Aumento del salario mínimo debe ser bajo para favorecer el empleo y reducir informalidad: BBVA RESEARCH




En diálogo con AmCham Colombia, la economista Jefe de BBVA Research en Colombia, Juana Téllez advirtió que un aumento elevado del salario mínimo en 2021 incrementará los índices de desempleo e informalidad en el país. De otro lado, indicó que amplió la brecha laboral entre hombres y mujeres, y que se espera una recuperación gradual de la economía. 

Bogotá, 6 de diciembre de 2020 (AmCham Colombia).- Colombia requiere llegar a un consenso para que sea bajo el aumento del salario mínimo en 2021 y, de esta manera, las empresas puedan contratar más, se favorezca el empleo y no se pierdan más puestos de trabajo; de lo contrario, si el salario crece mucho, expulsaría más gente a la informalidad. 

Así lo advirtió la economista jefe de BBVA Research en Colombia, Juana Téllez durante un diálogo con empresarios de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, en el que enfatizó que dadas las cifras negativas de productividad laboral y que se prevé una inflación de 2,8% para el año entrante, el crecimiento del salario mínimo no debe ser elevado ni mayor a la inflación.  

Mercado laboral: se agudiza el desempleo, la informalidad y la brecha de género 

Según Téllez, para que el país pueda recuperarse hay que proteger el tejido empresarial y hacer que el mercado laboral se reactive, ya que aunque venía de atrás con problemas estructurales, estos se han hecho más visibles con la pandemia.  

“A octubre de este año se habían perdido 1,8 millones de empleos comparado con los 6 millones que se perdieron al inicio de la pandemia. Por su parte, los desempleos aumentaron 1,2 millones de personas y las personas que salieron de la fuerza laboral a la inactividad fueron 1,4 millones”, explicó Téllez.  

Y es que, además de que la tasa de desempleo ha aumentado de manera importante, también se ha ampliado la brecha laboral entre hombres y mujeres. Muestra de ello es que, en agosto de 2020, la brecha de tasa de desempleo entre hombres y mujeres se ubicó en 9,4 puntos porcentuales, frente a 5,5 de 2019. 

“Las mujeres siempre han tenido una tasa de desempleo más alta en Colombia, pero con la pandemia ha aumentado la brecha de género y hay una diferencia casi de diez puntos en la tasa de desempleo; puesto que, en este momento, las mujeres tienen una tasa de desempleo del 20%”, indicó la economista.  

Otro aspecto que se ha evidenciado en esta coyuntura es que los logros de los últimos años en la reducción de la informalidad parecen haberse revertido parcialmente con la pandemia. Se está dando un proceso de recuperación del empleo, pero de forma más proporcional en trabajos informales que formales, lo cual no es bueno porque los trabajos informales tienen baja productividad y no tienen los mismos efectos sobre el crecimiento del PIB”, señaló. 

Recuperación de la economía será gradual 

Frente al futuro de la economía, según la economista del BBVA, la recuperación se ralentizará a nivel global por la dificultad de contener la pandemia. “Si bien, globalmente han aumentado los contagios de covid-19 y eso ha tenido efectos importantes, al mismo tiempo, con la vacuna hay mucho optimismo en los mercados; una combinación importante para lo que viene hacia adelante”. 

En Colombia, aunque fue fuerte el choque entre oferta y demanda por la pandemia, ahora los indicadores muestran una recuperación que está en marcha, pero que será gradual.  

“En cuanto a la perspectiva de crecimiento, se espera una caída para este año de -7,5%, comparado con el 3,3% que tuvimos de crecimiento el año pasado y con el 2,5% en el 2018. Para el año entrante creemos que la economía puede crecer el 5,5%, pero va a ser un proceso demorado, por lo que será una recuperación en forma de V”, explicó Téllez. 

Agregó que es clave que sea una recuperación para todo el mundo, dado que, también se está contemplando una recuperación en forma de K, a nivel mundial, que implica que habrá personas a las que les va a ir bien con la crisis y la recuperación será muy alta; mientras que otras van a quedar muy rezagadas en aspectos como el laboral. 

“Queremos que la recuperación sea para todo el mundo, pero es posible que las mujeres y los jóvenes sean una parte de la población rezagada en ese proceso. Ese retraso es el que debemos tratar de evitar en Colombia”, señaló la economista. 

Por otro lado, Téllez aseguró que, se espera que el consumo privado gane dinamismo más rápido que la inversión. Esta última tendría un comportamiento heterogéneo, con un repunte más rápido y fuerte en la construcción de vivienda y obras civiles; y más tardío en maquinaria y otra construcción. Así, en términos sectoriales, la recuperación será heterogénea por la esencia misma de la pandemia.  

“Al revisar cuándo volverán los sectores a su nivel de actividad precrisis, vemos que el PIB vuelve al 97% a final del 2021 y cuando lo comparamos con un 100%, se evidencia que, mientras algunos sectores como el agro, el inmobiliario y el financiero estarán por encima del PIB y de ese 100%; otros se van a tardar más, que son los que se han visto más afectados por el distanciamiento social y necesitan un poco más de tiempo, como es el caso del comercio y el arte”.