Cuando esto pase todo será diferente



El rol crítico que juega la tecnología para mejorar la forma en que vivimos. Cuando esta pandemia amenazaba con paralizarnos o aislarnos, la tecnología nos ha permitido romper el aislamiento, comunicarnos y, sobre todo, seguir trabajando; lo que ha evitado que las personas, familias, empresas y países y sus economías sean destruidas por la pandemia.

Por: Alba San Martín – Directora de Canales para Latinoamérica de Cisco

Bogotá, abril de 2020 – Como toda la humanidad, me ha tocado vivir la dura experiencia de lo que es una pandemia. A pesar de nunca haber logrado tantos avances en ciencia y tecnología, este virus nos tomó por sorpresa y puso de rodillas al mundo en pleno siglo XXI.

 

Los gobiernos están dictando políticas temporales para fomentar el teletrabajo: Si estamos viendo las calles sin tráfico y los cielos azules… ¿Por qué no pensar en seguir digitalizando los servicios en línea al ciudadano? ¿Por qué no fomentar y dejar normado de una vez y de manera permanente el teletrabajo?

 

En algunos países como Noruega, Internet es un derecho constitucional de las personas, es la ventana al mundo, la fuente de múltiples beneficios, un gran generador de conocimiento y riqueza y le brinda la oportunidad a los gobiernos de mejorar sustancialmente sus servicios al ciudadano al recibirlos mayoritariamente en línea.

 

En muchos paises de Latinoamérica tenemos talento que tendría mayores oportunidades de insertarse a la economía formal de manera más inclusiva con el fomento del teletrabajo. Un ejemplo son las personas discapacitadas, cuyo desplazamiento es más complicado; y otro, es la población que tenemos en las provincias que podría sumarse a la economía local y global, rompiendo así las brechas geográficas, sociales, educativas, culturales y económicas; a la vez que fomentamos los emprendimientos y la creacion de Startups que pueden ser fuente de mayor trabajo para reactivar nuestros países, particularmente entre las generaciones más jóvenes: millennials y centennials.

 

Este aislamiento forzado, el vernos trabajando y comunicándonos más digitalmente me ha llevado a reflexionar sobre muchos aspectos, pero sobretodo a preguntarme: ¿Qué hemos aprendido de esta crisis? Cuando todo esto pase… ¿Qué nuevos comportamientos, políticas y visión del mundo tendremos? ¿Se olvidarán los aprendizajes y se volverá retomar el status quo como si nada hubiera pasado?

 

El Rol de la Tecnología

 

Puedo decir que hoy estoy más convencida que nunca acerca del rol crítico que juega la tecnología para mejorar la forma en que vivimos. Cuando esta pandemia amenazaba con paralizarnos o aislarnos, la tecnología nos ha permitido romper el aislamiento, comunicarnos y, sobre todo, seguir trabajando; lo que ha evitado que las personas, familias, empresas y países y sus economías sean destruidas por la pandemia.

 

El teletrabajo, un tema en el cual Cisco viene impulsando desde hace muchos años en todo el mundo, está demostrando que trae múltiples beneficios a la humanidad, y en estas semanas, hemos venido acompañando, de la mano de nuestros partners a muchas organizaciones que desean implementarlo para continuar con sus operaciones de manera remota, porque, a pesar de la pandemia, nuestros países necesitan seguir avanzando, movimos eventos presenciales a virtuales. Los estudiantes necesitan seguir aprendiendo, las instituciones gubernamentales necesitan seguir brindando servicios a sus ciudadanos y todos necesitamos seguir estando comunicados.

 

Con el fin de que nuestros partners puedan ayudar a mantener su continuidad operativa y la de sus clientes, estamos trabajando más cerca que nunca en toda la región habilitando nuestras soluciones de colaboración, especialmente importante para sectores como salud y educación, por solo citar dos verticales clave para la región.

 

Pero estas herramientas de colaboración requieren tomar muy encuenta una serie de aspecto, siendo uno de los más importantes, seguridad: Toda la información que se comparte, los datos de los usuarios, el acceso a las salas virtuales, tienen que cumplir con los más altos estándares globales de seguridad.

 

Podemos ver que se está gestando un cambio cultural y actitudinal con respecto al trabajo remoto en pro de lograr aún más productividad, flexibilidad, inclusión y beneficios ambientales. Pero lo más importante… se habrá logrado una dinámica más productiva y segura como personas, ciudadanos, miembros de una organización.

 

Ahora más que nunca debemos continuar trabajando juntos. Sin duda saldremos de esta situación mucho más fortalecidos, como personas y como profesionales. Estamos aquí para ustedes, nuestros canales y sus clientes.