La competencia de Estados Unidos está obligando a Europa a ser más ecológica




Tras la aprobación de la ley climática de EE.UU., la UE está considerando una respuesta que mejora la hoja de ruta del Green Deal.

Bogotá 14 de marzo 2023 (La República) –Cuando el presidente de EE.UU., Joe Biden, recibió a su homólogo francés en Washington el 1 de diciembre, poco después de finalizar una bonanza de exenciones fiscales ecológicas de US$369.000 millones, hubo una ruptura en la cooperación diplomática habitual sobre el calentamiento global.

Justo un día antes, y frente a los legisladores estadounidenses, el presidente francés, Emmanuel Macron, criticó las características proteccionistas de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, sigla en inglés) que serían “súper agresivas” con las empresas europeas.

Algunas de esas empresas europeas, primero en privado y luego en público, han comenzado a hacer ruido sobre la ola de dinero estadounidense. El lunes, en un claro ejemplo del atractivo de IRA, Volkswagen escogió un sitio en Canadá para su primera planta de baterías fuera de Europa.

El mayor fabricante de rodamientos de bolas del mundo, SKF AB de Suecia, también ha decidido instalar sus nuevas fábricas en América del Norte. El gigante químico alemán BASF y la siderúrgica ArcelorMittal amenazaron con reducir su presencia en Europa, donde están lidiando con los crecientes precios de la energía, a favor de EE.UU., recientemente rico en incentivos. El fabricante sueco de baterías Northvolt colocó un total estimado de US$8.000 millones en los créditos fiscales que vendrían al final de la década al trasladar la producción a territorio de IRA.

Ocho meses después de la aprobación de la ley climática de EE.UU., la Unión Europea está considerando una respuesta política que mejora marginalmente la hoja de ruta del Green Deal -que dura tres años- para abordar el cambio climático durante una década.

Las medidas que la Comisión Europea propondrá a finales de esta semana no sugieren una carrera armamentista de Washington contra Bruselas por el futuro verde. Las nuevas políticas en la Ley de Industria Net-Zero acelerarían los permisos y establecerían objetivos de producción para tecnologías que incluyen paneles solares, turbinas eólicas, bombas de calor, baterías y electrolizadores, según un borrador del documento revisado por Bloomberg.

Con estas medidas quieren contrarrestar un cambio repentino de la economía más grande del mundo para incentivar mucho más la energía limpia y la tecnología climática. Nadie ha tocado el botón de pánico, incluso cuando las empresas cambian de postura en respuesta a los incentivos competitivos.

Rivalidad climática

A diferencia de las políticas de la UE, que se han centrado en los subsidios para impulsar la adopción de productos y tecnologías ecológicos, IRA tiene como objetivo atraer a los fabricantes que pueden generar puestos de trabajo en EE.UU. Esto ha funcionado con Roeland Baan, Director General del fabricante de hidrógeno verde Topsoe A/S, con sede en Dinamarca. Su empresa está considerando la posibilidad de abrir una segunda planta en Estados Unidos.

“Mira la cantidad de dinero. La UE, con todos sus esquemas juntos, no es tan diferente en escala”, dijo. “Pero es más accesible en Estados Unidos. Hay mucha más claridad y certeza sobre lo que obtienes y cómo”.

Baan ve una demanda creciente de hidrógeno verde en ambos lados del Atlántico, pero los incentivos en EE.UU. son más simples y abren vías adicionales para el crecimiento. Esta puede ser la conclusión a la que también llegan otras empresas: no es hora de cerrar la producción en Europa, sino de aumentar las inversiones en América del Norte.

Los programas verdes de la UE sumarán un gasto de US$1 billón en esta década, según las proyecciones de los investigadores de BloombergNEF. Desde cierto punto de vista, EE.UU. se está poniendo al día con su medida de gasto verde de US$ 369 mil millones, y debido a que algunos de los incentivos fiscales estadounidenses no tienen límite, el total final podría ser mucho mayor.

Para las empresas europeas, obtener acceso a la financiación existente se ha vuelto cada vez más engorroso a medida que se lanzan nuevos programas de financiación con diferentes requisitos y objetivos climáticos, lo que a menudo obliga a las empresas a contratar personal adicional solo para pasar por la tediosa administración y el papeleo.

Ahí es donde radica el atractivo de IRA: utilizar el incentivo simple y bien entendido de las exenciones fiscales para impulsar las ventas de automóviles eléctricos, el despliegue de cargadores de vehículos, la fabricación nacional de bombas de calor y la producción de combustibles futuristas como el hidrógeno verde.

“Prefiero tener una competencia positiva con EEUU sobre el clima, que quejarme de que los estadounidenses no están haciendo nada”, dijo Pascal Canfin, un legislador francés que encabeza el comité de medio ambiente del Parlamento Europeo y hombre de confianza de Macron en Bruselas. Él ve que la adopción de larga data de la UE de la fijación de precios del carbono y reglas más estrictas sobre inversiones verdes, junto con incentivos financieros establecidos para tecnologías limpias, le dan al bloque una ventaja en el impulso compartido para frenar los gases de efecto invernadero.

En todo caso, dijo Canfin, IRA ha empujado a la UE a mejorar su marco de políticas. “Y como en cualquier carrera”, agregó, “ahora depende de nosotros, los europeos, estar del lado ganador”.

El verdadero riesgo para la producción industrial europea -y lo que realmente irritó a los funcionarios de la UE- son los requisitos de contenido nacional de IRA. Una de sus disposiciones concedería créditos fiscales a los vehículos fabricados y ensamblados al menos en parte en Norteamérica, un golpe directo a los fabricantes europeos de automóviles que podría transformar las normas del comercio mundial. Volkswagen ya ha reaccionado acelerando sus inversiones en EEUU, con un gasto de US$ 2 mil millones en una planta de vehículos eléctricos en Carolina del Sur.

Publicado en La República, disponible aquí