajo, los modelos de negocios y la inversión no se ejecuten aprendiendo del pasado, como lo hacían nuestros padres, sino mirando hacia el futuro y apostándole con todo y el riesgo que eso implica. 

“Debemos pensar qué se va a requerir, no mañana, sino en seis meses y un año, para hacerlo desde ya. Hoy, se necesita gente que sepa hacer, por ejemplo, temas audiovisuales, sobre todo efectos especiales, puesto que, en contenido, solo en Bogotá, hay un déficit de 6.000 vacantes al año. Si las mujeres nos le medimos a aprender estas nuevas destrezas y habilidades pertinentes para el futuro podremos empezar a cerrar las brechas de capital humano”, resaltó la funcionaria. 

También, es fundamental apostarle a sectores no tradicionales y modelos de negocio disruptivos. “Desde la Secretaría de Desarrollo Económico estamos viendo cómo creamos un clúster de logística automotriz para que sean las mujeres las que estén al mando; pintando los carros, poniendo tornillos, etc, porque ellas son totalmente capaces”, expresó. 

Asimismo, agregó la funcionaria, “en el país tenemos una fortaleza y es que somos muy innovadores en hacer que las cosas que hacemos tradicionalmente sean mejor y los servicios de domicilio son un caso de éxito en Colombia en medio de la pandemia. Empresas como Rappi, Merqueo, entre otras, reinventaron su negocio hacia un modelo que es aplicable y escalable a nivel global”. 

En este sentido, Ricardo Leyva, CEO de Latir, coincidió en que, hay que hacer las apuestas hacia donde está yendo el futuro y, en esa dirección, la tecnología es una gran respuesta. “Aunque plataformas como las de domicilios han sido criticadas, al mismo tiempo, han sido muy utilizadas y no nos damos cuenta de que, detrás de esas dinámicas y detrás de la tecnología, están las economías que nos están sacando delante de crisis tan difíciles como la actual y que, posiblemente, lo que desestimulamos es a las nuevas generaciones a hacer la apuesta alrededor de trabajos y profesiones que tienen que ver con el campo tecnológico”, concluyó Leyva.