Ventas minoristas en EE. UU. superan expectativas de crecimiento después de dos meses difíciles




AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país. 

Bogotá, 19 de julio de 2021 (AmCham Colombia). – El reciente reporte de las ventas minoristas por la oficina de Censo de los Estados Unidos generó optimismo ante el aumento inesperado en la variación mensual que fue de 0.6% frente a la cifra revisada para el mes de mayo de -1.7%. El resultado se ubicó por encima de las estimaciones del mercado en 1.2 puntos porcentuales.

Después de dos meses consecutivos de números negativos para el comercio minorista, se produce un avance significativo en el indicador para el sector, llegando a 621.300 millones de dólares, lo que representa un crecimiento de 18% con respecto a lo observado en junio de 2020. Entre los incrementos más notables se encuentran: tiendas de electrodomésticos y electrónica (+3.3%); ropa y accesorios para vestir (+2.6%); estaciones de gasolina (+2.5%); y servicios de alimentación y bebidas (+2.3%).

El índice de confianza al consumidor realizado por la Universidad de Michigan muestra un resultado preliminar de una caída en el indicador a causa del temor de la inflación, situándose en 80.8 para julio, una disminución de 5.5% en relación con el mes inmediatamente anterior. La incertidumbre sobre el ritmo de recuperación económica en torno a los puestos de trabajo e inflación parece tomar relevancia para la toma de decisiones. No obstante, es probable que el consumo de los hogares se mantenga respaldado ante los altos niveles de ahorro e incremento en el ingreso de la economía.

Se estima que el gasto de los consumidores se desplace de las compras de bienes, en particular los artículos de gran valor, al sector servicios, puesto que, el fin de las restricciones relacionadas con la pandemia permite una apertura económica más plena, en donde el retorno a actividades al aire libre toma un papel importante.

Nuevo repunte en la tasa de inflación anual: +5.4%

El índice de precios al consumidor para el sector urbano (IPC-U) aumentó un 0,9% en junio sobre una base desestacionalizada después de subir 0,6% en mayo, representando la mayor alza mensual en lo corrido del año. Además, en los últimos 12 meses, el índice de todos los artículos remontó un 5,4% antes del ajuste estacional, siendo el mayor incremento en 12 meses desde agosto de 2008.

Con respecto al índice de alimentos se presentó un avance de 0.8%, contrastando con la cifra registrada en mayo de 0.4%. El índice energético aumentó un 1,5% en junio, y el de la gasolina un 2,5% mes a mes. Si bien el nivel general de precios continúa su senda de expansión, se espera que dicho comportamiento se desvanezca a medida que la economía supere la volatilidad de la reapertura económica.

Jerome Powell, presidente de la Fed, ha mencionado en repetidas ocasiones que él y su equipo técnico confían en que el aumento de los precios se ralentizará, aunque se encuentran bajo estricta vigilancia para actuar si se materializan los signos de una inflación desbordada.

Escasez de semiconductores frenaron la producción de vehículos y partes: -6,6%

La producción industrial tuvo un ascenso de 0.4% en junio, ubicándose 0.2 puntos porcentuales por debajo del valor previsto para el mes, la cifra revisada para mayo fue de 0.7%. Sin embargo, se esperaba una leve caída en el índice en presencia a los recientes inconvenientes del mercado de suplir el repunte de la demanda.

El impacto de la escasez de semiconductores condujo a una baja de 6.6% en la producción de vehículos y sus componentes, ocasionando una reducción de 0.1% en el sector manufacturero, pese a un aumento de 0.4% en el sector de las fábricas excluyendo los vehículos de motor y piezas. La utilización de la capacidad del sector industrial se situó en 75,4%, una tasa que está 4.2 puntos porcentuales por debajo de su media a largo plazo (1972-2020).

De otro lado, la intensidad de la ola de calor que afectó a gran parte del país, en especial la región noroeste, originó una subida de 2,7% en la provisión de servicios públicos en virtud de una mayor demanda por sistemas de ventilación como el aire acondicionado y la apertura de centros de enfriamiento.