La Reserva Federal prevé un crecimiento de 4% para la economía estadounidense en 2022




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país. 

Bogotá, 21 de diciembre de 2021 (AmCham Colombia). – La Reserva Federal presentó sus proyecciones económicas para el final de 2021 y los próximos tres años, indicando una reducción en la mediana del crecimiento del PIB real este año al pasar de la estimación de 5,9% en septiembre a 5,5%. Además, se pronostica un alza en el crecimiento de 4% para 2022, ubicándose 0,2 puntos porcentuales por encima con respecto al informe anterior, aunque se proyecta un menor ritmo en 2023 al consignarse una tasa de 2,2%, 0,3 puntos porcentuales por debajo de la lectura previa, pese a mantenerse un consenso de 2% hacia 2024.

En materia de inflación se reflejan incrementos para todos los períodos, señalando un cierre de 5,3% en el nivel general de precios para 2021, mientras que, en 2022 y 2023 las proyecciones subieron a 2,6%, 2,3%, respectivamente, en comparación con el avance de 2,1% hacia 2024. En cuanto a la recuperación del mercado laboral, hubo un descenso en la previsión de desempleo para 2021 y 2022 hasta 4,3% y 3,5%, cada uno, paralelamente a una estabilización de 3,5% con vistas a 2023 y 2024.

El ‘dot plot’, que describe las perspectivas de los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed sobre la tasa de interés, puso en evidencia un mayor número de funcionarios dispuestos a elevar los tipos de interés el próximo año, un elemento que va de la mano con la escalada de la inflación en noviembre al mayor registro en 39 años. Actualmente, todos los integrantes del comité están dispuestos a elevar la tasa de interés a un rango entre 0,75% y 1% para 2022, en contraste con 9 de los 18 los integrantes que expresaron su intención de realizar un alza menor a 0,75% en el reporte de septiembre.

Si bien no hubo cambios en la tasa de referencia, los responsables de la política monetaria tomaron una posición más robusta frente al recrudecimiento del costo de vista al considerar la aceleración del ‘tapering’ o reducción en las compras de activos a US$ 30.000 millones al mes con culminación en marzo de 2022. Por lo tanto, el retiro del estímulo puede interpretarse como el primer paso hacia las primeras subidas de tipos de interés luego de la pandemia del Covid-19, esto en el contexto inflacionario de los últimos meses.

Ventas minoristas se suavizan y avanzan a un ritmo de 0,3%

El Census Bureau entregó su informe preliminar sobre las ventas minoristas y servicios de alimentación en noviembre, notificando un valor de US$ 639.800 con una variación mensual de 0,3%, lo que denota una desaceleración con referencia al dato revisado de 1,8% para octubre. Mientras tanto, para el período comprendido entre septiembre y noviembre, se registra una intensificación de 16,2% relativo al mismo intervalo de tiempo en 2020.

El crecimiento de las ventas al por menor en respondió en gran medida a las estaciones de gasolina (+1,7%); tiendas de alimentos y bebidas (+1,3%); artículos deportivos, pasatiempos, instrumentos musicales y libros (1,3%); y servicios de alimentación y bares (+1%). Lo anterior contrasta con las caídas en los establecimientos de salud y cuidado personal (-0,6%); tiendas de artículos generales (-1,2%); y electrónica y electrodomésticos (-4,6%). Asimismo, el sector retail se ha extendido un 18,2% durante los últimos doce meses, manifestando una recuperación ante la crisis de salud pública a principios del año pasado.

La incertidumbre y desconfianza de los consumidores tras el repunte inflacionario es un elemento que ha tomado relevancia en las perspectivas de los estadounidenses de acuerdo con las entregas previas del índice de confianza de la Universidad de Michigan. En este sentido, se advierte acerca de la incidencia que tendría este fenómeno en una moderación en las decisiones de compra, sin embargo, el resultado también podría reflejar el adelanto de las ventas navideñas, en vista de la extensión en los tiempos de entrega y disrupciones en la cadena de suministro.

En lo que refiere a la demanda se contempla su robustecimiento en diciembre, aun cuando persiste el riesgo de la identificación de la variante Ómicron en torno a la actividad económica. Ahora bien, el comercio al por menor se ha favorecido en el transcurso del año como consecuencia del ahorro reprimido proveniente de los pagos de los estímulos gubernamentales, así como las mejoras salariales de los trabajadores en medio de la escasez de mano de obra cualificada.

De otro lado, la Reserva Federal sostuvo que la producción industrial se expandió 0,5% en noviembre, situándose 1,2 puntos porcentuales inferior a la cifra de 1,7% revisada para octubre, donde los índices de la industria manufacturera y la minería incrementaron un 0,7%, mientras que el índice de los servicios públicos disminuyó un 0,8%. La fabricación de vehículos observó un segundo ascenso de manera consecutiva al llegar a 2,2% intermensual después de un aumento del 10,1% en octubre, sugiriendo una relajación de las tensiones en los encadenamientos productivos.