Se disparan ventas minoristas a medida que los consumidores continúan adaptándose a vivir con el virus




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.

Bogotá, 22 de octubre de 2020 (AmCham Colombia).–  La Oficina de Censo de los Estados Unidos informó que las ventas minoristas crecieron 1,9% en septiembre con respecto al mes inmediatamente anterior, sorprendiendo fuertemente al alza dado que superaron en más del doble las expectativas del consenso de un aumento de 0,8%.

El informe mostró ganancias en todos los componentes a excepción de las ventas de electrónicos, en donde el resultado se explica por una inevitable corrección después de que se presentaran altas demandas en meses anteriores. Las contribuciones más grandes en el reporte vienen de automóviles, ropa y restaurantes con crecimientos mensuales de 3,6%, 2,1% y 11%, respectivamente. Las ventas de estos últimos, que se vieron seriamente afectados durante los cierres, están solamente 15% por debajo del pico pre pandémico.

Otra de las sorpresas positivas en el informe tiene que ver con el llamado grupo de control, que elimina los componentes volátiles de las ventas minoristas como lo son los automóviles y es un importante indicador del gasto en consumo que representa gran parte del PIB de Estados Unidos.  Este se ubicó 1,5% mayor en septiembre con respecto al mes anterior, muy por encima de las expectativas de 0,5%.

Estas tendencias no son las que se esperarían normalmente en un contexto en donde los consumidores cuentan con problemas de liquidez y son consientes de ello. Dada la composición del gasto por grupos ingreso y las dinámicas de ahorro se podría esperar que, a pesar de la reducción en el estímulo fiscal, el gasto del consumidor perdure aunque con menor ritmo.

El mercado laboral continúa generando riesgo a la baja

Una vez mas, las solicitudes de seguro de desempleo se mueven en la dirección equivocada, alcanzando el nivel mas alto desde la semana del 21 de agosto y manteniéndose muy por encima de los niveles de la crisis del 2009.  Según el Departamento de Trabajo, las peticiones iniciales de seguro de desempleo  para la semana terminada el 10 de octubre se ubicaron en 898.000 por encima de lo esperado por el consenso de 825.000 y aumentando 53.000 con respecto al nivel de la semana inmediatamente anterior.

El número total de personas recibiendo algún subsidio de desempleo se redujo ligeramente a 25,3 millones en la semana terminada el 26 de septiembre frente a los 25,5 millones en la semana previa. En el caso de que en Estados Unidos se adopten nuevas medidas de contención como las que se están viendo en Europa, a medida que crecen los contagios, podrían generar resultados aún peores a un mercado laboral que permanece con un amplio grado de estrés.

Lo anterior sigue poniendo en evidencia la necesidad de un nuevo estimulo fiscal, sin embargo, a pesar de que las discusiones se resisten a desaparecer, la posición firme de rechazar un estímulo grande por parte de los Senadores Republicanos en cabeza de Mitch McConnell refuerzan las creencias de que un acuerdo es inalcanzable.

La producción industrial confirma la continuidad de las tensiones sobre la economía

Después de sólidos resultados en las ventas minoristas, el informe de fabricación confirma las tensiones que el COVID-19 sigue ejerciendo sobre la economía, al igual que en el mercado laboral. La Reserva Federal anunció que la producción industrial de Estados Unidos en septiembre cayó 0,6% mes a mes y la producción manufacturera cayó 0,3%, sorprendiendo a la baja según las expectativas de aumentos de 0,5% y 0,7%, respectivamente.

A pesar de que los automóviles impulsaran el comportamiento de las ventas minoristas, la producción del sector automotriz cayó 4% en septiembre (vehículos -7,3% y piezas de automóviles -1,3%) después de haber caído 4,3% en agosto, mostrando posibles preocupaciones de los productores sobre la sostenibilidad del auge en el gasto en consumo, por lo que habrían acumulado menos inventarios.

La producción total de la industria se ubica 7,1% por debajo del nivel pre pandémico de febrero y la producción manufacturera 6,3% por debajo. Aunque los resultados fueran negativos, el hecho de que el gasto de los consumidores represente alrededor del 70% de la economía y la industria manufacturera alrededor del 10%, genera un poco de calma.