Nuevos desafíos ante una nueva configuración del Comercio Exterior



Conversatorio “El futuro de las manufacturas y la perspectiva del TLC con Estados Unidos”, organizado a propósito del octavo aniversario del acuerdo comercial entre los dos países con la participaron la viceministra de Comercio, Laura Valdivieso; la presidenta de ProColombia, Flavia Santoro; el presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, y el presidente de Araújo Ibarra consultores internacionales, Martín Gustavo Ibarra.

Bogotá, 14 de mayo de 2020 (AmCham Colombia).- El panorama comercial del mundo cambió y la única manera de sobrevivir será adaptándose a los nuevos tiempos, que suponen un salto digital, la búsqueda de mercados más cercanos, una mejor evaluación del riesgo, una rigurosa planificación del riesgo y lo de siempre: información, innovación y diversificación.

 

En eso coincidieron los expositores de un conversatorio organizado por la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, con la viceministra de Comercio, Laura Valdivieso, la presidenta de ProColombia, Flavia Santoro, el presidente de Analdex, Javier Díaz, y el presidente de Araújo Ibarra Consultores, Martín Gustavo Ibarra, en el que se plantearon las perspectivas del acuerdo comercial ante los cambios que se han dado por la guerra comercial China-Estados Unidos y el impacto del Covid-19.

 
Nuevos patrones de consumo y demanda

La viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso, indicó que, a raíz de la actual coyuntura, las multinacionales se van a alejar de la búsqueda de eficiencia, que era la premisa fundamental en las cadenas globales de valor, y van a buscar ese carácter resiliente y regional en la producción y la proveeduría de insumos, con lo cual se buscará invertir y ubicarse en posiciones geográficas mucho más próximas al consumidor final.

La funcionaria destacó la estabilidad de las relaciones comerciales con Estados Unidos y añadió que, dentro de la nueva concepción del nearshoring (subcontratación de procesos de negocio en un país cercano), Colombia presenta una posición estratégica para diversificar esa producción y como plataforma exportadora hacia ese país.

“Nuestra competitividad en temas logísticos y tiempos de exportación, particularmente a la costa Este de EE.UU., los avances en propiedad intelectual y regulaciones laborales, así como nuestras reglas de origen e instrumentos como las zonas francas, nos hacen más competitivos que otros socios comerciales, como México, a la hora de pensar en esa relocalización”, aseguró.

Destacó que desde la guerra comercial y a raíz de los aranceles que impusieron a China, se venían identificando varios productos para ser proveedores en EE.UU. y señaló que “Colombia es el segundo país en Latinoamérica, pero muy lejos de México, en aprovechar esa coyuntura de la guerra comercial, y ahí hay una oportunidad enorme para crecer; ya identificamos algunos nichos y estamos viendo casos exitosos como los materiales de construcción, pero no solo hay oportunidad en sustitución de esa proveeduría, sino de los sectores emergentes, los nuevos patrones de consumo y la demanda creciente que hay derivada del covid-19”.

En cuanto a las medidas que esta cartera está adelantando para que Colombia se integre en el comercio internacional a través del e-commerce, la Viceministra dijo que el país debe avanzar en los temas regulatorios que tiene pendientes, como la reversión de pagos, el derecho al retracto, y la regulación de pasarelas de pago y market places, por lo cual se está acelerando el desarrollo del Conpes de comercio electrónico, en conjunto con el Ministerio TIC, de cara a esta nueva coyuntura.

“Estamos sumando esfuerzos con aliados como el MinTIC, la Alta Consejería para Asuntos Digitales, la Cámara de Comercio Electrónico y AmCham Colombia, y buscando recursos para poner a disposición de nuestros empresarios la inserción y el landing en ese canal, dado que, si bien, ya hay experiencias exitosas de muchas compañías nacionales, en Amazon por ejemplo, y se han aumento las ventas; debemos fomentar más la entrada y el aprovechamiento del e-commerce, si pretendemos que este sea el nuevo petróleo y volvernos un gran centro de distribución”, señaló la funcionaria.

Empresarios cuentan con ayuda para llegar al mercado de Estados Unidos

Por su parte, Flavia Santoro, presidenta de ProColombia, señaló que la contingencia sanitaria mundial ha abierto un panorama bastante prometedor para el sector de las manufacturas en Colombia y destacó oportunidades para productos e insumos médicos, tales como, mobiliarios hospitalarios, respiradores, insumos de protección, higiene y limpieza, tapabocas, muebles para estaciones de trabajo, entre otros, que han aumentado su producción y exportación.

“Si bien el mercado colombiano es muy atractivo y se debe reactivar, aquí el mensaje para los empresarios es que tenemos que contar con ustedes para que aprovechen estas oportunidades, a través de la colaboración es como vamos a lograr llenar las vitrinas del mundo con productos de alto valor agregado y para esto, es muy importante fortalecer el mercado interno”, añadió Santoro.

Entre los beneficios encontrados en medio de la situación actual, la presidenta de ProColombia, destacó el aprovechamiento de la tecnología y la virtualidad y la identificación de 164 bienes y servicios de 2.200 empresas de todo el país cruzadas con la demanda internacional para poder abarcarla.

Importar exportadores

El presidente de Araújo Ibarra Consultores Internacionales, Martín Gustavo Ibarra, coincidió en que la situación actual es una extraordinaria oportunidad para que Colombia se libre de la ‘petroadicción’, refiriéndose a las exportaciones de petróleo y carbón, ya que estas representaron el 66,3% de las ventas hacia el mercado más grande del mundo en los últimos diez años.

“Cuando analizamos toda esta geopolítica, vemos que Colombia es un país que tiene todo para triunfar hacia el futuro, tenemos localización; quedamos más cerca de los estados de la costa Este de Estados Unidos que México; tenemos 14 Zonas Francas en el Caribe; 16 puertos; el mejor aeropuerto de América Latina para carga aérea con el flete más barato del mundo para manufacturas, después de Panamá”, señaló Ibarra.

El reto más importante, identificado por el presidente de Araujo Ibarra, es mejorar la propuesta que tiene México y hacia allá debe dirigir la atención Colombia. El país cuenta con todo lo necesario para aprovechar, ahora sí, al máximo el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, en momentos en donde el mundo se cierra, en que las exportaciones de China a EE. UU. caen 90 mil millones de dólares, el comercio internacional se prevé que disminuya entre el 12% y el 32%, este acuerdo se convierte en un activo estratégico.

El gran reto es cambiar el petróleo por las manufacturas, lo que significa una gran oportunidad para los siguientes años del TLC. Y entre los desafíos del país, Ibarra, señaló que se debe importar exportadores; el E-Commerce debe ser el nuevo petróleo de Colombia; generar reglas claras para el origen acumulativo, de tal manera, que toda la región se vea beneficiada; brindar seguridad jurídica; y ser más sencillos y céleres en los procedimientos”.

Mayor aprovechamiento de comercio electrónico y regionalización

Por su parte, Javier Díaz Molina, presidente de Analdex resaltó la importancia de los tratados de libre comercio para aprovechar los vacíos de oferta en la región y mencionó las ventajas de Colombia frente a sus pares y la necesidad de trabajar en temas pendientes para potencializar el sector exportador.

 
“Lo que estamos viendo es un proceso de desglobalización que no empezó con el covid-19, viene desde la guerra comercial, ahora vamos a tener un proceso de regionalización, en donde es clave el acuerdo con Estados Unidos”, mencionó Díaz. Enfatizó en que los acuerdos comerciales son fundamentales porque “ahí tenemos las reglas de juego y son el mecanismo para solucionar posibles controversias”.

 
Al hablar de las ventajas de país, el presidente de Analdex mencionó que “Colombia tiene un mercado interno muy grande, ventaja que tenemos que aprovechar y nos tiene que dar la fuerza para salir a los mercados internacionales”, sin embargo, dijo que es necesario trabajar en temas de facilitación y fortalecer las cadenas logísticas.

 
“Hay unas tareas fundamentales, tenemos que salirnos de la caja, ser innovadores, osados, tenemos los instrumentos, pero le hemos amarrado las alas, es necesario soltarles las alas a esos instrumentos, tenemos que soltar las ataduras y aprovechar las oportunidades” expresó Díaz haciendo énfasis en la necesidad de facilitar el desarrollo del comercio.

 
Por último, llamó la atención sobre la importancia del comercio electrónico y el papel de las entidades en el desarrollo del aprovechamiento de las oportunidades “es necesario ver cómo usar el e-commerce con los TLC, nos corresponde a las entidades dar capacitación a los empresarios, tenemos que aprovecharlo de la mejor manera, tanto para exportar como para importar”.

 
El futuro de las manufacturas

 La directora de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, María Claudia Lacouture, moderadora del conversatorio afirmó que “estamos en un contexto internacional complejo, una coyuntura que nos ha llevado a nuevas circunstancias y necesidades, cambios que no son nuevos. Desde la tensión comercial ya se veía un movimiento importante para la generación de una nueva integración entre los países en el comercio internacional”.

 
Agregó que hoy en día existen nuevas variables que influyen en los empresarios a la hora de decidir dónde comprar o a quién proveer. “Pasamos de inventarios limitados, de una dependencia en China a nuevas condiciones que fortalecer las cadenas regionales de valor, proveeduría cercana con rapidez de entrega y precios competitivos”, puntualizó la directora de AmCham Colombia.