Jefa de Fed de Boston aspira a una “desaceleración modesta”




La nueva presidenta del Banco de la Reserva Federal de Boston resaltó el lunes la necesidad de una mayor tasa de desempleo para reducir la inflación desde niveles inusualmente altos, pero también sugirió que cualquier recesión económica probablemente será modesta.

Bogotá, 27 de septiembre de 2022 (Los Angeles Times)-. En su primer discurso como presidenta de la Fed de Boston, Susan Collins, dijo que la economía es lo suficientemente resistente para soportar las tasas de interés más altas necesarias para combatir la inflación, que está cerca de su nivel más alto en cuatro décadas. Sus comentarios se asemejan a los que hizo el domingo Raphael Bostic, presidente de la Reserva Federal de Atlanta. El presidente de la Fed, Jerome Powell, también indicó que luchar contra la inflación causará “dolor” a los hogares y las empresas.

“Lograr la estabilidad de precios requerirá un crecimiento del empleo más lento y una tasa de desempleo un tanto mayor”, dijo Collins en un discurso ante la Cámara de Comercio del Área Metropolitana de Boston.

Collins reconoció que la pérdida de empleos es dolorosa y subrayó que “existe aprensión sobre la posibilidad de una recesión considerable”. Sin embargo, sostuvo que “la meta de una desaceleración más modesta, aunque desafiante, es alcanzable”.

Sus declaraciones se sumaron a un debate en curso sobre qué tanto afectarán a la economía los continuos aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal, los más rápidos en más de 40 años. Al elevar su tasa de referencia, la Fed encarece una amplia variedad de préstamos de consumo y comerciales, incluyendo las hipotecas, los préstamos para automóviles y las tarjetas de crédito.

Los funcionarios de la Fed esperan que esas alzas logren un “aterrizaje suave” al desacelerar el gasto de los consumidores y los negocios lo suficiente como para reducir la inflación, pero no tanto como para causar una recesión.

No obstante, son muchos los economistas que dudan que se logre ese resultado. La Reserva Federal elevó su tasa clave a un rango de 3% a 3,25%, la más alta en 14 años, pero el crecimiento del empleo sigue siendo sólido y los consumidores siguen gastando a un ritmo decente. Eso sugiere que la Fed podría verse en la necesidad de subir las tasas más de lo esperado a fin de desacelerar la demanda de los consumidores y la inflación.

Publicado en Los Angeles Times, disponible aquí