Inflación en EE. UU. ascendió hasta 7,9% en febrero y apunta su mayor registro desde 1982 

15 de marzo de 2022

AmCham Colombia presenta una nueva edición del Observatorio Estados Unidos, una actualización semanal sobre las noticias e información más relevantes con respecto a la economía y comercio de este país.  

Bogotá, 15 de marzo de 2022 (AmCham Colombia). La Oficina de Estadísticas Laborales dio a conocer un incremento en la tasa de inflación hasta 7,9% en febrero, situándose 0,4 puntos porcentuales por encima de la lectura de 7,5% para enero de 2022. El aumento generalizado en los precios continuó con su tendencia alcista y alcanzó su nivel más alto en las últimas cuatro décadas tras el reporte de 8,4% para enero de 1982. 

El índice de precios al consumidor (IPC) observó un alza de 0,8% en su variación mensual desestacionalizada, reflejando un impulso de 0,2 puntos porcentuales con referencia a la revisión de 0,6% para enero. La inflación básica, que excluye la volatilidad en los precios de los alimentos y combustibles, avanzó a un ritmo de 0,5%, indicando una disminución de 0,1 puntos porcentuales con relación al dato inmediatamente anterior de 0,6%. 

La subida en el costo de los bienes y servicios a lo largo de febrero respondió principalmente a la intensificación de las tarifas de aerolíneas (+5,2%); cuidado personal (+1,2%); recreación (+0,7%); prendas de vestir (+0,7%); mobiliario y operaciones domésticas (+0,6%); vehículos nuevos (+0,3%); y atención médica (+0,2%), respectivamente. Mientras tanto, el indicador de vivienda se elevó un 0,5% y explicó un 40% del comportamiento de la inflación básica, en paralelo a una intensificación de 0,6% en los alquileres y arrendamientos.  

En cuanto a la inflación de alimentos, se observó un crecimiento de 1% en febrero, respaldado por una variación anual de 7,9%, el mayor aumento en doce meses desde mediados de 1981. Las tarifas de la energía continuaron ascendiendo y llegaron a un 3,5%, un ritmo muy superior al 0,9% notificado para enero, destacando la escalada en los precios de la gasolina a una tasa de 6,6%, aportando casi un tercio al incremento mensual total. 

El deterioro en la confianza del consumidor por causa de las preocupaciones y persistencia de la inflación sigue prendiendo las alarmas en vista de sus repercusiones en la demanda y el consumo. Según la Universidad de Michigan, el indicador preliminar para marzo se ubicó en 59,7 pts., instaurándose por debajo de las expectativas del mercado de 61,4 pts. y afianzó su nivel más bajo desde septiembre de 2011, evidenciando el pesimismo de los consumidores recientemente. 

Por su parte, la Reserva Federal se prepara para una eventual elevación en los tipos de interés dada la solidez del empleo en los últimos meses, puntualizando la previsión de una subida en la tasa de interés hasta 25 puntos básicos, situando el rango de intervención entre 0,25-0,75%, de acuerdo con la herramienta CME FedWatch.  

Ofertas de empleo a principios de año se acercaron a 11,3 millones. 

La Oficina de Estadísticas Laborales informó que el número de puestos de trabajo sin cubrir durante el primer mes del año fue de 11,3 millones, una reducción frente a la revisión de 11,4 millones para diciembre de 2021, que se consolidó como un récord histórico. El resultado mensual estuvo por encima de las expectativas del mercado en torno a la disponibilidad de 10,9 millones de nóminas, según analistas económicos consultados por Bloomberg. 

Si bien en enero las ofertas de empleo no cubiertas disminuyeron en 185.000 plazas, los registros actuales permanecen siendo altos, denotando la resiliencia del mercado laboral y la demanda de trabajadores incluso cuando la variante Ómicron se encontraba en auge. Sin embargo, este desempeño también brinda señales de que los aumentos salariales y beneficios otorgados por los empleadores aún siguen rezagados para enfrentar la escasez de trabajadores en el aparato productivo. 

Las vacantes disponibles en enero aumentaron mayormente en los servicios varios (+136.000) y manufactura de bienes durables (+85.000), aunque las contrataciones avanzaron modestamente en 7.000 personas, manteniéndose en un nivel de 6,5 millones. Por otro lado, se notificó que 151.000 estadounidenses renunciaron voluntariamente a sus puestos de trabajo hasta 4,3 millones en total, con caídas en las renuncias en sectores como comercio minorista (-69.000); servicios profesionales y empresariales (-63.000); y construcción (-39.00), cada uno.