Pese a contradictores, Biden apoya proyecto petrolero de Alaska de US$8.000 millones




La aprobación ha provocado el aplauso de las autoridades de Alaska y de la industria petrolera, pero las críticas de los defensores del medio ambiente

Bogotá 14 de marzo 2023 (La República) –. El Gobierno del presidente estadounidense Joe Biden va a aprobar una versión reducida del proyecto de perforación de petróleo y gas de ConocoPhillips en Alaska COP.N, valorado en US$7.000 millones, anunció el lunes el Departamento de Interior de Estados Unidos.

La decisión se conoce a pesar de una agresiva campaña de última hora de los opositores, que afirman que el desarrollo de las tres perforaciones en el noroeste de Alaska entra en conflicto con los muy publicitados esfuerzos de Biden por luchar contra el cambio climático.

La aprobación ha provocado el aplauso de las autoridades de Alaska y de la industria petrolera, pero las críticas de los defensores del medio ambiente.

Las autoridades de Alaska afirman que el proyecto creará cientos de puestos de trabajo y aportará miles de millones de dólares de ingresos a las arcas estatales y federales. El estado depende en gran medida de los ingresos procedentes de la producción de petróleo, pero la producción ha disminuido drásticamente desde su punto álgido en la década de 1980.

“Creo que el pueblo de Alaska ha sido escuchado”, declaró la diputada demócrata Mary Peltola en una conferencia con periodistas. “El estado de Alaska no puede llevar solo la carga de resolver nuestros problemas de calentamiento global”.

El destino del proyecto ha sido seguido de cerca, cuando el presidente Joe Biden trata de equilibrar sus metas de descarbonización de la economía estadounidense y restaurar el liderazgo de Estados Unidos en materia de cambio climático, con la necesidad de aumentar el suministro nacional de combustible para mantener los precios bajos.

Naciones Unidas, que ha instado a los países a acelerar la transición para abandonar los combustibles fósiles, criticó la medida.

“No son proyectos que nos muevan en la dirección correcta”, dijo a la prensa el portavoz Stéphane Dujarric cuando se le preguntó por la aprobación de Willow.

El Departamento de Interior aprobó el proyecto con tres plataformas de perforación tras manifestar el mes pasado su preocupación por el impacto de Willow en los gases de efecto invernadero. Mientras que ConocoPhillips pretendía construir hasta cinco perforaciones, decenas de kilómetros de carreteras, siete puentes y oleoductos.

Según la agencia, el menor alcance reducirá el impacto sobre hábitats de especies como el oso polar y el somormujo lavanco.

La decisión se conoce después de que el Gobierno de Biden anunció el domingo nuevas medidas de protección de la tierra y el agua de Alaska.

Biden dejará casi 1,21 millones de hectáreas del mar de Beaufort en el Océano Ártico “indefinidamente fuera de los límites” para el petróleo y gas, basándose en una prohibición de la era Obama y cerrando efectivamente las aguas del Ártico de Estados Unidos a la exploración.

Grupos ecologistas, sin embargo, criticaron a la administración de Biden, diciendo que estaba tratando de “estar a ambos lados” cuando se trataba de cambio climático.

“Promover el desarrollo de energías limpias carece de sentido si seguimos permitiendo que las empresas saqueen y contaminen a su antojo”, declaró Wenonah Hauter, directora ejecutiva de Food & Water Watch.

Los grupos ecologistas han dicho que impugnarán Willow ante los tribunales. El senador Dan Sullivan, de Alaska, declaró que la delegación del Congreso espera un recurso legal inminente y prepara un informe amicus curiae para defender el proyecto.

ConocoPhillips, con sede en Houston, acogió con satisfacción la decisión del lunes, ya que había apoyado la versión recortada del proyecto.

“Ha sido la decisión correcta para Alaska y para nuestro país”, declaró Ryan Lance, director general de ConocoPhillips.

La senadora estadounidense Lisa Murkowski, republicana por Alaska, se congratuló también de la “buena noticia”, afirmando que “esto significará puestos de trabajo e ingresos para Alaska” al incorporar más de 180.000 barriles de petróleo al día al oleoducto Trans Alaska Pipeline.

Publicado en La República, disponible aquí