La Reserva Federal tiene un nuevo plan para evitar la recesión de Estados Unidos: volver a 1994




Pantalones jeans de ala ancha, clips de mariposa para el cabello y subidas de medio punto de las  tasa de interés: la década de 1990 ha vuelto. A principios de este mes, el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, anunció un aumento de medio punto porcentual en las tasas de interés, la mayor subida en más de dos décadas

Bogotá, 17 de mayo del 2022 (CNN) –. Powell también indicó que no dudaría en volver a hacerlo, un movimiento sacado directamente del libro de jugadas del banco central de 1994, cuando la Fed templó por última vez la economía estadounidense y ejecutó con éxito el llamado aterrizaje suave.

En los 12 meses que siguieron a febrero de 1994, la Reserva Federal, bajo la dirección del expresidente Alan Greenspan, casi duplicó las tasas de interés hasta el 6% en solo siete subidas, incluidas dos de medio punto y una de tres cuartos.

“Toma eso, 1994”, escribieron los analistas de Morgan Stanley en una nota tras los comentarios de Powell.

Las tasas de inflación en Estados Unidos están cerca de los máximos de los últimos 40 años y la mayoría de los economistas están de acuerdo en que la Fed debe subir las tasas de interés para reducir la demanda económica y mantener la estabilidad de los precios. Solo que no están de acuerdo en lo que eso significará para la economía en general.

La historia de las subidas de tasas de los bancos centrales parece respaldar la inevitabilidad de una recesión económica, pero ha habido raras ocasiones en las que la Fed ha realizado un aterrizaje suave: una vez en 1965, y de nuevo en 1984 y 1994.

La Reserva Federal busca enfriar la economía sin recesión

En los próximos meses, la Reserva Federal intentará conseguir un enfriamiento de la economía que provoque una bajada de los precios, pero que no desemboque en una recesión. Se trata de una tarea muy difícil que algunos, como el expresidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York Bill Dudley, creen que será casi imposible de ejecutar.

Larry Summers, un destacado crítico de la Fed de Powell, ha cifrado en un 100% la probabilidad de que las acciones del banco central conduzcan a un aterrizaje forzoso. Los analistas de Goldman Sachs dicen que está más cerca de una probabilidad entre tres.

Pero Powell sigue convencido de que 1994 tiene algo más que ofrecernos que volver a ver El Rey León o escuchar Ace of Base.

“Creo que el registro histórico ofrece algunos motivos para el optimismo: los aterrizajes suaves, o al menos un poco más suaves, han sido relativamente comunes”, dijo Powell en un discurso en marzo.

Pero hay algunas diferencias importantes entre 1994 y 2022, y el momento en que se produce puede ser el factor más importante.

¿Ha actuado la Reserva Federal de EE.UU. con acierto?

Greenspan subió las tasas de forma proactiva. Vio que la economía estaba en auge y quiso adelantarse a la inevitable inflación. Powell ha sido más reactivo. Subió las tasas medio punto porcentual solo después de que la inflación se disparara a niveles nunca vistos en décadas. Existe la posibilidad de que la Fed esté demasiado atrasada para poder aliviar la inflación sin infligir dificultades económicas a los estadounidenses.

El empleo actual tampoco es lo que era entonces. En 1994, la generación de los baby boomers (nacidos después de la Segunda Guerra Mundial) estaban en la cúspide de sus carreras, se estaban introduciendo montones de nuevas tecnologías en el lugar de trabajo y las cifras de inmigración eran fuertes. Todo ello dio lugar a una enorme mano de obra y a unos índices de productividad que mantuvieron el desempleo bajo incluso cuando las tasas de interés subieron. En 2022, nos enfrentamos a unos baby boomers que están listos para salir de la fuerza de trabajo, a una importante tasa de participación laboral reducida por la pandemia y a una desaceleración de la productividad.

“En el pasado, cuando se ha hecho subir la tasa de desempleo, casi nunca se ha podido evitar una recesión en toda regla”, dijo Dudley. “El problema al que se enfrenta la Fed es que llega tarde”.

Una decisión sacudida por los acontecimientos mundiales

La suerte geopolítica también fue un factor en el aterrizaje suave en 1994, y a pesar de los esfuerzos de los economistas, la suerte no puede repetirse fácilmente.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se aprobó en 1994 y el Muro de Berlín había caído apenas cinco años antes. Ambos acontecimientos aumentaron la disponibilidad de las importaciones y redujeron el costo de los bienes. Hoy, la globalización está en retroceso, ya que la pandemia y la guerra de Ucrania han provocado importantes crisis en los precios de la energía e interrupciones en la cadena de suministro.

“Si se observa con detenimiento, la Fed de Greenspan se benefició de una suerte considerable, de la que probablemente no gozará la actual Fed”, escribió Carl Tannenbaum, economista jefe de Northern Trust, en una nota de investigación. “Nada de esto sugiere que esta vez sea imposible un aterrizaje suave. Pero el grado de dificultad es mucho mayor que hace 28 años”.

Todavía puede haber espacio para un aterrizaje suave, siempre y cuando se esté dispuesto a ajustar un poco la definición. Hemos visto 11 casos de endurecimiento de la política de la Fed desde 1965 (sin incluir los movimientos actuales), dijo el economista de Princeton Alan Binder. Siete de ellos tuvieron como resultado una caída de la producción económica inferior al 1%, un descenso relativamente pequeño. “Así que los aterrizajes suaves no pueden ser tan difíciles de lograr”, concluyó.

Después de todo, un aterrizaje más o menos suave puede ser lo mejor que podemos esperar.

Publicado en CNN, disponible aquí