¿Por qué EE. UU. guarda millones de barriles de petróleo bajo tierra?



Más de 640 millones de barriles de petróleo se encuentran actualmente en cavernas de sal.

En unas cavernas de sal a casi un kilómetro bajo la superficie, en las costas de Texas y Luisiana, EE.UU. guarda uno de sus mayores tesoros para tiempos turbulentos: millones y millones de barriles de petróleo.

No se trata de nuevos yacimientos ni de pozos explorados o por explorar.

De hecho, el crudo fue llevado hasta allí y se conserva meticulosamente año tras año.

Es la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos, el mayor depósito de crudo para situaciones de emergencia que existe en el mundo y que, por estos días, vuelve a mostrar su importancia.

Y es que el domingo, el presidente Donald Trump autorizó, por cuarta vez en la historia, el uso de las reservas para evitar una crisis petrolera tras atentados contra refinerías sauditas.

“Con motivo del ataque a Arabia Saudita, que puede tener un impacto en los precios del petróleo, autoricé la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica, si es necesario, en una cantidad por determinar suficiente para mantener los mercados bien abastecidos”, escribió en Twitter.

El pasado sábado, un ataque coordinado con drones afectó instalaciones de la petrolera Aramco, la mayor del mundo, lo que la llevó a cortar en más de la mitad su producción.

La inesperada reducción en un país que exporta el 5% del crudo que se consume en todo el planeta puso en estado de nervios a los mercados y disparó en más del 10% el precio mundial del petróleo.

La incertidumbre generó una caída de más de 165 puntos del índice industrial Dow Jones, ante los temores de que la subida de los precios pudiera mantenerse pese a las promesas de la OPEP y Rusia de aumentar la producción.

De ahí que la decisión de Trump de recurrir en caso de necesidad a los fondos petroleros almacenados en las costas del Golfo de México fue vista no solo como una estrategia para contener un potencial aumento del combustible, sino también para calmar a los mercados.

Pero ¿qué en qué consisten estas reservas y por qué son tan importantes para Estados Unidos?

Un país y su petróleo

El origen de las reservas hay que buscarlo en otra crisis que también tuvo su origen en el Golfo Pérsico, según explica a BBC Mundo Jorge Piñón, director del Programa de Energía de América Latina y el Caribe en la Universidad de Texas.

Entonces, en 1973, no fue un atentado lo que casi deja a EE.UU. sin petróleo.

“Lo que ocurrió fue que los países árabes bloquearon la exportación de crudo a Occidente por el apoyo que Estados Unidos y otros le estaba dando a Israel. Esto conllevó a una situación muy delicada, dada la dependencia de Estados Unidos del petróleo”, recuerda Piñón.

En octubre de 1973 Siria y Egipto se habían visto enfrascados en la llamada Guerra del Yom Kipur contra Israel, en la que los judíos recibieron apoyo de Estados Unidos y de otras naciones, como Holanda.

Los países árabes, en represalia, decidieron cortar sus exportaciones a Occidente.

La guerra duró solo tres semanas, pero el embargo se prolongó hasta marzo de 1974, lo que provocó que los precios del crudo se cuadruplicaran en todo el mundo: pasaron de alrededor de US$3 a casi US$12 por barril.

Fue, según los historiadores, la primera crisis mundial del petróleo.

Publicado en El Tiempo, disponible aquí