Auxilios de educación a empleados: una medida legítima de planeación tributaria y de reactivación económica



La crisis económica causada por el COVID-19 puede ser fuente de oportunidades para reestructurar empresas y así prepararse para competir en la economía post-pandemia. Una oportunidad tributaria la encontramos en los auxilios de educación no constitutivos de salario. En efecto, las compañías podrán deducir de su renta los pagos que destinen a becas de estudios totales o parciales y a créditos condonables para educación en beneficio de sus empleados o de los miembros de su núcleo familiar. Además, dichos pagos no se considerarán pagos indirectos hechos al trabajador.


Click en la imagen para acceder al artículo