EE.UU. amplía los aranceles a importaciones de aluminio y acero



Clavos, grapas, cables eléctricos y ciertas piezas terminadas para automóviles y tractores son algunos de los nuevos productos gravados.


Lunes 27 de enero de 2020 (El Espectador)-.
  La administración Trump expandió sus característicos aranceles al acero y al aluminio para cubrir ciertas importaciones de clavos, grapas, cables eléctricos y ciertas piezas terminadas para automóviles y tractores, entre otros productos.

La decisión llega casi dos años después de que la administración aplicara aranceles a las importaciones de acero crudo y aluminio extranjeros que el presidente Donald Trump había señalado como una amenaza a la viabilidad de las industrias nacionales y, por lo tanto, amenazaban la seguridad nacional de Estados Unidos.

Algunas importaciones de productos derivados del aluminio estarían sujetas a un arancel adicional del 10%, mientras que algunos productos derivados del acero recibirían un arancel del 25%, dijo.

Argentina, Australia, Canadá y México quedaron exentos de los aranceles adicionales al aluminio. En cuanto a los aranceles al acero, se permitieron exenciones para Brasil, Argentina, Canadá, Australia, México y Corea del Sur.

Si bien las importaciones de aluminio y acero han disminuido desde que la administración Trump impuso gravámenes, algunos productos derivados “han aumentado significativamente desde la imposición de aranceles y cuotas”, según la declaración del presidenteTrump.

En el documento, Trump dijo que concordaba con el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en que se estaban importando artículos de aluminio y de acero a EE.UU. “en cantidades y bajo circunstancias que amenazan con perjudicar la seguridad nacional de EE.UU.”.

Tras la imposición de los aranceles en 2018, los fabricantes de acero estadounidenses, incluidos Nucor Corp., U.S. Steel Corp. y Steel Dynamics Inc. gozaron de mayores ganancias, lo que les proporcionó un catalizador para reiniciar la capacidad de acero o construir nuevas plantas en el país.

Si bien los precios del acero aumentaron inicialmente, han bajado aproximadamente un 30% desde el anuncio del presidente en marzo de 2018. Las empresas siderúrgicas, así como los productores estadounidenses de aluminio, incluidos Alcoa Corp. y Century Aluminum Co., han visto caer sus acciones debido a la menor demanda, sumada a una caída en la actividad manufacturera y al aumento de la oferta doméstica venidera.

Las preocupaciones de seguridad nacional con respecto al comercio están contempladas en la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial. La decisión 232 original de 2018 cubría la fabricación de metal en bruto y no incluía piezas terminadas, que se transformó en quejas entre algunos fabricantes nacionales de repuestos destinados a maquinaria pesada, automóviles, aviones y otros productos, que temían que los importadores pudieran evitar los aranceles simplemente importando productos de valor agregado.

A principios de semana, en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el mandatario advirtió a los líderes europeos de nuevas sanciones si no estaban dispuestos a alcanzar un acuerdo comercial antes de las elecciones estadounidenses en noviembre.

Trump se apartó del tono más conciliador que había manifestado a comienzos de semana, al destacar una vez más la opción de aplicar aranceles a las importaciones de automóviles y piezas europeas y al afirmar que primero se enfocó en su guerra comercial con China porque una Unión Europea desigual era más difícil de manejar.

Publicado en El Espectador, disponible aquí