Regulación Fintech en Latinoamérica



Las nuevas tecnologías y su aplicabilidad e impacto en diferentes instituciones sociales afectan la forma en la que nos relacionamos con diferentes industrias. La tecnología ha liderado el ritmo en el que se han desarrollado nuevos productos y nuevas formas de hacer negocios.

En consecuencia el sector financiero, que tradicionalmente se ha considerado conservador, ha tenido que mantener este ritmo de desarrollo y adoptar estas nuevas tecnologías.

Es evidente cómo en los últimos años la industria financiera ha tenido que adoptar nuevas tecnologías financieras (fintech), las cuales han tenido un rápido crecimiento. Fintech llegó de manera disruptiva, pretendiendo un cambio en la mentalidad de las instituciones financieras tradicionales e introduciendo nuevos actores en la industria. Esta entrada disruptiva de fintech en la industria financiera ha tenido un impacto directo en la forma en que los reguladores del sector financiero visualizan el mercado en el futuro. Los reguladores han tenido que enfrentar diferentes retos como lo son nuevos productos diferentes a los productos bancarios tradicionales (p.ej. crowfunding), nuevas formas de proporcionar servicios mediante el uso exclusivo de tecnología (p.ej. roboadvisoring) y nuevas tecnologías encaminadas a que el sector sea más eficiente y seguro (p.ej. blockchain).

Como consecuencia, el ritmo constante y rápido crecimiento de las fintech viene con varios interrogantes desde el punto de vista regulatorio por los productos, actores de la industria y los servicios que incursionan en el mercado. Esta publicación tiene como objetivo presentar una descripción general y un análisis de la legislación y regulación relacionada con la industria fintech en Latinoamérica con el fin de pronosticar a dónde se dirigen estos desarrollos, así como su impacto general en el sector financiero de América Latina. En este sentido, seis países latinoamericanos (Brasil, Ecuador, Chile, Colombia, Perú y México) responden a diferentes preguntas que se dividen en ocho categorías, cubriendo diferentes segmentos fintech.

Cada capítulo de esta publicación corresponde a un país específico y ha sido escrito por reconocidos abogados del sector financiero y expertos en la industria, con quienes estamos especialmente agradecidos por su participación y aportes.

 

Lea más aquí