Volumen de comercio global desaceleró a 0.5% en abril




La ralentización se debió al estancamiento en los intercambios de regiones como Norteamérica y Latinoamérica, que lastraron el dinamismo de Asia, informó la Oficina de Análisis de Política Económica de Países Bajos.

Bogotá, 29 de junio de 2021 (El Economista)- El volumen del comercio mundial se desaceleró a 0.5% en abril frente al mes inmediato anterior, informó la Oficina de Análisis de Política Económica (CPB, por su sigla en inglés) de los Países Bajos.

Después de caer 0.1% en febrero, el volumen del comercio mundial subió 2.3% en marzo.

“Hubo un sorprendente crecimiento comercial en China, Japón y otras economías asiáticas”, enfatizó la CPB.

En cuanto a China, sus exportaciones cayeron en febrero y marzo (-1.1 y -10.2%, respectivamente), para luego crecer 3.8% en abril.

En ese mismo orden, las exportaciones de Japón descendieron 3.2% y luego avanzaron 3.2 y 2.5%, a tasas intermensuales.

De acuerdo con el Banco Mundial, el crecimiento del comercio se ve obstaculizado por los altos costos comerciales, que siguen siendo particularmente elevados en las economías emergentes y en desarrollo.

Los costos comerciales surgen principalmente de los gastos de transporte y los procedimientos aduaneros engorrosos, y es probable que hayan aumentado aún más como resultado de medidas proteccionistas, como los aranceles sobre el comercio entre Estados Unidos y China y los controles de exportación de alimentos y productos médicos.

En total, el Banco Mundial pronostica que el comercio mundial crecerá 8.3% este año y 6.3% en 2022, lo que refleja la firmeza de la producción y la inversión mundiales, pero también la disminución de la intensidad comercial de la recuperación mundial.

Entre tanto, las exportaciones estadounidenses se estancaron (0%) en abril, tras una disminución de 4.7% en febrero y una incremento de 7.4% en marzo.

También las ventas externas de América Latina tuvieron resultados variados en su conjunto: se detuvieron prácticamente en febrero (0.1%), aumentaron 8.1% en marzo y se contrajeron 3.2% en abril.

En general, el comercio mundial se está recuperando a diferentes ritmos, dependiendo del perfil de las economías (por ejemplo, producción de bienes vs servicios), el grado de recuperación de la pandemia de Covid-19 y el nivel de estímulos económicos, entre otras variables.

Sin embargo, desde la perspectiva del Banco Mundial, la fuerza del crecimiento del comercio mundial se verá atenuada por el cambio de la actividad de la manufactura al sector de servicios domésticos de baja intensidad comercial en países donde la carga de casos de Covid-19 ha estado disminuyendo.

Hasta ahora, la recuperación del comercio mundial comenzó antes y ha sido más fuerte que la de otros componentes de la producción mundial, ya que el impacto de la pandemia en las actividades que requerían un contacto cara a cara alentó inicialmente una rotación de la demanda hacia el consumo de bienes duraderos, que tienen una alta intensidad comercial.

En abril, las importaciones cayeron en Estados Unidos (-2.8) y América Latina (-8.5%) y aumentaron en Japón (9.1%) y en China (4.6 por ciento).

En la zona euro, durante ese mismo mes, las importaciones se incrementaron 1% y las exportaciones subieron 0.4 por ciento.

Publicado en La Economista, disponible aquí