¿Cómo usan los estadounidenses sus pagos de estímulo?



AmCham Colombia presenta una nueva edición de nuestro Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.  

Bogotá 26 de junio 2020 (AmCham Colombia) -. La oficina de censo de los Estados Unidos publicó datos sobre una nueva encuesta experimental a los hogares estadounidenses, diseñada para explorar cómo se ha impactado la vida de las personas por el COVID-19, en donde el 85,5% de los encuestados aseguraron haber recibido o esperaban que alguien en el hogar recibiera un cheque de estímulo. Además, la mayoría aseguraron que dedicaron o dedicarán estas transferencias otorgadas por el gobierno federal para cubrir gastos del hogar

 

Los últimos resultados muestran que 15,7% usaron las transferencias para pagar deudas y 14,1% planean ahorrarlas. Los adultos que tienen ingresos entre 75.000 y 99.999 dólares son más propensos a ahorrar las transferencias o a usarlas para pagar deudas.

 

Alrededor de un tercio de los adultos reportaron que usarán el dinero para pagar deudas o agregar a los ahorros. Mientras que el 87,6% con ingresos de 25.000 dólares o menos planean usar sus transferencias para cumplir gastos.

 

Entre los que respondieron usar los cheques para cumplir gastos, alrededor del 80% lo usarán para comida y el 77,9% en renta, hipotecas y servicios públicos, incluidos gas, electricidad, cable, internet y teléfono celular. La oficina de censo resaltó la importancia de estas transferencias para cubrir el gasto básico de los hogares tales como vivienda y comida.

 

Pronósticos de crecimiento global más pesimistas

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó las actualizaciones de las perspectivas de la economía mundial en donde observan un decrecimiento de -4,9% en 2020, 1,9 puntos porcentuales menos que el pronóstico publicado en abril. Además, ahora proyectan un crecimiento en 2021 de 5,4% versus la anterior proyección de 5,8%, donde el organismo hizo énfasis en que todavía existe un gran grado de incertidumbre sobre la velocidad de la recuperación dado la ausencia de una solución médica.

 

Para Estados Unidos, el FMI proyecta un crecimiento de -8% (igual que las economías avanzadas) en 2020, -2,1 puntos porcentuales menos que el informe de abril, mientras que en 2021 observan un crecimiento de 4,5% (menos que las economías avanzadas) versus el 4,7% de abril. Con respecto al comercio de bienes y servicios proyectan una caída de 11,9% y 13,4% para el total mundial y para las economías avanzadas, respectivamente.

 

Por último, el FMI advirtió sobre el desbalance existente entre los mercados financieros y la economía, por lo que las bolsas mundiales son vulnerables a presentar desvalorizaciones. Fenómeno que se observa especialmente en Estados Unidos, donde el S&P ha subido más de 35% desde su nivel mas bajo durante la pandemia

 

La caída del comercio mundial podría haber sido mucho peor

 

 

Recientemente la OMC actualizó su perspectiva sobre el comercio global, donde anunció  que el comercio total de mercancías cayó en 3% año a año en el primer trimestre del 2020 (1T20) y que los estimadores iniciales para el 2T20, donde el virus y las medidas para contenerlo afectaron a gran parte de la población, muestran una caída de 18,5% año a año.

 

La OMC señaló que si bien estas disminuciones son históricamente grandes, las rápidas respuestas de los gobiernos ayudaron a moderar la contracción, por lo que ven poco probable que los niveles de comercio alcancen el peor (-32%) de los dos escenarios proyectados en abril, dado que estos implicaban que las caídas más grandes ocurrirían en el primer y segundo trimestre del año. El comercio solo necesitaría crecer 2,5% por trimestre durante el resto del año para cumplir con la proyección optimista (-13%).

 

Con respecto a 2021, la OMC advirtió sobre riesgos importantes, “una segunda oleada de brotes del COVID-19, un crecimiento económico más débil de lo previsto o un recurso generalizado a las restricciones comerciales, podrían hacer que la expansión del comercio fuese menor de lo estimado en proyecciones anteriores”. Esto último se expresa en la línea verde punteada de la gráfica, escenario intermedio en el que el comercio vería un crecimiento cercano al 5% en 2021 en comparación con el 21,3% del escenario optimista de abril, que además, cada vez es más probable dado los brotes recientes (vea este otro articulo sobre la propagación del coronavirus en Estados Unidos). De materializarse, se observarían niveles menores a los previos a la pandemia durante mucho más tiempo.

 

 

Semana cargada de datos económicos muestra resultados mixtos en términos de recuperación económica

 

Las ventas de viviendas existentes (no nuevas) publicada por la asociación nacional de agentes inmobiliarios se ubicaron en 3,91 millones en mayo (menor a los esperado de 4,12 millones), descendiendo 9,7% desde los 4,33 millones observados en abril.Las ventas de viviendas nuevas se ubicaron en 676.000 unidades en mayo de 2020 (por encima de los esperado de 640.000), creciendo así 16,6% con respecto al mes anterior.

 

El PMI manufacturero de Estados Unidos se ubicó en 49,6 para junio de 2020, si bien sigue en terreno negativo (debajo de 50), se ubicó por encima de lo esperado (48) y lleva así 4 meses recuperándose desde sus mínimos de la pandemia.  Los otros índices de PMI también se ubicaron en niveles cercanos a 50 con mejoras de sus datos pasados.

 

Los datos de ordenes de compra de bienes durables para mayo publicado por la oficina de Censo de los Estados Unidos muestran un comportamiento positivo para el sector manufacturero, presentando el dato total un crecimiento de 15,8% en mayo de 2020 con respecto a abril del mismo año. El indicador básico (que no incluye componentes volátiles como aeronaves) presentó un crecimiento de 4%. Ambos indicadores se ubicaron por encima de lo esperado.

 

La oficina de análisis económico (BEA) de Estados Unidos publicó el “tercer” estimador para el PIB del primer trimestre de 2020, resultando en una contracción del 5% en la actividad económica para el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo del año pasado, hay que resaltar que si bien estos resultados son iguales a los del segundo estimador, incluyen una revisión a alza de la inversión fija no residencial que se compensó con revisiones a la baja de la inversión de inventario privado, gastos de consumo personal y exportaciones.

 

El BEA también publicó tres indicadores avanzados de actividad económica para el déficit comercial en bienes e inventarios para el sector mayorista y al por menos.  El indicador avanzado de comercio internacional reveló que el déficit comercial en bienes se ubicó en $USD 74.300 millones en mayo de 2020, creciendo 5,1% con respecto a abril del mismo año. Mientras que los inventarios mayoristas y minoristas crecieron -1,2% y -6,1% en mayo con respecto a abril de 2020, respectivamente.

 

Segundo descenso consecutivo en peticiones de desempleo menor a lo esperado

 

Con respecto al mercado laboral, el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos reveló que las peticiones nuevas de desempleo para la semana terminada el 20 de junio se ubicaron en 1,48 millones, en donde por segunda semana consecutiva las peticiones fueron mayor a lo esperado por de 1,3 millones, mostrando signos de desaceleración en la recuperación. Además, el hecho de que las peticiones nuevas ya suman 14 semanas por encima del millón muestra el grave deterioro que la pandemia ha traído al mercado laboral estadounidense.

 

Por último, el BEA reveló que el ingreso personal cayo $USD 874.200 millones en mayo con respecto a abril de 2020, lo que se traduce en una caída de 4,2% mes a mes. Por otro lado, el gasto en consumo personal creció $USD 911.100 millones (8,2%) en mayo con respecto a abril de 2020. Si bien se esperaba una caída en el ingreso personal, la variación observada (-4,2%) fue menor a lo esperado (-6,0%), lo cual resulta positivo. Sin embargo, el aumento en consumo personal (8,25%) fue menor a lo esperado (9,5%)

 

 

La gran cantidad de datos publicados esta semana tienen resultados mixtos, ya que si bien se observan mejoras desde lo niveles mínimos observados a causa de la pandemia, estas han sido menores de lo que se esperaba, lo cual hace pensar, en línea con la OMC, que la recuperación va a tomar un tiempo.