EE. UU. revierte política de Trump y restaura protecciones de salud para personas trans




La administración de Joe Biden anunció este lunes que los proveedores de atención médica no pueden discriminar a las personas transgénero, revirtiendo de esta manera una política del expresidente Donald Trump que reducía sus derechos en en el cuidado de la salud.

Bogotá, 11 de mayo de 2021  (El Espectador)-. La administración de Joe Biden anunció este lunes que los proveedores de atención médica no pueden discriminar a las personas transgénero. En un comunicado, el secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), Xavier Becerra, aseguró que la posición del actual Gobierno es que todas las personas, incluyendo las de la comunidad LGTBQ, “deberían poder acceder a la atención médica, sin discriminación o interferencia”. La medida revierte una política del expresidente Donald Trump que reducía los derechos de las personas trans en el cuidado de la salud.

“El miedo a la discriminación (en el sector sanitario) puede llevar a estas personas a renunciar a la atención médica, lo que puede tener graves consecuencias negativas para la salud”, señaló Becerra. La medida adoptada por la administración de Trump establecía que las disposiciones contra la discriminación de la Ley de Atención Médica Asequible de 2010 no se aplicaban a las personas transgénero.

De hecho, el Gobierno de Trump había definido “sexo” como el género asignado al nacer, excluyendo así a las personas transgénero del paraguas de protección de salud. La acción del exmandatario significó entonces que fiscales generales de 23 estados demandaran a su Gobierno para frenar esa norma.

Según el HHS, diferentes investigaciones han demostrado que por lo menos una cuarta parte de los pacientes LGBTQ que enfrentaron discriminación durante la era de Trump “pospusieron o evitaron recibir la atención médica necesaria por temor a una mayor discriminación”. En este sentido, la subsecretaria del departamento, Rachel Levine, insistió en que su misión es “mejorar la salud y el bienestar de todos los estadounidenses, sin importar su identidad de género u orientación sexual”.

“Todas las personas necesitan acceso a servicios de atención médica para reparar un hueso roto, proteger la salud de su corazón y detectar el riesgo de cáncer”, aclaró. Este cambio hace parte de los esfuerzos de Biden para reorientar la postura del Gobierno federal sobre el cuidado de salud y el medio ambiente, entre otras áreas, lejos de las medidas conservadoras de la era de Trump.

Incluso, en su primer discurso en una sesión conjunta del Congreso en mayo, Biden prometió su apoyo a la Ley de Igualdad, que modifica la Ley de Derechos Civiles para incluir la protección por orientación sexual y la identidad de género, junto a la raza, la religión, el sexo y el origen nacional.

En los primeros días de abril, el Pentágono eliminó las políticas de la era Trump que prohibían a las personas transgénero servir en el ejército. El Departamento de Defensa de Estados Unidos informó que la nueva medida no solo les permitirá alistarse para el ejército, también ampliará el acceso a atención médica y ayudará a los miembros del servicio que buscan tratamiento para la transición de género. A esto se suma que una persona que trabaja en el ejército no puede ser despedida por algún motivo relacionado con su identidad de género. Las políticas entraron en vigencia el 30 de abril.

“El personal militar alcanza la máxima eficacia cuando tiene acceso a toda la atención médicamente necesaria y estamos entusiasmados de que esta política amplíe ese acceso a los miembros del servicio transgénero. Además, la apertura del reclutamiento para personas transgénero garantiza un grupo de personas extremadamente talentosas y motivadas que este país necesita”, dijo el teniente coronel de la Fuerza Aérea Bree Fram, vicepresidente de SPART * A, una organización de defensa militar, a NPR.

Publicado en El Espectador, disponible aquí