Gran sorpresa en el informe de empleo de octubre muestra que la recuperación en el mercado laboral está aumentando




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.

Bogotá, 6 de noviembre de 2020 (AmCham Colombia). –Según la oficina de estadísticas laborales del departamento de trabajo de los Estados Unidos, las nóminas no agrícolas aumentaron 638 mil en octubre, más de lo esperado de 580 mil, sin embargo, fue el cuarto mes con ganancias secuencialmente menores. El sector privado agregó 906 mil puestos de trabajo con mejoras notables en ocio y hospitalidad (271 mil), servicios profesionales (208 mil) comercio/transporte (172 mil), construcción (84 mil) y manufacturas (38 mil), pero frenado por el empleo del gobierno (-268 mil) como consecuencia de la finalización de contratos del censo.

La tasa de desempleo de octubre cayó a 6,9% (vs. lo esperado de 7,6%) desde el 7,9% observado en septiembre. Lo anterior como resultado de un aumento de 2,2 millones en el empleo de los hogares y una disminución de 1,5 millones de desempleados. Si bien las medidas de desempleo cayeron con respecto al mes anterior y lo han hecho ya durante 6 meses consecutivos, preocupa el aumento de 1,2 millones de personas en desempleo de larga duración y el hecho de que existen 10,1 millones de personas menos trabajando que en febrero.

Si bien, los resultados generales son buenos en el sentido que reafirman el fuerte impulso de la economía de cara al último trimestre del año, la contención de la pandemia amenaza la posibilidad de que la recuperación sea mayor. Durante la semana de las elecciones se conoció que los casos diarios de COVID-19 superaron los 100 mil durante varios días, aumentando la probabilidad de que en Estados Unidos se generen medidas de cierres y restricciones como las observadas en Europa. En caso de que lo anterior ocurriera las ganancias de empleo en ocio y hospitalidad, así como las de comercio minorista se revertirían rápidamente.

A lo anterior se le suma la ansiedad de los hogares sobre las perspectivas de empleo, según encuesta realizada por la Oficina de Censo de los Estados Unidos, entre el 14 y 26 de octubre, 24,1% de los adultos estadounidenses esperan que alguien en su hogar experimente una pérdida de ingresos por empleo en las próximas 4 semanas. También, empresas mas cautelosas a medida que los consumidores se preocupan más por el virus. Dicho lo anterior, existe la posibilidad, de observar cifras de empleo más débiles en los próximos meses por lo que se sigue confirmando la necesidad de más estímulos para mantener el ritmo en la recuperación de la economía.

La fabricación manufacturera se dispara, pero con fuertes amenazas en el ritmo de recuperación a futuro

El informe de octubre del PMI Manufacturero de ISM muestra una gran fortaleza de la industria manufacturera en Estados Unidos, subrayando en el sólido desempeño del sector para el comienzo del cuarto trimestre del año. Sin embargo, al igual que como mencionamos anteriormente para el mercado laboral, el aumento de casos de COVID-19 y la desaparición del estimulo fiscal hacen improbable que se mantenga el ritmo de recuperación.

Según ISM, el PMI Manufacturero, indicador de actividad económica que con valores por encima de 50 significan que el sector se encuentra en expansión, se ubicó en 59,3, ubicándose muy por encima de lo esperado por el consenso de 56 y del valor de septiembre de 55,4. Así las cosas, en octubre se observó el mejor resultado desde septiembre de 2018.

El fortalecimiento se explicó por la robusta demanda de los consumidores y los bajos niveles de inventario que impulsaron el componente de nuevos pedidos. Asimismo, el componente de empleo subió a su nivel más alto desde junio de 2019.

Sin embargo, al tratarse de una encuesta en donde se mide la proporción de empresas en expansión o contracción, no es posible conocer la magnitud de las ganancias en la actividad experimentadas por las empresas, es por esto por lo que la producción industrial real, medida por la FED, se encuentra por debajo de lo sugerido por el PMI.

El creciente número de casos siguen apuntando los mayores riesgos sobre las perspectivas económicas, por otro lado, el apoyo fiscal que ha impulsado la recuperación en el gasto de los hogares ha desaparecido y no se espera que vuelva hasta enero con el nuevo presidente. La suma de lo anterior podría contribuir a una mayor reducción en la inversión empresarial a pesar de las condiciones de bajos inventarios. Dicho esto, se podría esperar que el sector siga creciendo, pero a un menor ritmo.