Incentivos triplicaron la oferta hotelera del país



Una exención de renta logró que se construyeran 45.686 nuevas habitaciones en 14 años, lo que significó un aumento de 241%.

La política formulada para estimular el turismo en el país está mostrando sus frutos. Luego de casi tres lustros del decreto 2755 de 2003, que termina en diciembre, Colombia pasó de cero nuevos cuartos construidos ese año a completar 45.686 en julio de 2017, de acuerdo con cifras de la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco).

Eso significa que el país triplicó su oferta hotelera, cerrando el 2016 con alrededor de 263.000 habitaciones repartidas por todo el territorio nacional.  Se trata de una exención de renta que buscaba impulsar la construcción de hoteles en Colombia, que en el 2003 sumaban alrededor de 700 establecimientos y hoy completan casi los 1.000. 

Para Mario Soto Buitrago, miembro de la junta directiva de Cotelco y también presidente de la cadena 3C Hotels, todos los factores se conjugaron para que el país viviera un ‘boom’ en el turismo. “El incentivo impulsó bastante el crecimiento de la oferta hotelera en toda Colombia y especialmente en Bogotá, al punto de que hubo periodos en los cuales se incrementó, un año contra otro, a tasas del 16% o 18%. De hecho, en un año creció el 20%”, minifiesta Soto.

El tipo de hoteles también se fue diversificando según el tipo de viajeros. “Los visitantes de negocios, de turismo recreativo, de salud, religioso y de naturaleza son algunos de los segmentos más relevantes en este momento. Y el alza de la oferta ayudó a que estos encontraran una amplia disponibilidad de alojamiento, sin convertirse en un obstáculo, como ocurría antes”, explica el empresario. 

De hecho, la demanda de los huéspedes ha crecido a tasas importantes, donde algunos años se han presentado alzas de 8%, 9% y hasta 12%, en algunas ocasiones (ver gráfico). 
Un ejemplo de ello es que mientras que en el año 2003 se movilizaban cerca de 10,8 millones de personas por el aeropuerto internacional El Dorado –terminal con la mayor participación del mercado aéreo–, durante el 2016 se movieron unas 31 millones de personas. 

Una explicación a ese comportamiento positivo es que los viajeros de negocios y de turismo también se han tomado más confiados para pisar tierra colombiana. “El alza ya se empieza a notar por cuenta de la paz porque, independientemente de los intereses políticos, es indudable que eso ha ayudado a que haya una percepción en el extranjero de un país con mucho menos peligro”, mencionó Soto. 

Un ejemplo de ello es que para las listas de reconocidos portales de viajes y turismo como Lonely Planet o la revista Condé Nast nombraron a Colombia este año como uno de los lugares más recomendados para conocer en el 2017. 

La mención más reciente fue de una de las guías de turismo más reconocidas de Estados Unidos, Frommer’s, donde el Eje Cafetero encabeza la lista de los 18 lugares más recomendados para viajar. 

Para el presidente de ProColombia, Felipe Jaramillo, la noticia ratifica el interés renovado del mundo en Colombia como destino de turismo. “El turismo es el sector de la economía colombiana que más se consolidó y ganó relevancia en los últimos años, pues es la segunda industria que más genera divisas y crece por encima del promedio mundial”, explica el directivo. 

EL INCENTIVO SE TRANSFORMA

Aunque la política que impulsó el crecimiento de la oferta hotelera se acaba este 31 de diciembre, en la última reforma tributaria se incluyeron incentivos para que los hoteleros ahora construyan infraestructura en municipios de menos de 200.000 habitantes y, sobre todo, en zonas afectadas por el conflicto armado. 

Los empresarios que decidan invertir en estas áreas tendrán un impuesto de renta de apenas el 9%, una cifra mucho menor a lo que hoy pagan las compañías en el país (39%). 

Para Juan Carlos Galindo, presidente de OxoHotel, el nuevo beneficio es una gran oportunidad para llegar a territorios donde antes no era posible. “Las condiciones están dadas para que, en esas zonas, que antes eran totalmente vetadas para el desarrollo del turismo debido a la inseguridad, hoy las veamos como territorios atractivos”, dijo en días pasados Galindo, quien ya está planeando instalar un hotel en Quibdó, en el 2018. 

Las cifras de Cotelco  son alentadoras, pues para el 2018 ya hay 19 establecimientos hoteleros en marcha, lo cual significaría disponer de 2.836 nuevas habitaciones.

Fuente: Portafolio