AmCham Colombia, Cámara de Comercio Colombo Americana

Florida: un campo de batalla que ningún candidato quiere perder



Donald Trump volvió a las Farc, el narcoterrorismo y el chavismo en el blanco de sus ataques de campaña para no perder el voto latino en Florida, un estado clave para quedarse en la Casa Blanca.

Bogotá, 13 de octubre de 2020 (El Espectador)-. ¿Sin el voto latino no hay Casa Blanca? Las elecciones presidenciales de 2020 podrían convertirse en los primeros comicios en los que los latinos representarán el grupo minoritario racial y étnico más grande de Estados Unidos. Se proyecta un récord de 32 millones de personas de esta comunidad que podrían ser habilitadas para ir a las urnas, y que representarán un 13,3 % del total de votantes elegibles, de acuerdo con el Pew Research Center. De ahí que la pregunta sobre la importancia de su voto no es cualquiera. De hecho, en las elecciones de 2012, Barack Obama se llevó el 71 % del electorado latino, lo que fue determinante a la hora de llegar a la Casa Blanca.

Florida es sin duda uno de los estados claves para ganar la Presidencia de EE. UU., no solo por los 3 millones de latinos elegibles para votar ahí, sino porque el estado es bien conocido como estado bisagra, donde no hay una ventaja clara para ningún candidato. En 2000, Florida le dio el triunfo a George W. Bush, y en 2016 la victoria en ese estado despejó la victoria para Donald Trump.

El voto latino

La precariedad en los empleos, los bajos salarios, la calidad en la educación, la violencia e incluso las decisiones de los gobiernos de turno en algunos países latinoamericanos son factores que impulsan la migración a Estados Unidos, fenómeno que no se detiene con los años. La población hispana en el país alcanzó los 60,6 millones en 2019, frente a los 50,7 millones en 2010. Incluso en 2019 constituían el 18 % de la población de Estados Unidos frente al 16 % en 2010 y solo el 5 % en 1970, según el Pew Research Center.

Los mexicanos representaron un poco más del 60 % de la población hispana total del país en 2018, con 37 millones de personas en Estados Unidos. Siguen los puertorriqueños con 5,8 millones y luego otros seis grupos hispanos con un poco más de un millón de personas en el país: cubanos, salvadoreños, dominicanos, guatemaltecos, colombianos y hondureños. De ahí que el voto latino empezó a marcar la diferencia en algunas regiones del país: cinco estados albergaron a dos tercios de todos los votantes latinos elegibles en 2018. Solo California (7,9 millones) tiene aproximadamente una cuarta parte del electorado latino. Le siguen Texas (5,6 millones), Florida (3,1 millones), Nueva York (2,0 millones) y Arizona (1,2 millones), según el mismo centro de investigación.

“Hay 1,2 millones de colombianos en Estados Unidos, según el censo. El 33 % vive en Florida, es decir, estamos hablando de cerca de 400 mil personas. Ahora, a esto hay que agregar que, en el mejor de los casos, el 50 % se ha inscrito para votar. Sin embargo, históricamente los hispanos en EE. UU. votan en una tasa muy baja, entre el 46 y 49 %, por lo que, en sí, los colombianos no tienen mayor incidencia”, explicó Eduardo Gamarra, experto en política suramericana de la Universidad Internacional de Florida.

Argumento similar al de Néstor Orduz, exsubdirector de Migración Colombia y experto en temas migratorios, quien agregó que las prácticas electorales de los latinos son un espejo de lo que ocurre en Latinoamérica, pues solo el 54 % de ellos salieron a votar en las elecciones estadounidenses de 2016. “Muchas de las prácticas sociales, políticas y económicas en los países de origen también migran hacia el destino, que en este caso es Estados Unidos. Estamos hablando del desarraigo hacia los gobiernos y la confianza en las políticas públicas y en los políticos; ahí es donde está el reflejo”, dijo Orduz.

“Esto no significa que los colombianos sean más importantes que los venezolanos, por ejemplo. Cuando hay una elección que se va a definir entre el 1 y 2 %, puede que 10 mil votos cuenten. En el año 2000, George W. Bush ganó la elección de Florida por 537 votos”, agregó Gamarra.

¿Cuál es la tendencia del electorado colombiano?

“En Florida, la influencia del uribismo es muy grande, una buena parte de la diáspora colombiana llegó a Estados Unidos luego de la guerra contra las drogas, por lo que se percibe una población relativamente conservadora”, dijo Eduardo Gamarra, argumento que coincide con el de Néstor Orduz: “Muchos de los colombianos que se fueron migraron en la década de los 80 y posiblemente al final de 2002, después de la crisis económica. Algunos de ellos fueron afectados por el conflicto armado, por lo que tienen una percepción de que Estados Unidos es un país aliado que puede apoyar en la lucha contra las drogas”.

Una influencia que llegó a tal punto, que el condado de Miami-Dade, donde está la mayor colonia de colombianos en Florida, oficializó un proyecto para nombrar una de sus calles como Álvaro Uribe Way, en honor al expresidente.

Y es que la importancia de la lucha contra las drogas configuró un mensaje con el que Trump está tratando de recortar los márgenes demócratas en el sur de Florida. A menos de 20 días de los comicios, la campaña del mandatario publicó un video donde señala a Joe Biden como el “candidato del castrochavismo”. También aparecen imágenes de los cubanos Raúl y Fidel Castro, y del senador Gustavo Petro. “Biden traicionó a los nicaragüenses, les dio millones a los Castro, les dio la espalda a los venezolanos, y la mano a Maduro. Con Trump derrotaremos a los castrochavistas”, dice el video. Y no solo es un mensaje para los colombianos, Trump utilizó el mismo discurso en el primer debate presidencial. “Tu partido quiere volverse socialista y te van a dominar, Joe. Lo sabes”, dijo el mandatario.

Discurso que comparte una parte del electorado: “No queremos que se meta el socialismo a Estados Unidos, y Biden está con los socialistas, con Venezuela. En cuanto a la crisis sanitaria, el presidente logró sostener la economía en plena pandemia y con él vamos a salir de esto. Hay otro factor importante, y es la medicina, creo que Trump nos va a apoyar para tener mejor cobertura”, dijo Fernando Salcedo*, colombiano en Fort Lauderdale.

No por esto los demócratas pierden parte del electorado latino, incluso Gamarra agregó que también hay una identificación mayoritaria con el partido de Joe Biden. Y las encuestas no dicen lo contrario. Las cifras del portal FiveThirtyEight -a corte del 8 de octubre- muestran que Biden está por encima de Trump en al menos cuatro puntos porcentuales en Florida. De hecho, una encuesta de la Universidad de Quinnipiac dice que la diferencia entre el candidato demócrata y el mandatario es de 11 puntos, siendo Biden el que lideró la encuesta con un 51 %, dejando a Trump con un 40 %.

Aun así todo está por verse, pues las últimas elecciones fueron particularmente duras para los demócratas. Y es que sus candidatos a la Gobernación y al Senado perdieron por menos de un punto porcentual después de resultar con grandes ventajas en las encuestas. Ahí la costumbre de Florida de resultar con victorias ajustadas, y por lo que las campañas no escatiman esfuerzos en ganar el voto latino, incluso el colombiano.

“Genera miedo pensar que Trump se pueda quedar, la gente cree que lo mejor es tener un mandatario que mantenga la economía estabilizada. Yo pienso todo lo contrario, estos últimos años con Trump en la presidencia fueron muy dolorosos para nosotros como latinos, para nosotras como mujeres y para la comunidad LGBTI”, dijo Lina Alvarado, colombiana radicada en Miami desde hace 16 años.

*El nombre fue cambiado por petición de la fuente

Publicado en El Espectador, disponible aquí