La Reserva Federal mantiene la tasa de interés a pesar de las recientes presiones inflacionarias




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país. 

Bogotá, 29 de junio de 2021 (AmCham Colombia). – La reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) presentó sus nuevas proyecciones económicas hasta 2023 en materia de crecimiento económico, desempleo, inflación y tasa de interés. Aunque la política monetaria no ha cambiado, existe incertidumbre sobre el desarrollo de la recuperación económica.

Entre las principales decisiones de política se determinó mantener el rango objetivo del tipo de interés de los fondos federales entre el 0% y 0.25% con la finalidad de seguir estimulando la economía y el empleo a niveles previos a la pandemia del covid-19. Sin embargo, los ‘dot plots’, que representan la previsión de la tasa de interés por parte de cada uno de los miembros del comité, dieron una sorpresa con respecto a las previas proyecciones económicas.

En el informe actual se determina que 13 de los 18 miembros prevén una probable necesidad de subir los tipos de interés para finales de 2023, mientras que 7 de ellos ven la necesidad de hacerlo el próximo año. Lo anterior supone un cambio notable con respecto a la última actualización de las proyecciones en marzo, cuando 11 de los 18 miembros esperaban que no hubiese la necesidad de subir los tipos de interés antes de 2024, y sólo 4 consideraron un ajuste para el siguiente año.

Inflación, tema de incertidumbre y transición

En materia de inflación hubo cambios considerables en el pronóstico para 2021, el cual pasó de 2.4% a 3.4%, así como el aumento en 0.1 puntos porcentuales para las proyecciones de 2022 y 2023, ubicándose en 2.1% y 2.2%, respectivamente. Aunque la estimación para 2021 se encuentra encima del objetivo del 2.0%, la Reserva Federal considera que se trata de un efecto transitorio en torno a la recuperación económica, cuya trayectoria depende en parte a la evolución de la pandemia y el ritmo de vacunación que, si bien es favorable, los riesgos se mantienen vigentes.

Las cifras de inflación proporcionadas por la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos muestran que el índice de precios al consumidor para el sector urbano (IPC-U) aumentó un 0,6% en mayo sobre una base desestacionalizada después de haber subido un 0,8% en abril. En los últimos 12 meses, el índice de todos los artículos aumentó un 5,0% antes del ajuste estacional, siendo el mayor incremento en 12 meses desde el 5,4% de aumento en agosto de 2008.

La tendencia ha sido al alza todos los meses desde enero, cuando la variación anual de la tasa de inflación fue de 1,4%. Además, el índice de todos los artículos, excepto alimentos y energía, aumentó un 3,8% en el último año, el mayor incremento en 12 meses desde el periodo que finalizó en junio de 1992.

Ante la relevancia del comportamiento de los precios en la economía, el mercado financiero percibe incertidumbre sobre la persistencia de dichas presiones inflacionarias; La Reserva Federal sostiene que responden a un fenómeno temporal y, por tanto, no requieren un aumento inmediato en las tasas de interés en el corto plazo.

Crecimiento económico en terreno favorable: +6.4% en I trim. 2021.

El panorama de reactivación económica brinda un panorama positivo para el crecimiento económico, se estima un incremento del PIB real de 7.0% en 2021 frente a la anterior proyección realizada en marzo que fue de 6.5%, para 2022 se mantiene la estimación en 2.2% y en 2023 se aumenta en 0.2 puntos básicos, llegando a 2.4%. Por consiguiente, se espera un panorama favorable en materia de crecimiento, no solo para el presente año, sino también para los próximos dado el ritmo de vacunación y apertura económica.

La presencia de una demanda más fuerte y recuperada ha favorecido a la economía tras el impacto negativo de la pandemia, donde la economía estadounidense creció a una tasa de 6.4% en el primer trimestre del año.

Desempleo estable ante preocupación de empresarios

Las cifras de desempleo permanecen estables de acuerdo con la predicción previa que fue de 4.5% para 2021, así como una reducción de 0.1 puntos porcentuales para la estimación de 2022, que pasó de 3.9% en marzo a 3.8%, mientras que para 2023 se mantuvo en 3.5%. No obstante, las empresas han reportado la falta de oferta de trabajadores calificados.

La escasez de trabajadores se atribuye principalmente al cuidado de los niños ante la educación virtual; preocupación de regresar a la presencialidad en vista de que la pandemia no ha finalizado; la jubilación temprana de trabajadores ante las positivas perspectivas financieras para pensionarse; y, finalmente, sobre los posibles incentivos adversos de los seguros de desempleo, lo que supone la presencia de desempleo estructural, escenario en el que los trabajadores responden únicamente a sus preferencias.

Se espera que en el próximo reporte de proyecciones económicas que se realizará entre el 21 y 22 de septiembre, la Reserva Federal brinde mayores estimaciones sobre el comportamiento del desempleo y la inflación, así como una posible subida en los tipos de interés a finales del próximo año o comienzos de 2023, tal y como lo prevén los mercados financieros.