Ventas minoristas en EE. UU. caen 1,1% al final de 2022 y despiertan alarmas en la demanda




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.  

Bogotá, 24 de enero de 2023 (AmCham Colombia). – El desempeño de las ventas minoristas presentó una caída de 1,1% al cierre de 2022, el nivel más bajo registrado en doce meses, siendo equivalente a transacciones por US$ 677.100 millones, de acuerdo con el Departamento de Comercio. Es así como, por segunda vez, el indicador expuso una desaceleración, lo que da señales de un menor dinamismo de la demanda, adicional a la contracción de 0,8% prevista por analistas económicos encuestados por Bloomberg. 

Las ventas del grupo de control, que se toman como base en el cálculo del PIB y excluyen los componentes volátiles de los automóviles, los alimentos y los materiales de construcción, retrocedieron 0,7% en diciembre, tras el descenso de 0,2% de noviembre. Entre tanto, las ventas al por menor avanzaron a un 9,2% anual en 2022, reflejando un ritmo más lento frente al 19,3% reportado para 2021, cuando la economía norteamericana comenzó a reactivarse tras la pandemia del covid-19. 

Entre los segmentos que más explicaron la reducción mensual de las ventas minoristas en diciembre, se encuentran, estaciones de gasolina (-4,5%); tiendas de muebles y artículos para el hogar (-2,5%); vehículos a motor y autopartes (-1,2%); y comercio electrónico (-1,1%). Sin embargo, los establecimientos de materiales para la construcción y la jardinería sobresalieron como la división económica que más se expandió, con una variación de 0,3%, seguido por los artículos deportivos, pasatiempos, instrumentos musicales y libros, con un 0,1%; respectivamente.  

Aunque la temporada de descuentos en octubre y el adelanto de las compras navideñas representan un factor relevante en el comportamiento del sector minorista en diciembre, los riesgos de un enfriamiento de la demanda cada vez más toman fuerza. Esto conforme al efecto de las subidas progresivas de las tasas de interés y la moderación en los nuevos empleos en el mercado laboral, el cual alcanzó un nivel mínimo de 223.000 empleos en diciembre de 2022.  

Por otro lado, la combinación de una demanda con signos de ralentización y un aparato productivo más restringido resalta como una razón a favor de una postura más suave por parte de la Reserva Federal al inicio de 2023. Según el banco ING, el cesede la inflación al cierre de 2022 consolida las expectativas alrededor de subida de 25 puntos básicos en la reunión de la Fed en febrero, aunque llegando a su pico en marzo con otros 25 puntos básicos adicionales. 

Producción industrial retrocede 0,7% en diciembre  

La industria estadounidense exhibió una caída de 0,7% en diciembre de 2022, una contracción más pronunciada con respecto a la disminución de 0,6% revisada para el transcurso de noviembre, de acuerdo con la Reserva Federal. En los últimos tres meses, las operaciones fabriles han descendido de manera consecutiva, ocasionando un mayor riesgo de desaceleración económica en 2023, aun cuando los resultados no han superado las proyecciones realizadas por economistas consultados por Bloomberg.  

En diciembre, la producción manufacturera se redujo nuevamente tras bajar a un 1,3% mensual, lo equiparable con un retroceso de 0,2 puntos porcentuales en comparación con el declive de 1,1% revisado para noviembre. Dentro de los componentes con menor crecimiento, se destacan, maquinaria (-3,4%); impresión y asistencia técnica (-3,4%); productos derivados del petróleo y el carbón (-3,1%); y textiles y sus derivados (-2,6%), respectivamente.  

A su vez, las actividades mineras observaron un debilitamiento de 0,9% en diciembre, procediendo la caída de 1,2% registrada para noviembre. Por el contrario, la proveeduría de servicios públicos aumentó 3,8% en diciembre, como consecuencia de una mayor demanda derivada de la llegada del inverno, lo que produjo incrementos de 2,9% y 8,2% en los índices de energía eléctrica y gas natural. 

De otro lado, la utilización de la capacidad, que mide el porcentaje del potencial de producción que se está empleando en la economía en un período de tiempo y recursos determinados, se debilitó hasta 78,8% en diciembre, una tasa 0,8 puntos porcentuales inferior al promedio de largo plazo (1972-2021) de 79,6%. Lo anterior suscitando nuevas preocupaciones acerca de una posible contracción económica al cierre de 2022, siendo un factor elemental en el desarrollo de la política monetaria para los próximos meses.