Plan Colombia para lo social




Urge un Plan Colombia Social a gran escala que garantice a todos los que están en pobreza extrema, sobre todo a los jóvenes y mujeres vulnerables, acceso en todo sentido.

Por: Maria Claudia Lacouture, Directora Ejecutiva de AmCham Colombia

Bogotá, junio 29 del 2021 (AmCham Colombia).– Con la llegada del presidente Biden las tensiones entre Estados Unidos y China no se relajaron como suponían los analistas internacionales y como suponíamos los que nos interesamos por el tema. Solo cambiaron de canal. Ahora Washington quitó hierro a los asuntos comerciales y se lo puso a otros. A medida que pasa el tiempo comprobamos cuáles son esos temas de mayor sensibilidad para la nueva administración norteamericana y tenemos que tomar nota de ello.

Eso nos lleva a que Colombia debe hacer una reflexión sobre cuáles son las prioridades para EE.UU. y cómo trabajarlas. El momento que vivimos exige más cooperación que polarización o distanciamientos entre los países, requiere de una política internacional que logre mantener el relacionamiento fluido, dinámico y provechoso, en lo posible volcado a los aspectos pertinentes de la relación binacional y no centrar el foco en los problemas internos y coyunturales.

La relación debe evolucionar hacia el fortalecimiento de un pensamiento que priorice la cooperación en lo social, porque si bien el Plan Colombia de seguridad fortaleció a las fuerzas armadas y derivó en una efectiva lucha contra la insurgencia y el narcotráfico cuando el país sucumbía en medio de las balas, faltó continuar la labor social en las zonas de conflicto y atender a las poblaciones vulnerables.

Se ganó una batalla, pero no la guerra contra el narcotráfico y las bandas criminales, y mientras se avanza en el proceso internacional por una nueva estrategia hay que enfatizar las acciones sociales indispensables, las que puso de relieve la pandemia y los acontecimientos de los últimos meses. Eso quedó palpable en el encuentro que tuvo la semana pasada el embajador de EE.UU. con el presidente Duque, preparatoria del próximo Diálogo de Alto Nivel Colombia-Estados Unidos, principal foro para discutir todos los aspectos de la relación bilateral y que se llevará a cabo este año en Bogotá.

El Diálogo de Alto Nivel facilita la coordinación de temas muy variados, incluidos los de oportunidades económicas, seguridad, educación, democracia, buen gobierno, derechos humanos y salud, entre otros. Ese escenario es propicio para darle el sentido social que requieren las relaciones y que, por la forma como se mencionaron los temas, se podría anticipar que así será.


Urge un Plan Colombia Social a gran escala que garantice a todos los que están en pobreza extrema, sobre todo a los jóvenes y mujeres vulnerables, acceso en todo sentido. Acceso a la educación y la salud, al financiamiento, a la cobertura digital, el emprendimiento y al trabajo, recuperar a los hijos de la pobreza e incorporarlos a la nación pujante que tira del otro lado y que comprendió que necesita aliviar esa carga para poder continuar.

Contamos con los mecanismos para construir ese Plan Colombia Social y con la voluntad de EE.UU. de ampliar y reforzar esos aspectos fundamentales para la solución del problema. Biden y su vicepresidenta son personas con gran sensibilidad social, saben que sin una sociedad sana y educada no hay prosperidad.

Al margen de esa sensibilidad, EE.UU. aspira a un hemisferio próspero y democrático, con un vecindario abierto y comprometido. Es el momento de hacer una propuesta integral social para desarrollar dentro del país y hacerlo extensivo a nuestros principales aliados. Estamos frente a una oportunidad histórica que no podemos dejar pasar.

Publicado en La República, disponible aquí